miércoles, 27 de julio de 2016

Recorriendo tuiter

martes, 26 de julio de 2016

Grandes mentiras de la publicidad (I)

En este nuevo emprendimiento (no tan nuevo, la idea es del finado Editor) vamos a tener como misión desentrañar los grandes engaños de la vida capitalista. O es que acaso "¿tenemos cara de imbéciles?"

Cosa que me calienta es cuando los publicistas te mienten en la cara, apelando -muchas veces- a tautologías o razonamientos lógicamente válidos pero que inducen al engaño. Es decir: no me molesta que me digan que la Fagar Pomelo es un cáliz celestial, porque nada te impide probarla y sacar tus propias conclusiones. El problema arranca cuando te prometen cosas incomprobables, y para hacerlo, juegan con tu capacidad de análisis. Que estará limitada no tanto por tu cerebro sino por las circunstancias: seguramente te tropezarás con la publicidad de casualidad, le prestarás una atención mínima, y aún así estos hijos de puta se las arreglan para meterte algunos conceptos engañosos en el marote.

Veamos algunos ejemplos.

1. El "hasta"

Debe ser la expresión más ruin de la historia de la publicidad. Caso por antonomasia: los encendedores BIC que te rinden hasta 3.000 encendidas. Pero resulta que te comprás uno, y a la encendida número 434, deja de funcionar. ¿Adónde te podés ir a quejar?

A la FIFA. Porque lo dice bien clarito: "hasta" 3.000. O sea, por ejemplo, 434. O incluso 3. Podrías quejarte si te rinde 3.001, pero... ¿quién serían tan pajero de contar las encendidas y llegar a 3.001? Antes te queda el dedo peor que a Raffaella de tanto marcar el 06-06-456 (en la versión italiana era otro número, curiosamente).

El recurso es muy usado en marcas de jabón en polvo:

y todas esas cosas en las que aparece un señor de túnica a decirnos cómo tenemos que vivir la vida. La pija voy a comprarme el nuevo cepillo que tiene cerdas que remueven hasta 60% más de placa. La pija.

2. El 99%

Un poco menos indigno es el uso de una coartada para las marcas que prometen solucionarte el problema, pero no tienen las agallas suficientes para asegurarte que lo van a resolver del todo. Caso extremo: el Lysoform. Te dicen que si lo pasás, matás el 99,99% de los gérmenes. ¿Pero qué pasa si le pasás en spray en la cama del abuelo y resulta que se agarra una bacteria resistente que lo deja tieso en 24 horas? Pasa esto:

- Señor, le pasé Lysoform al abuelo y se agarró una bacteria.
- Y sí, usted ha tenido mala suerte: esa bacteria cayó en el 0,01% de no cobertura del producto.
- Pero... ¿cómo sé que no me está mintiendo?
- No tiene cómo saberlo. Pero aquí tiene: una muestra gratis de nuestro nuevo Lysoform, que cubre el 99,990% de gérmenes, microbios, batracios y bacterias.
- Pero... 99,99 y 99,990 son el mismo número...
- ¿Pero por qué no te vas a la concha de tu hermana? ¿No tenés un abuelo que velar?

Pasa lo mismo con los anticonceptivos, nos hace ver Mariana Olariaga: te cubren en el 99,99% de los casos. Por si se te escapa un óvulo tipo Rambo y terminás con la cocina llena de humo.

Duro. Como dura la vida de la mochila del pendejo éste:


Uno puede llegar a pensar que esta pobre gente -los publicistas- no es con(s)ciente de sus actos. ¡Pero vaya si lo es! Si hasta se nos ríen en la cara, y se ponen de acuerdo entre empresas de diferentes rubros para potenciarse entre sí. Vea si no esta publicidad de -curiosamente- Bic, en la que juegan con el tema del 99%. El tipo tira algo así como "¡justo me tocó el 1%!". ¡Si serás hijo de puta, publicista argentino de los años 80 o 90, no me queda claro!



Muchas gracias por acompañarnos. Si usted tiene más verdades para compartir, compártalas. Juntos haremos de este mundo algo mucho más digno.

lunes, 25 de julio de 2016

The colors of the rainbow


Según
Votaron 90 y pico mil personas en las elecciones del Frente Amplio. Para algunos, fue un éxito. Para otros, fue un fracaso. Para mí, estuvo acorde a lo esperado: la gente votó menos que la vez anterior, pero sigue siendo un número importante. ¿Quién gana? No se sabe hasta dentro de una semana, más o menos.

Bonomi tenía razón
Parece que ayer hubo avalncha en el Campeón del Siglo: unos 200 hinchas entraron de pesado, saltando los molinetes. Agredieron a un boletero, entonces se fueron todos. No estaban puestas las cámaras, por lo que, lamentablemente, no tenemos las imágenes de los hinchas saltando y entrando a prepo, algo que bien nos podría haber alegrado la jornada.

Shetzet
Parece que ayer en Punta del Este se entregaron los Premios Platino o algo así. Es decir, los Oscars de Latinoamérica. Vino gente grossa: Santiago Segura, Ricardo Darín, y un mexicano que se llama Adal Ramones y que hacía stand up cuando acá no sabíamos lo que era eso, entre otros. No vimos nada, claro está, pero parece que ganó una película colombiana de una serpiente que se convierte en Pablo Escobar y se coge a todo el mundo.

A propósito de Punta del Este
Hoy viene el ciclón extratropical, sobre el mediodía. Y parece que en Punta del Este estará el epicentro del mismo. Bajá al perro de la azotea, entrá las amapolas, y entrá las medias y los calzones.

Ah bue...
Messi se enputeció de repente. "Si me van a putear cada vez que pierdo una final, por lo menos la voy a pasar bien en las concentraciones" manifestó el astro argentino. Felicitaciones.

viernes, 22 de julio de 2016

Salada la canchita: Un transgresor llamado Aguas

Hay una escena en "Cecil B. DeMented", en que un grupo de fanáticos del cine porno bizarro (digamos que están viendo a una chica metiéndose un ratón en el traste, llamándolo "mi soretito") van a ser atacados por unos maniáticos moralistas pero son defendidos -a golpes, naturalmente- por los espectadores del cine de al lado, donde pasan permanentemente películas del más berreta cine de kung fu. 

Estalla la polémica

¿Usté qué piensa? ¿Todo es válido en el humor? ¿Dónde hay que poner el límite? ¿Es lo mismo un chiste que se pasa por un grupo de guazap que otro que se tira en un medio masivo? ¿Eh?