La toma de la Bastilla


La toma de la Bastilla: empieza la revolución
La Toma de la Bastilla es tomada simbólicamente como el fin de la monarquía en Francia y el comienzo de la revolución francesa. La pregunta es: ¿por qué? ¿Será que le dieron mucho color al acontecimiento porque necesitaban un hito, o fue precisamente un momento heroico de la humanidad? Intentaremos dar algunos datos para poder responder esa pregunta, muchos de los cuales no servirán prácticamente para nada.

¿Qué era originalmente la Bastilla?

Todos sabemos que era una cárcel, pero originalmente fue una fortaleza construida en 1370 para defender a París de los ingleses en la guerra de los 100 años, la que vimos cómo estallaba la semana pasada cuando hablamos de la independencia de Escocia.

Tiempo después de su toma, el edificio fue destruido y hoy allí se ubica la plaza homónima.

De 1624 - El Cardenal Richelieu se convirtió en primer ministro de ...
El Cardenal de Richelieu: alto sorete.
¿Quiénes eran enviados a la Bastilla?

Durante años fue el lugar al que iban a parar las personas que eran víctima de la arbitrariedad monárquica. Tipo “no me gusta tu cara”, como le dijo una vez Leo Ramos a Zunino: para la Bastilla. Es decir que allí se encarcelaba sin juicio a personas señaladas por el Rey, por lo que podría decirse que era una cárcel de presos políticos.

El Cardenal de Richelieu fue el primero en utilizar la Bastilla como prisión de Estado. El propio filósofo Voltaire supo ser encarcelado allí, seguramente por un crimen que no cometió.

Sin embargo, al momento de la toma, ya casi no estaba destinada a ese fin.

¿Cuántos presos tenía La Bastilla a la hora de ser tomada?

Si bien tenía capacidad para 50, apenas tenía 7. Ni el penal de Las Rosas se animó a tanto.

Tenía a 4 falsificadores, a una persona con enfermedad mental, a un noble condenado por incesto, y a un cómplice de un tipo que quiso asesinar al Rey Luis XV, el de los zapatos. Es que el año anterior, en 1788, se había ordenado su cierre para ser demolida ya que tenía un alto costo de mantenimiento.
Estarán pensando: así cualquiera la toma.

Suelas Rojas: De Luís XIV a Louboutin - Laboratorio de Estilo
Luisito Catorce era bastante curioso por cierto.
Breve digresión: ¿por qué se llamaba zapatos Luis XV a los zapatos de taco alto?

Al parecer por error, porque por lo que estuvimos viendo, el rey de Francia que usaba zapatos rojos de taco alto era Luis XIV, apodado el Rey Sol. Naturalmente, Luis XIV era medio petiso, medía 1,65. Le gustaban tanto los tacos a Luisito, que prohibió usarlos al resto de la corte, bajo pena de muerte para el que viera taconeando por los pasillos del palacio.

En cualquier caso, el rey de la época de la toma de la Bastilla era Luis XVI, que fue el que duró menos en el cargo de los tres. Contra todo pronóstico, Luis XVI era nieto y no hijo de Luis XV. En tanto, Luis XIV era bisabuelo de Luis XV. Todo muy difícil.

¿Los que participaron de la toma de la Bastilla, fueron considerados héroes?

Sí. Se les otorgó una pensión, un uniforme, un fusil y una espada con su nombre grabado, un brazalete, una medalla y un diploma de agradecimiento de la patria.

¿Cuántos revolucionarios participaron de la toma de la Bastilla?

Para acceder al beneficio, había que presentar las pruebas del caso. Una comisión examinó las pruebas aportadas y llegó a contabilizar 954 combatientes, entre civiles y soldados. Luego la lista se revisó y quedó en 630. El procedimiento era similar a la de devolución de IRPF, aportabas las pruebas y luego te decían si tenías diploma o no.

¿Cómo estaban armados?

Ese mismo martes 14 de julio de 1789, a las 10 de la mañana, unas 100.000 personas invadieron algo llamado el Hotel de los Inválidos, que era como una residencia para soldados y que es conocido por albergar los restos mortales de Napoleón. De allí se llevaron unos 30.000 mosquetes, 12 cañones y 1 mortero. El mosquete es un fusil largo que se cargaba por la boca.

Los guardias que custodiaban el Hotel decidieron no abrir fuego contra los invasores. De ahí se formó una delegación que arrancó para la Bastilla, que está a unos 5 kilómetros agarrando derecho por Bulevar Saint Germain. A las 13:30, ingresaron al patio externo de la cárcel.

¿Cuánto tiempo duró el combate en la Bastilla?

A eso de las 10:30 llegaron los primeros. Querían negociar pero no les dieron bola. 11:30 llegó una nueva delegación también con los ánimos de negociar, mientras empezaban a llegar los primeros que venían de haberse chorreado las armas de Los Inválidos. A las 13:30 entraron medio de pesado, y desde adentro de la Bastilla empezaron a tirar a mansalva, causando varias víctimas. Entre ellas, el pobre Mansalva. A las 14 hubo un nuevo intento por buscar la salida diplomática. A las 15 hubo otro intento, que también fracasó. Y ahí fue que empezó el fuego cruzado.

A las 17 horas los defensores de la cárcel presentaron la rendición, a cambio de que no los ejecutaran. Casi cumplen, porque solo boletearon a dos. Y a las 17:30 los parisinos tomaron la fortaleza y liberaron a los 7 encarcelados.

¿Cuántas personas murieron en la toma de la Bastilla?

Entre los revolucionarios, 98 muertos, 60 heridos y 13 mutilados.

Entre los defensores casi no hubo víctimas. La Bastilla era custodiada por 32 soldados suizos (un relojito son) y 82 inválidos de guerra que contaban con cañones y munición abundante. Solo murieron tres oficiales franceses y dos suizos. Y los ejecutados luego de la toma: e gobernador de la Bastilla, Bernard de Launay y el político Jacques de Fleselles, que era el preboste de mercaderes de París, algo así como un jefe de gobierno o primer ministro de la época, a quien acusaron de traidor.

Luis XVI de Francia - Wikipedia, la enciclopedia libre
Luisito XVI. ¡Imaginesé tener 16! Ya bastante con uno.
¿Cuándo se enteró el Rey de que habían tomado la Bastilla?

Se enteró recién a las 8 de la mañana del día siguiente. Se le acercó el Conde de Rochefoucauld-Liancourt (léase "Roshfucó liancog") y le dijo al oído: “¿te acordás de aquella cárcel que teníamos? Bueno, está todita tomada”.

Y ahí parece que Luis le preguntó: “pero… es una revolución?”
Y ahí el Conde, que le gustaba mucho el dramatismo, le encajó: “no, señor. No es una rebelión. Es una revolución”. Y se fue dando saltos.

¿Cómo le fue al Rey?

Luis sería ejecutado guillotina mediante recién a las 10:21 del lunes 21 de enero de 1793, en la Plaza de la Revolución, antes conocida como Plaza Luis XV. Tenía 38 años de edad.

Un soldado tomó la cabeza del Rey y la mostró al público presente, que empezó a festejar y a cantar la marsellesa.

A su mujer María Antonieta le fue un poco mejor: fue guillotinada recién el 16 de octubre de ese año.
Un dato no menor: Luis XVI pertencía a la casa real Borbón, la misma del rey actual de España y del padre que mataba elefantes.

¿Qué se sabe de la marsellesa?

Que fue compuesta poco antes de la ejecución del Rey, precisamente en 1792 por un tal Claude Joseph Rouget de Lisle. Y como todo buen himno, es muy largo y se canta solo una parte.
La parte que generalmente se canta en los Mundiales dice:

Marchemos, hijos de la patria. 
Ha llegado el día de gloria.
Contra nosotros, de la tiranía, 
el sangriento estandarte se alza. 

¿Oís en los campos el bramido de aquellos feroces soldados? 
Vienen hasta vuestros mismos brazos a degollar a vuestros hijos y esposas. 

A las armas, ciudadanos.
Formar vuestros batallones. 
Marchemos, marchemos. 
Que la sangre de los impuros
riegue nuestros campos.

Gillotine-JosephIgnace crop.jpg
Guillote.
Por último, la guillotina, ¿fue inventada por el francés Joseph Ignace Guillotin?

No. Guillotin fue diputado en París en la Asamblea Constituyente francesa, y fue ahí que sugirió el uso de la guillotina. Es decir, no la inventó sino que fue quien propuso su adopción en Francia, con lo que el dispositivo comenzó a ser conocido como “guillotina”, en su honor.

Pero no es que Joseph fuera alto sorongo, más bien todo lo contrario: Guillotin estaba en contra de la pena de muerte, no votó la reforma del Guapo, pero creía que un método de ejecución menos doloroso debía ser el paso previo para la abolición de la pena de muerte. Además, adelantándose a los tiempos que corren, intentó hacer ejecuciones a puertas cerradas, fundamentalmente para que no fueran vistas por familias y niños.

Guillotin, ¿murió guillotinado?

No, aunque hay una leyenda urbana que dice que sí. Murió de ántrax que le atacó un hombro. Formas raras de morir si las hay.

Comentarios

  1. Preciosa columna! Solo aportar que a Launay una vez que se rindió lo decapitaron y pusieron su cabeza en una pica y lo sacaron a ventilar por ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, lo decapitaron y después lo inpicataron.

      Rubino: son solo 9 números.

      Eliminar

Publicar un comentario