viernes, 27 de julio de 2018

El UnoXUno de Peñarol ante el elenco norteño

Resultado de imagen para Peñarol Paranaense
La jugada de mayor peligro de Peñarol en todo el partido.

POR EL LADO DE PEÑAROL

Kevin Dawson: se mandó la primera gorosteagada en ocasión del primer gol. Pero atajó un penal. Le sigue incidiendo negativamente la cara de Pájaro Valverde bonachón que tiene (3).

Giovanni González: su padre calentaba a Luis Orpi. Mientras que él calienta a mucha más gente con sus performances (1).

Fabricio Formiliano: fue el mejor del fondo (1,5).

Carlos Matheu: mejoró en un 300% lo hecho en su debut. O sea, jugó muy mal (1).

Lucas Hernández: lo que suele suceder tras un gran éxito: mermó su rendimiento (2).

Guzmán Pereira: de ser el más insultado, pasó a ser el más respetado. ¿Mejoró él o empeoró su entorno? Ah, no sé (3).

(69′ Fabián Estoyanoff): un brasileño le quiso cambiar la camiseta, y el Lolo le respondió que la camiseta de Peñarol no se negocea (2).

Gonzalo Freitas: después que lo sacó, el técnico Echarri se dijo: “Pero la gran siete, me acabo de dar cuenta que no dejé a ninguno que marque”. Y dicho y hecho (2).

(77′ Maximiliano Rodríguez): anotó el mejor gol de la Copa del Mundo de 2006. Pero claro, de eso pasaron ya 12 años (1).

Agustín Canobbio: cuando jugaba bien, decían que era porque era un obsesivo del trabajo, controlaba su dieta y se esmeraba por mejorar día a día. Ahora que no juega bien, ¿será que come cualquier cosa, es medio vago y ya no le importa superarse? Ah, no lo sé. Ni calvo ni con dos pelucas (1).

Rodrigo Rojo: está esperando la renuncia de Rodrigo Romano para mandar su currículum a Tenfield y encargarse del recordado RR.gol (2).

(57′ Cristian Rodríguez): entró a hacer lo que mejor sabe. Agachar la cabeza, agarrar la cabeza e intentar eludir rivales, generalmente sin éxito. Claro, haciendo eso en el fútbol uruguayo, se convierte en figura en cuestión de minutos. Pero cruzando la aduana del Chuy ya se entra a complicar (2).

Darwin Núñez: tiene cosas de Griezmann. Por ejemplo, a él también le gusta el Fortnite (1).

Gabriel Fernández: en la tapa del libro de la vida dice que si jugás un partido de visitante por una copa, y le echan uno al local, las probabilidades de que el equipo visitante sufra una expulsión en el resto del partido, se triplican, más si el equipo local va perdiendo o empatan. Pero claro, a Fernández no le gusta mucho la lectura, así que hizo un fau de morondanga y lo echaron (0).

Entrenador de turno Pablo Echarri: en Plata Quemada todos vimos que está bastante menos dotado que Sbaraglia, lo cual nos hace comprender que Sbaraglia es casi perfecto. Hasta de milico hace bien, como vimos en el Otro Hermano. Respecto a lo futbolístico, le quedan cinco partidos para mostrar lo suyo. Será este domingo ante el poderoso River en el Saroldi desde las 15 con arbitraje Esteban Ortojich? Quizás. Además, mañana Nacional enfrenta a Rampla y bla bla bla (3).

3 comentarios:

Alvaro Fagalde dijo...

Reyes siempre midiendo porongas.

Coby Braian dijo...

Cito textual:

"(57′ Cristian Rodríguez): entró a hacer lo que mejor sabe. Agachar la cabeza, AGARRAR LA CABEZA..." Mi pregunta, puntualmente; Cual??

Alvaro Fagalde dijo...

ESta.