ūüíĒC'est la Vie

  “En la representaci√≥n teatral de la humanidad y a lo largo de todos los tiempos la mujer ha tenido el papel secundario, aunque ese rol lo ha tenido solamente para al espectador, porque la realidad es que sin ellas la obra nunca se hubiera puesto en escena.”

El relacionamiento humano y sus complejidades siempre ha captado mi atención, me ha colmado de curiosidad y me ha llevado a tratar de encontrarle explicación a semejante fenómeno.

Cr√©anme que a√ļn no he podido cumplir con ese objetivo.

En espacio hablaremos de Hombres y Mujeres, de sufrimiento, de dolor, de violencia, de resiliencia, de fortaleza y de conquistas.

Para no tratarlo como un fr√≠o estudio social o como una simple tabla estad√≠stica, veremos todos los ejemplos a trav√©s de la historia de Bel√©n, una ni√Īa hu√©rfana por el femicidio de su madre.

¿Bel√©n existe? Si claro, en cada ni√Īo hu√©rfano, en cada adolescente sola y en cada mujer que se abre camino a pesar de las circunstancias.

 

LOS NI√ĎOS SOLO QUIEREN JUGAR. -

 

  

Bel√©n naci√≥ hace un par de d√©cadas, en una ciudad del interior, era una ni√Īa inquieta, hermosa, con ojos grandes, muy claros y muy curiosos, de esos que observan todo, su piel muy blanca y su pelo rubio casi dorado llamaba la atenci√≥n de todos. Cuando naci√≥, sus padres viv√≠an en una casa de propiedad horizontal de esas que se extienden los apartamentos hacia el fondo y todos se comunican por un pasillo al frente de sus puertas. El de ellos era el n¬ļ3, en el apto n¬ļ2 viv√≠a una pareja de veteranos que estaban solos, ten√≠an hijos adultos y solo un nieto ven√≠a a veces a quedarse con ellos, era m√°s hijo que nieto.  Hab√≠a ya tres ni√Īos en la casa a la llegada de Bel√©n por lo que los vecinos decidieron colaborar con la crianza y tender una mano a esa madre tan joven y tan ocupada, as√≠ se acostumbr√≥ la ni√Īa a tener dos casas porque cuando la familia se iba mudando, siempre en busca de m√°s espacio, Bel√©n segu√≠a volviendo a esa casa, su segunda casa. Al lado de la propiedad horizontal, en una casa a medio construir, viv√≠a la abuela materna de Bel√©n y su marido al que a pesar de no tener parentesco biol√≥gico todos los chicos llamaban “Abuelo”, esa casa ten√≠a   un enorme fondo con una huerta muy variada y un gallinero enorme proveedor de huevos en buena cantidad.

Todos viv√≠an muy humildemente, la ni√Īez de Bel√©n se fue desarrollando entre mudanzas, nuevos barrios, nuevos amigos y nuevos hermanos, a sus 9 a√Īos ya eran 9 hermanos, 3 varones y 6 ni√Īas. Su vida no era f√°cil, aunque de eso no se hab√≠a enterado a√ļn, le gustaba ir a la escuela porque all√≠ sent√≠a que alguien la esperaba, se sent√≠a vista y atendida, en su casa con tantos peque√Īos no hab√≠a tiempo para la atenci√≥n personalizada, eran pocas las demostraciones de cari√Īo, escaseaban los abrazos, siempre hab√≠a un bebe ocupando esos brazos.

El almuerzo en el comedor escolar era la mejor parte del d√≠a, no solo por la comida sino porque despu√©s de eso siempre hab√≠a un tiempo para jugar con sus compa√Īeros. Aprender le abr√≠a un mundo de posibilidades le gusta mucho estudiar, era aplicada y se hab√≠a acostumbrado a hacer las tareas sola, las dejaba hechas antes de salir a jugar, una vez escuch√≥ a alguien decir que a la capital se iban los chicos a estudiar y ella anhelaba conocer la capital, la ve√≠a en la tv. Ve√≠a la playa, los edificios altos y los sem√°foros y quer√≠a estar en ese lugar, se emocionaba imagin√°ndose todo lo que har√≠a cuando lograra llegar a all√≠, imaginaba una vida de lujos y diversi√≥n, se proyectaba vestida formal yendo a trabajar a una hermosa oficina y se imaginaba viajando y divirti√©ndose con amigos.

Era una ni√Īa muy sociable ten√≠a muchos amigos en su barrio era un tiempo donde las apariencias no eran lo sustancial, donde vestir humilde no era limitante, jugaban todos juntos, las ni√Īas, los ni√Īos, chicos de m√°s y menos edad, jugaban con juguetes de otros ni√Īos con mejor nivel econ√≥mico, Bel√©n no sab√≠a lo que era un juguete nuevo, en su casa no hab√≠a navidad, ni reyes, ni mucho menos fiesta de cumplea√Īos, compart√≠an bicicletas, pelotas, patines, se jugaba en la calle hasta que la noche no los dejaba verse, compart√≠a tiempo con amigos de sus hermanos mayores hab√≠a entre ellos un ni√Īo que se expresaba diferente y siempre hab√≠a que ayudarlo a todo, nunca se preguntaron la raz√≥n de eso, y hab√≠a tambi√©n alg√ļn chico que llamaba la atenci√≥n de Bel√©n, que la hac√≠a sonrojarse alguna vez. Hasta este punto estar a la moda no era tema de conversaci√≥n, lo que usaban no era un problema, al menos para ella, en su casa todos vest√≠an las prendas que confeccionaba o tej√≠a su madre, Mabel.

 

Hasta ac√° puedo decirles que Bel√©n era una ni√Īa feliz, ten√≠a carencias afectivas y econ√≥micas que no reconoc√≠a porque el relacionamiento con sus pares del modo m√°s primitivo, en total inocencia y despojado de todo tipo de prejuicios le daba a su vida todo el valor que necesitaba. 

Comentarios

  1. Bien, Pitu. Buen debut. Esperaremos ansiosamente el desenlace de la historia y cómo Belén Zorrilla salió de ese hogar humilde a ser coconductora del programa homónimo a este blog.

    ResponderBorrar
  2. Pitu, si la ves por ahí a esta Belén, a todas ellas, dales un abrazo grande.

    ResponderBorrar
  3. No pude evitar recordar alg√ļn chiste carnavalesco, no s√© si categor√≠a humorista o parodista, afirmando que as√≠ como Arqu√≠medes dijo "¡Eureka!" al descubrir los efectos de su principio, el inventor de la minifalda fue un franc√©s, que al aproximarse a la primera usuaria de su confecci√≥n, espet√≥: "¡C'est la vie!".

    ResponderBorrar
  4. Muy buena columna, recordé (i.e. volví a pasar por el corazón) la infancia en un barrio INVE, todas casas igualitas, con techo a 2 aguas revestido de tejas, donde vivían familias o descendientes de empleados de las varias fábricas textiles del barrio. Otro Uruguay, otro dólar.

    Bel√©n tiene el nombre de la localidad en la antigua Palestina, en la que naci√≥ el m√°s humilde de todos los ni√Īos, el m√°s poderoso entre los d√©biles.

    ResponderBorrar
  5. Selente comienzo.
    Agendo continuación!!

    ResponderBorrar
  6. Bien Pitu!! Qué triste Belén sin Reyes.

    ResponderBorrar
  7. Pitu, quedo a la espera de nuevas entregas, muy buen comienzo!

    ResponderBorrar
  8. Muy interesante, si ser√°n insondables y complejas las relaciones humanas a veces. A esperar hasta la semana que viene

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muy complejas, te vas a sorprender. Gracias por el comentario.

      Borrar
  9. "Los insondables". Qué buena serie...

    ResponderBorrar

Publicar un comentario