Limón y sal.

 Sí, tengo 36 años y ya he tenido cáncer, metástasis, un trasplante de hígado y una cirugía por oclusión intestinal. Pero también gané el show de talentos 2021, un Preguntín y La misión L. A. Heber. Todo eso ocurrió entre los años 2021 y 2023. Los equilibrios de la vida(?).

Cualquiera diría que estos últimos 3 años fueron los peores de los 36 que llevo, pero la verdad es que no. Como decía Doña Elisa, la vida me ha equilibrado la fuerza y cada vez que algo se puso feo, encontré otra cosa que me dio alegría. También hay que decir que muchas de esas cosas que me trajeron felicidad o tranquilidad, las busqué yo, no es que me cayeron de arriba (aunque algunas sí).

A veces también me pregunto cuál de todas las decisiones que tomé me llevó a donde estoy hoy y lo primero que se me ocurre es “Todo Por La Misma Plata”, el programa de radio que reúne a muchos en este bloguero. Fue uno de los terrenos fértiles (y por momentos megatóxicos) donde sembré y coseché rápidamente momentos, situaciones y personas que me acompañan, dan tranquilidad, hacen reír a carcajadas, dan soporte y empuje. Y todo empezó un jueves por la tarde, tirada en la cama.

En la primera semana de noviembre de 2021 estaba bastante quemada con la vida, había recibido demasiada información de golpe. Aunque la gente me ve siempre con esa “buena onda” que dicen, en soledad soy bastante oscura, amargada y depresiva. Esa tarde estaba igual de depresiva que los días anteriores, eran más de las 15 y todavía no me había levantado de la cama.

No había prestado atención a los programas de esa semana, pero por inercia prendí la radio y escuché a Andrés diciendo que iban a seguir con lo de las columnas de los oyentes, que mandemos audios con ideas. Asumiendo que era una propuesta como tantas otras, para generar interacción con los escuchas (el MOV todavía no había nacido), sin pensar y entendiendo todo mal, mandé un audio.

Resulta que era un concurso, y quien ganaba hacía las columnas de verdad, al aire, en el estudio. Quedé en el puesto 10, y los finalistas eran 8. Fue todo risas, hasta que una semana después, volviendo a casa, en un 505 hasta las manos, me llama Belén y me pregunta si estoy dispuesta a ir la próxima semana, ya que los participantes 8 y 9 no podían. Sí, dije, más vale que sí.

¿A quién se le ocurre responder que sí, cuando le acaban de decir, que cuanto antes le tienen que abrir la panza al medio? A mí, porque cuando la vida me da limones, hago lo posible para conseguir “tequila y sal”.

Comentarios

  1. y vaya que salieron buenas columnas, las escuche a todas? no; pero no dudo que fueron buenas.

    ResponderBorrar
  2. No conocía al 100% todo lo que habías pasado estos años, admiro una barbaridad esa voluntad de cagarse de risa un rato en medio de toda la locura

    ResponderBorrar
  3. Tremendo Marian. Tplmp es mucho más que un programa de radio.

    ResponderBorrar
  4. Comparto contigo la sensación y la certeza de que TPLMP ha sido significativo en la vida de muches. Me gusta mucho cómo contás historias y cómo nos invitás a ser parte de tus aventuras.

    ResponderBorrar
  5. Todavía no sé si fue una buena idea que mandaras ese audio y te presentaras cuando Belén te llamó.

    ResponderBorrar
  6. Hay algo que no todos saben: Marian era la elegida para suplir a Belén durante su licencia maternal. Finalmente, no nos pudo priorizar. ¿Qué hubiera pasado? ¿Johana se hubiera sumergido en la pasta base? ¿Hubiera habido quinta temporada?

    Nunca lo sabremos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Respecto a las dos ultimas preguntas: (léase con vos de Luish) mi respuesta es que si!!

      Borrar
  7. Faaaa y todo lo que se aprendió de esa columna, que sostengo y mantengo. Ahí aprendi a quererte gurisa sin haberte conocido de verdad!!!

    ResponderBorrar

Publicar un comentario