martes, 11 de febrero de 2020

Si lo sé no vengo

Destaque para el 33 de Sayago que registró 12 tiros y ningún punto. Será cualquier cosa menos tímido.
Ayer decidí ir a ver a Sayago. ¿Por qué? Porque era el último partido de la fase regular, porque era ante el "clásico rival", y porque posiblemente sea uno de los últimos partidos que el equipo del barrio juegue en su cancha en el año. Invité a mis tres hijos y hasta a mi amigo Deta, a quien no veía desde que nadie sabía quién era Manini Ríos. Afortunadamente, uno de mis hijos (el mayor, por la sabiduría que le dan los años) se bajó a último momento.

Intenté sacar entradas con el celular pero el mensaje de la aplicación era claro: venta web exclusiva para socios, entradas generales en el club.

Así que decidí pasar temprano por la cancha (que me queda cerca de casa), cosa de comprar las entradas, volver a casa, y salir cerca de la hora de comienzo del partido, previsto para las 21.

Llegué a la cancha a las 19. Pese a que de acuerdo a la Federación Uruguaya de Básketball, la venta debería haber comenzado a las 18:40, el funcionario de la Federación al que le pregunté (que se encontraba tranquilamente comiendo una muzzarella, comprada -presumo- en La Facha, el bar de enfrente y uno de los main sponsors de la institución) afirmó que en 15 minutos empezaban a vender. "Dale 15 minutos al muchacho que arranca". Yo no estaba solo: además de mi hijo pequeño, habría una treintena de hinchas que también parecían tener intenciones de adquirir su boleto.

Me dije "mmmmm... mirá cómo te mira Conan", y decidí ir hasta el cajero automático más próximo a sacar dinero, cosa de estar prevenido en caso de que no funcionara la venta con tarjeta, algo que resulta bastante más común de lo esperable a la hora de adquirir boletos para un espectáculo deportivo. El cajero más cercano (desde que con un camión arrancaron el que estaba en la estación de servicio de Ariel y Bell) se encuentra en el Devoto, a unos -calculo- 800 metros de la cancha.

Fui hasta ahí y volví, acompañado del pobre Leandro que a esa altura ya lamentaba no haberse quedado jugando al Fortnite. Recordemos que la idea original era ir, sacar la entrada, volver a casa, hacer un poco de tiempo, y salir ya más abrigados (porque estaba medio fresquito).

Cuestión que llegamos a las 19:30 y la situación no había cambiado: aun no había comenzado el proceso. Solo que ahora se había formado una fila de gente que estaba en la misma situación que yo.

Sobre las 20:45 horas, comenzó. Exclusiva con efectivo, ya que el pos de la tarjeta nunca anduvo. Ergo, no hubo chance de adquirir las entradas a la mitad de precio, tal como se ofrece mediante el uso de determinada tarjeta.

Recién a las 21:30 pudimos entrar. Ya se jugaba el segundo cuarto del partido, por lo que nos perdimos más de la cuarta parte del espectáculo, aunque nos cobraron el precio completo (300 pesos). Por suerte agarramos el mejor momento de Sayago, que llegó a ir como 13 puntos arriba, aunque en el tercer cuarto nos quebraron y el cuarto fue poco menos que un trámite.

Recuerdo que hace varios años, cuando la Liga Uruguaya de Básquetbol vivía su auge, las entradas se agotaban, y era algo parecido a una liga realmente uruguaya pues competían equipos que vivían a cientos de quilómetros de distancia, que Horacio "Tato" López dijo algo así como que estábamos viviendo un espejismo, y que cuando dejara de ser una moda, el básquetbol uruguayo volvería a su mediocridad de siempre porque la Liga no tenía una estructura que la sostuviera, sino que se había hecho más o menos todo a los ponchazos.

El tiempo le dio la razón: hoy no va ni cerca de la cuarta parte de gente que iba en aquellos años, los equipos del interior dejaron de competir, y hoy tenemos simplemente un Federal con nombre cambiado, dominado por equipos que parecen tener más dinero que ganas de apostar a las formativas, y que cuando apuestan, viene un equipo europeo y se lleva a sus botijas sin dejarles un dólar.

Y yo quejándome porque no andaba el pos.

lunes, 3 de febrero de 2020

#TodosDetrásDeMomo - S02E01

Un aporte de Todo Carnaval - Fuera de Concurso. Un saludo a Tania Tabárez.

Altas y bajas: hoy, el Centro Atlético Fénix

Se fueron, escuche bien:

Resultado de imagen para Juan Ramón Carrasco
Prestancia.
- Maximiliano Cantera (se ve que tan inagotable no era).

- Alex Silva (más nombre de cantante melódico tropical que de futbolista).

- Rodrigo Tabares (JR escuchó "andate Tabárez" y se ve que malinterpretó).

- Maximiliano Pérez (un Fénix sin Maxi Pérez será algo difícil de interpretar).

- Darío Denis (atajaba demasiado bien para el paladar de Juan Ramón).

- Brian Lugo (casi ni jugo).

- Bruno Montelongo (fracasó en Peñarol).

- Sebastián Gallegos (le hicieron el chiste de los gallegos que eran dejados libres).

- Matías Rigoleto (¿lo conoce a Rigoleto?)

- Emiliano Mozzone (debe ser algo del de Locos por el Fútbol).

Pero, afortunadamente, llegaron:

- Ángel Rodríguez: imagino que es el hermano de Déborah. Veloz. Posibilidades de éxito: 4.

- Carlos Fernández: de dilatada trayectoria. Posibilidades de éxito: 3.

- Camilo Núñez: puede ser factótum. Posibilidades de éxito: 2.

- Ernesto Hernández: otro jugador fetiche de Juan Ramón. ¿Sabía usted que Ernesto pasó por Peñarol y no llegó a jugar un minuto? Porque yo me acabo de enterar. Posibilidades de éxito: 4.

- Maureen Franco: es el jugador ideal para que Juan Ramón se enamore y lo deje libre en cuestión de meses. Posibilidades de éxito al corto plazo: 9. Al largo: 1.

- Richard Núñez: experiencia. Me dirá: no es el mismo. Ah, no sé. Posibilidades de éxito: 5.

jueves, 30 de enero de 2020

Altas y bajas: hoy, Danubio

Image result for danubio
Comencemos con las bajas:

Brian Ferrares, que se marchó a Cerro Largo: menuda baja para el elenco franjeado.

Sergio Felipe: se fue para crecer.

Renzo Ramírez: suena para asumir en RR.Gol ante la partida de Romano.

Ernesto Goñi: viene aguantando poco en cada equipo, quizás le afecten los insultos registrados por su tío Máximo.

Matías Faber: desde que se separó de Castell, no ha podido rendir de la mejor manera.

Joaquín Silva: un histórico.

Federico Cristóforo: colgó los guantes, y los colgó tan alto que no los pudo descolgar, así que se tuvo que ir.

Denis Olivera: juvenil elemento, gran promesa, y como tal, fue cedido a Peñarol.

Y ahora, las altas:

Luciano Nequecaur: futbolista argentino, rico pibe. Aquí lo vemos en ocasión de su llegada a un equipo lusitano cuyo nombre ignoro, en compañía de su hermano Jorge Luis Nequecaur:
Related image
En Maroñas ya se escucha: "la gente ya no escucha DAUR, por ver a Nequeacaur". Posibilidades de éxito: 5.

Rodrigo Piñeiro: otro claro ejemplo de jugador franquicia de Peñarol que comienza a ser cedido a préstamo un año y el otro también. ¿Y si le dicen en la cara que no quieren contar con sus servicios? Hay que aprender a soltar. Posibilidad de éxito: 3.

Nicolás Prieto: el clásico ejemplo de jugador que vuelve pese a que nadie sabía que se había ido. Parece que el coach lo pone de lateral. Ideal para que que haga penales como los que hizo en la final de la ambulancia. Posibilidad de éxito: 4.

Yeferson Quintana: otro que no es querido en filas mirasoles pero nadie se anima a planteárselo de frente, pese a que él fue de los pocos que se le plantó al melense Felipe Melo en aquella recordada refriega. Lindo condimento para cuando Danubio enfrente a Nacional. Posibilidad de éxito: 6.

El coach Martín García: alejado de la dirección de orquesta, decidió priorizar lo deportivo, y así salvó el descenso al equipo de Massachuttet. Ahora, decidido a hacer lo propio con el franjeado. Posibilidad de éxito: 7.

Julio Domínguez: se eleva a 756 la cantidad de Domínguezes que han pasado por el balompié charrúa. Zaguero guaraní, algo así como un Jacquet de segunda selección. Posibilidad de éxito: 5.

Darío Denis: para muchos, el mejor arquero del fútbol uruguayos. Por "muchos", se entiende 3 ó 4, pero es más de lo que puede decir la mayoría. Danubio tampoco es que venga de alternar a Buffon y VanderSar, así que tiene todo para conquistar el éxito. Posibilidad de éxito: 6.

Lucas Rodríguez: volante ex Boston River, típico ejemplo de futbolista del riñón del entrenador. Muchas veces puede ser un cálculo, no vamos a mencionar a ningún ejemplo por respeto. Posibilidad de éxito: 4.

miércoles, 29 de enero de 2020

Altas y bajas: hoy, Defensoresporting

El primero en llegar fue el coach Alejandro Orfila. Se parecía mucho a Walter White en la foto de presentación, entonces empezaron a hacer chistes al respecto. El CM de Defensor se lo tomó a pecho, y empezó a hacer chistes gráficos con los nuevos fichajes (dejó de ser gracioso casi inmediatamente). En una medio que se fue al carajo, diciendo que Orfila estaba sacando buena merca en pichincha, y se terminó la joda.

Llegaron:

Diego Coelho, el hombre de los goles importantes. Al menos, hizo unos cuantos de esos que le permitieron a Boston River mantener la categoría. En Nacional, no le fue de la mejor manera, pero... ¿a qué centrodelantero que no sea Bergessio le fue bien a Nacional en los últimos años? Posibilidades de éxito, del 1 al 10: 4.

Ignacio Colombini: futbolista argentino de dilatada trayectoria. En materia de murgas y canciones de Jaime Roos, no lo duda. Posibilidades de éxito: 3.

Kevin Méndez: típico delantero estrella de Peñarol que es negociado rápidamente a Europa, donde deambula casi sin éxito alguno, y pega la vuelta al paisito, donde llama la atención debido a su ritmo eminentemente europeo. Posibilidades de éxito: 5.

Bernardo Long: portero de homónimo pasaje por Rampla, llega procedente del poderoso fútbol gibraltarí. Para su felicidad, Defensor hace tiempo que no tiene un arquero confiable. Posibilidades de éxito: 4.

Mathías Fidel Castro: se ve que a Long mucha fe no le tienen, porque fueron por el arquero de origen cubano, ex Liverpool. Apuesto a que terminará quedándose con la titularidat. Posibilidades de éxito: 8.

Mathías Cardaccio: el retorno del hijo prodigio, como diría Jotaerre. En Nacional no hizo mucho, pero aún así, la parcialidad tuerta estará muy presta a recordarle su filiación tricolor ni bien se haga sacar su primera tarjeta roja del año, presumiblemente sobre la fecha 2 del certamen. Posibilidades de éxito: 2.

Alejandro González: zaguero ex Peñarol que de chico jugó en Nacional y apareció en un spot de los 100 años del club. ¿A qué vamos con eso? A ningún lado. Dijo que hace tiempo que tiene en mente su partido contra Peñarol, cuyos hinchas al parecer quedaron dolidos porque firmó con los violetas. La gente, cuando anda con ganas de indignarse, se indigna. Posibilidades de éxito: 6.

Adolfo Lima: tiene 29 años, pero ya ha jugado en Juventud, Cerro Largo, Unión San Felipe, Ñublense, Cerro Largo de nuevo, Patronato, Al-Wehda, Liverpool, de vuelta Unión San Felipe y de vuelta Cerro Largo. Es decir, una opción confiable. Posibilidades de éxito: 7.

Rodrigo Rojo: el típico caso de jugador que va a Peñarol, se siente muy feliz, pero enseguida lo dejan libre sin motivo aparente (en todo caso, antes habría que definir por qué lo hacían jugar, pero una vez que jugó, ¿acaso lo hizo peor que otros? Ah, no lo sé). Posibilidades de éxito: 3.

Juan Ángel Albín: jugador iniciado en Nacional que dice que no quiere volver a Nacional porque la tribuna lo trataba mal pues le reclamaba mayor compromiso, siendo que él tenía problemas personales. O sea que algo había. En cualquier caso, yo no despreciaría el poder insultador de la platea violeta, acaso menos numerosa pero no por ello menos virulenta que la de los equipo mal llamados grandes de nuestro bendito país. Posibilidades de éxito: puede ser un 1 o un 9. Promedio: 4,5.

Emilio Zeballos: vuelve al club tras pasar por Chapecoense y Progreso. Es decir, por ese equipo que ha sufrido tamaña desgracia, y por el elenco norteño. Posibilidades de éxito: 2.

Renzo Rabino: su segundo apellido es Albín. Mmmm... Sugerente. Es un lateral joven que nació en la ciudad homónima. Para reflexionar. Posibilidades de éxito: 4.

Lucas Rodríguez: medio como que a esta altura, a Ney le daba lo mismo y si se lo ofrecías bien, compraba lo que fuere. Igual en este caso, se trata de un retorno tras un préstamo, ¡pero eso nadie lo sabe! En su momento, tuiteó una foto de cachorritos que aparecieron en Pichincha. Un tierno este botija. Posibilidades de éxito: 5.

martes, 28 de enero de 2020

Altas y bajas

Imagen
Nacional


Llegaron: Yacob y Jacquet, o Yaquet y Jacob. Uno hace un año que no juega, el otro es paraguayo (no me pregunte aún cuál es cuál). También llegaron dos laterales de Defensor, Cougo y Mathías Suárez, célebre por haber hecho echar al juvenil Ocampo, y enojar a Bergessio y Kevin Ramírez, con todo lo que ello implica.

Se fueron: Carvalho (una pena), Palito (otra pena), Cavallini (Munúa sufrirá la ausencia de sus goles), Bochita (se fue a Defensor, donde jugará con el Tata, para desmitificar aquello de que son la misma persona... aunque hay que ver si juegan juntos), Cotugno (Nacional nunca estuvo muy cerca de lo eclesiástico), Lorenzetti (menuda baja), Sant'Anna (llegó y Medina no lo había pedido. Parece que Domínguez, Guti y Munúa tampoco lo pidió. Entonces, ¿quién lo pidió?), Rafa García (no tardarán en rogarle que regrese), Hugo Magallanes (otro que nadie pidió, y así le fue), etc.

Peñarol

Altas: Vadócz (que no recuerdo si es húngaro o rumano, pero es de por ahí), Piquerez (¿piquerez que te diga? En la sub 23 no ha hecho mucho), Matías Britos (gran persona), Urretaviscaya (ya tiene casi tantos pasajes por Peñarol como Coquito Rodríguez), Robert Herrera (claro), Denis Olivera (seguro que sí), Juan Acosta (obvio, era el clamor de la hinchada), Christian Bravo (bravísimo), David Terans (primer jugador trans de la historia mirasol) y Gary Kagelmacher (un histórico).

Bajas: Canobbio (siempre se la agarran con él), Lores (cuando le dijeron que no iba a jugar más en el equipo de sus amores, se mostró muy agradecido), Rodrigo Rojo (se acogió al seguro de desempleo llamado Defensor Sporting), Adriano Freitas (nadie sabía de su existencia), Juan Izquierdo (lo hacían jugar por derecha), Lucas Viatri (pero el placer de haberle hecho un gol a Flamengo en Maracaná no se lo quita nadie), Gastón Rodríguez (vaya si lo sentirá el elenco tricolor), Gonzalo Freitas (a falta de uno, eran dos los Freitas desconocidos de Peñarol), Hernán Petrik (volvió pero se ve que no lo quieren mucho), Gorosteaga (ídem) y Agustín Dávila (juvenil esperanza carbonera #46 en ser cedido a préstamo).

Y tampoco vamos a hacer esto con los otros 14 equipos. Pero sí vamos a repasar un refuerzo estrella por equipo: