miércoles, 20 de septiembre de 2017

Salada la canchita: Un polaco llamado Polanski

También en la NBA jugó un turco apellidado Turcoglu, si vamos al caso. Pero lo que es cierto es que el ser humano es paradójico o no es tan pensante como solemos creer. Cuando en 2002 presentó "El pianista", algunos (pocos) le criticaron a Raymond Roman Liebling -más conocido como Roman Polanski, su verdadero apellido polaco y judìo- que la Segunda Guerra y el Holocausto no había sido como la película lo mostraba. El problema es que él había sobrevivido al Ghetto de Varsovia, viendo morir a casi toda su familia en campos de concentración, mientras quienes lo criticaban sólo habìan visto ésto en el cine.


Otro hecho horrible marcaría su vida muchos años después. Casado con su segunda esposa -la muy hermosa Sharon Tate, aunque esto es una redundancia porque no se le ha conocido al petiso novias feas- estaba filmando en Inglaterra en 1969 cuando le llegó la noticia que, como después se sabría, unos integrantes del clan Manson habìan asesinado a Tate y a otros cuatro amigos a puñaladas, estando ella a pocos días de dar a luz. Esta masacre, ocurrida un año después de que Polanski hubiera tenido un gran éxito con una película demoníaca en tiempos en que no estaba demasiado de moda el tema en el cine comercial ("El bebé de Rosemary", claro), dio pie a la especulación de que era una venganza de Mandinga o algo así. El problema es que Manson -quien no estuvo personalmente en los asesinatos pero los instigó- nunca pensó en matar al matrimonio Polanski sino a un tipo que los había echado por drogadictos y sus "muchachos" le erraron a la casa. El líder del clan se había vuelto loco con el tema "Helter skelter" del gran Paul Mc. No quiero ni pensar qué hubiera hecho si escuchaba "El diablo en mi corazón" del Cuarteto de Nos.

Polanski se destacó en sus comienzos inmediatamente en la famosa escuela de cine de Lodsz -actuó en el debut de Wajda, "Generación"- con varios cortometrajes que habría que ver (el famoso "Dos hombres y un armario" es excelente). Debuta en el largo con "El cuchillo en el agua" (1962), un talentoso drama teatral con un trío en un barco y volvió a su Paris natal para consagrarse definitivamente con el drama surrealista "Repulsión" con una jovencita Catherine Deneuve.

Rodó "Cul de sac" (1965) en Londres antes de dar el salto a Hollywood. Allí debutó con "La danza de los vampiros" (1967), una farsa muy graciosa sobre el mito de Drácula y similares. En el final, el profesor que habìa intentado terminar con la plaga de los vampiros no hace más que favorecer su expansión, una ironía típicamente polanskiana.

Chinatown
Con "El bebé..." se pondría más "serio", aunque no abandonaría el talento ni la sutileza. Noten -cuando la vean- cómo progresivamente se va enrareciendo el clima sin perder jamás la credibilidad ni la coherencia. Luego de los crímenes, realizó dos films que fracasaron relativamente en taquilla: un sangriento "Macbeth" (1971) en Inglaterra y una comedia absurda en Italia: "¿Qué?" (1972), que aún no vi. En 1974 volvería a Estados Unidos y a consagrarse: "Chinatown" (1974) era un brillante policial negro, original y absurdo con un Jack Nicholson (dueño de la casa donde ocurrieron los crímenes de Manson) espléndido. 

En 1976 vuelve a Francia para protagonizar "El inquilino" (1976), un fracaso comercial inmerecido. Película enigmática, surrealista y absurda, pero al mismo tiempo fácilmente comprensible -lo que no es para cualquiera- fue injustamente menospreciada. Su siguiente film es otra obra maestra (hasta aquí, casi toda sus películas lo son): "Tess" (1979), con Natassia Kinski, su nueva pareja. Adaptación muy clásica pero muy personal y talentosa a la vez de una novela victoriana, lo reconcilió con los productores.

Tess
Pero no con Hollywood. Había sido acusado -y con razón- de narcotizar y violar a una chica de 13 años... en la casa de Nicholson. ¿Hay algún psicoanalista en la sala?. Estuviste muy mal, petiso, justo vos tan ganador con las mujeres, ¿tenías alguna necesidad?. Aún hoy sigue procesado y  no puede volver a tierra norteamericana, de donde huyó para no caer en la gayola.

A partir de ahí alternaría dulces con saladas, como diría uno que yo sé. "Piratas" (1986), una comedia imaginate de qué género fracasó pero no la vi. "Búsqueda frenética" (1988) es un thriller de suspenso con Harrison Ford que sólo tiene algunos toques irónicos propios de mi ex amigo Roman. Mucho más toques de esos tendría "Perversa luna de hiel" (1993), con Hugh Grant haciendo, como casi siempre, de inglés pintún y medio boludo.

Con "La muerte y la doncella" (1994) adaptaría una pieza teatral del chileno Ariel Dorfman (el que lee al pato Donald) sobre una ex presa política (Sigourney Weaver) que cree reconocer a su ex torturador (Ben Kingsley), un tema que debe haber sentido próximo. En 1999 adapta a Pérez-Reverte con Johnny Deep, en un film ("La última puerta"), más bien rutinario.

En 2002 volvería al reconocimiento crítico. "El pianista" es la historia de un pobre
Rodando "El pianista"
desgraciado que sobrevive como puede y no de un héroe trágico, en un tema muy caro a los polacos. Llegando a los 70 años, recién ahí Polanski pudo narrar aquella época que tan bien conoció. La película es realmente muy buena, narrando aquellos años con ese estilo tan típico del petiso: un relato contado de forma clásica, con toques irónicos y con un minucioso cuidado de todos los rubros técnicos. Ganó el Oscar a mejor actor (un Adrien Brody que le comió la boca en la ceremonia a Halle Berry, como haría uno) y a director. Polanski preguntó si podía volver a E.E.U.U. y contestaron: "Negativo, muñeco".


Después de eso, realizaría: "Oliver Twist" (2005), que tampoco vi -mal yo-; "El escritor oculto" (2010), un thriller parecido a "La última puerta" pero sin demonios y con Ewan McGregor; "Carnage" o "Un dios salvaje", adaptación teatral que no le gustó a nadie y "La venus de las pieles" (2013), con sólo dos actores (su última mujer desde hace casi 30 años, Emanuelle Sieger y Mathieu Amalric), que tengo pendiente.         

En resumen: un viejo verde, medio traumado y difícil -por decirlo delicadamente- en su trato con las personas, pero un director de puta madre -por decirlo galaicamente- que sabe bien cómo poner una cámara, cómo controlar el ritmo del relato y cómo innovar sin amaneramientos huecos. Tendrá medio agotada la vena creativa, pero capaz que un día de éstos nos sorprende con otra maravilla.

Salada la canchita, una columna vampiresca, demoníaca y pianística, hoy te trae el primer largometraje del gran Polanski en el extranjero: Repulsión. La jovencita Catherine Deneuve tiene un trauma de aquellos con los hombres y su apartamento parece ser el lugar menos seguro del mundo. Haga click en el enlace y después me cuenta. 

REPULSIÓN


Y.E.T.P.A.P.
+ JERRY LEWIS - Jerome Levitch era hijo de judíos rusos -¿qué humorista norteamericano no es judío?- y murió un poco olvidado, me parece. Claro, había sido uno de los cómicos más exitoso... en las décadas de los 50 y los 60.

Comenzó a trabajar con el cantante Dean Martin a los 20 años y se destacaron rápidamente improvisando con el público con bromas más fuertes de lo acostumbrado en 1946. Pronto llegaron a la televisión y después al cine, compartiendo un total de 18 películas hasta pelearse en 1956, fundamentalmente por una cuestión de egos.

Lewis siguió en solitario una carrera donde comenzó a dirigir sus propias comedias en 1960, en las que se destacan, sin duda "El terror de las chicas" y "El profesor chiflado". A partir de la siguiente década, su gracia -discutida para muchos- comenzó a desvanecerse indiscutiblemente y terminó retirándose con una película inconclusa ("El día que el payaso lloró") que para algunos es motivo de culto intentar verla. Volvería con dos films con poco éxito en los 80 y algunas actuaciones serias ("El rey de la comedia" de Scorsese; "Sueños de Arizona" de Kusturica; "El cómico de la familia", de Billy Cristal, no estrenada aquí) y un par de comedias ajenas espantosas.

El estilo de Jerry -un feo inmaduro radicalmente torpe y tímido- corría siempre el peligro de la sobreactuación y el amaneramiento. A mí me costaba reirme con él, pero todo es cuestión de gusto personal. Después de todo, atrás de él vino Jim Carrey que lo dejó hecho un poroto. Y no es un elogio.

12 comentarios:

ilich nin dijo...

Yo fui al cine a ver una de Jerry Lewis, creo que me reí, era muy botijita.
Eso me hizo acordar que me dormí con Africa mía, y que pegué un gritito en el cine con Sexto Sentido.

Polanski... Mucho gusto, parece bueno el petiso, lástima esa cagada que se mandó

zorro d colonia dijo...

Mencantó "la danza de los vampiros", "chinatown" y la Sharon.
Tambien el Jerry de la gente.
Al que no le gusta seguro después va y se ríe con Pacella.
Bien Faga, mal echado.

tasso dijo...

Peliculones "Chinatown" y "El Pianista". Me diste ganas de ver "Tess", que no la he visto.

No la tenia lo de la esposa. Te la regalo.

Dollo dijo...

Como siempre, un gusto leerte, Faga.

Hace algunos años, recuerdo haber visto Chinatown. No tenia ni idea que era de Polanski.
Aunque revisando la lista, me doy cuenta que he visto varias peliculas. Habra que anotarse para ver las que faltan.

Gracias Faga.

mike yanagita dijo...

Un grande Poanski... pero también un gran hinchapelotas.
Uno que lo sufrió fue el Enorme John Cassavettes: con una cuarta parte de la guita que el polaco usó para sus caprichos de director europeo "artístico" el Sr. Rowlands hacía 20 películas con toda su barra. Y le sobraba plata.
(el look de Mia Farrow de Sinatra en esa película tiene menos erotismo que las ministras de Tabaré)

Alvaro Fagalde dijo...

Por orden:

Ilich: pegaste un "gritito"... por algo se empieza el emputecimiento.
Zorro y Tasso: Gracias
Dollo: De nada, Dollo
Mike: No te creas, la Mia hizo famoso ese look en esa epoca. Cassavetes un grande que merece su canchita, aunque no tenga nada que ver su estilo con el de Polanski.

mike yanagita dijo...

es verdad, el look bobita (el Frankie casi la mata...) fue moda en esa época... eso no impide que fuera un bagayo incogible como lo fue siempre.
cassavettes actuó en esa pelicula por la causa más noble de la Humanidad: hacer guita.
Después de esa anodina actuación (era un buen actor y una presencia cinematográfica importante) hizo Husbands, una de sus obras más personales, con una barra que metía miedo. Los tales pedos se agarraban!!!
Esperamos con ansias su canchita... Fagalde: sepa cumplir!!!!

mike yanagita dijo...

una última y no jodo más: Chinatown es una gran pelicula pero no se puede decir que sea una pelicula DE Polansky. Incluso su personaje desentona bastante, es bastante payasesco.
Cualquier director competente de la industria la hubiese realizado sin problemas. Con esa historia, ese guión y ese nivel actoral (el mejor Nicholson a mi entender, excelente Faye Dunaway y John Huston es una fiesta para los sentidos) no la arruinaba ni un director argentino. O uruguayo, que sería peor.

Buenas noches, buen provecho.

Alvaro Fagalde dijo...

Vale agregar que la segunda parte -mejor dicho, la película realizada sobre la segunda novela del ciclo- "Los dos Jakes" fue dirigida por el propio Jack y no estaba tan mal. No llega al nivel de la primera pero fue un fracaso injusto.

La tercera novela de Towne inspiró -de un modo particular- a la brillante "Quién engañó a Roger Rabbit?", donde Nicholson hubiera estado espectacular.

mike yanagita dijo...

muy cierto: The two Jakes (Harvey Kietel, genial) mereció mejor suerte.
Claro, no era "de Roman Polanski"....

Pancho dijo...

Un verdadero crá como director de biógrafo el petizo Polanski, eso sí - al igual que Hitchcok y su compulsión por la rubias, al Roman se le daba por las pendex y vaya si tuvo entreveros con unas cuantas y cual de ellas mas lindas, claro que su no miramiento con las edades le acarreó problemas que aún hoy persisten. Vi muchas de sus películas y realmente considero que es uno de los grandes del cine sin dudas, El Inquilino, a pesar extrañamente que no es una de las mas aclamadas, me pareció impresionante, de esas películas que te dejan la cabeza dando vueltas, me acuerdo luego de verla como la desmenuzamos con unos amigos frente a un gramajo y vino.

Danzón dijo...

Un capo el Roman (aprovechamos para mandarle un saludo a rodrigo romano, quien ya debe estar volviendo de su pasaje por Saturno y alrededores).

Jerry Lewis metió un par de capítulos de Mad about you como invitado, donde hacía de millonario excéntrico y estaba genial.
A todo el mundo le hacía regalos carísimos (un viaje a Florencia, un original de algún pintor famoso, etc.), y uno dice "A mí me regaló una biblia. Autografiada."