miércoles, 5 de julio de 2017

Malasia


Si usted tiene 30 años o más, seguramente recordará la campaña celeste en lo que fue Malasia. Si tiene menos, le cuento: sub 20 dirigida por el Gordo Púa que se fue de Uruguay sin grandes aspiraciones (había salido cuarta en el Sudamericano) y en el Mundial empezó a jugar bonito, con los afrodescendientes Nico Olivera y Marcelo Tucutucu Zalayeta en gran momento.

Hasta que llegó a la final, que perdimos de atrás 2 a 1 contra la Argentina del Cuchu Cambiasso, que todavía tenía pelo pero que lo había empezado a perder de manera prematura.

Cuestión que la gente se volcó a las calles a festejar la derrota. Y mucho peor fue cuando los muchachos volvieron: hicieron una caravana por la ciudad en un ómnibus de Coca Cola sin techo que sacó lo peor de nuestra sociedad.

Lo que se tomó como un punto de quiebre para nuestro balompié, no lo fue tanto: quedamos afuera del Mundial del 98 (es justo admitir que ya casi estábamos afuera cuando se disputó el torneo), y nada bueno ocurrió en los años posteriores: clasificamos de pedo al Mundial del 2002 y quedamos afuera del siguiente.

La pregunta es: ¿qué recuerdo le trae a usted la campaña?

Van los míos:


Vi el final del primer partido (ni sabía que jugaban, llegué de la facultad y lo puse, y alcancé a ver el gol de Coelho desde afuera del área por arribita del arquerito belga, que era una homónima), no vi el partido con Estados Unidos (me dormí) pero antes sí vi el match ante los locales, en el que nos sancionaron "escasa o nula tendencia a jugar hacia adelante". Del partido ante Marruecos no recuerdo nada.

Luego sí, vi todo: triunfo por penales ante la poderosa Francia, y el inolvidable triunfo por gol de oro ante Ghana, con gol del finado Perea.

El día de la final tenía parcial en facultad (en la otra, la de Ingeniería) inmediatamente después del partido. Por suerte perdimos, porque si hubiera habido alargue o festejos, no hubiera podido verlos. Y en aquel momento no es como ahora, señor, señora, que si no ves algo lo ponés en youtube o te lo pasan por guazap, no.

El día de la caravana estaba cerca de Avenida Italia, y fui hasta ahí. Recuerdo el estado de enajenación de Munúa, gritando como desaforado con la gente, junto a otros jugadores. Creo que estaba el Gallego Rivas, pero yo recuerdo a Munúa. Me llamó la atención que estuviera tan contento y emocionado. ¿Cómo iba a estarlo si 17 años después se comería 5 en un clásico sin que fuera capaz siquiera de tirarse?

Gracias.

14 comentarios:

Nacho dijo...

Bo Pablo García está igual que ahora. Mismo pelo, todo. Aguantá un cacho.

Coby Braian dijo...

Todos de Paco estos eh??

Recuerdo un bombo bárbaro cuando fuimos avanzando de fase.
Recuerdo el Goul de Cohelo (eterna promesa, un crá que no llegó...)
Te vendían la NR esa en todos lados.
Recuerdo tiros al aire con el gol de Perea, y una expectativa bárbara en la final con los porteños, que nos cagamos bien cagado.

mike yanagita dijo...

Sostengo que este episodio malayo fue el momento inicial en que nos sumergimos en la mas profundo de la estupidez. y se continuó a los pocos meses con el quinquenio de Peñarol y todo lo que se habló en ese momento.

Recuerdo que el poderoso magazine dominguero Deporte Total mandó al evento a sus dos potrillos, el rebelde Dieguito y el futuro )Hasta ese momento nada hacía verlo) periodista completo Joel. Era como decirles "vayan y haganse hombres, canejo! Poco les duró, a los pocos dias estaban todos los gerontes ahi, desesperados por relatar un posible campeonato de algo...

Por suerte se perdio, si no a Montevideo la incendiaban...

Am I Evil? dijo...

Pa! Cuantos recuerdos de ese 97 (aunque seguramente muchos de ellos engañosos). Principalmente las finales contra Defensor. De la primera tengo el recuerdo de ir caminando con mi padre por el centro, una tarde soleada y escuchar al pasar por una garita de diarios, el comentario posterior al gol de Serafín García. Para la segunda final ya me encontraba escuchando la previa de Universal con el oido pegado a la radio en mi cuarto (un viejo Microsonic con dos parlantes que mis padres habían cambiado por un Aiwa ultima generación con doble casetero y bandeja para CD. ah! Y sonido Dolby) Y luego a consumir todo programa deportivo que se preciara de tal: La hora de los deportes, Aquí está el fútbol, Deporte Total, el glorioso Polideportivo. Recuerdo que Gorzy había prometido llevar corbata a franjas amarillas y negras si Peñarol ganaba. Y cumplió.

Am I Evil? dijo...

Y de Malasia que me despertaba muy temprano para ver los partidos, lo que para un niño de 8 o 9 años era todo un acontecimiento (el despertarse tan tamprano para ver un partido de fútbol, no el partido de fútbol en sí).

RECOMENZAR dijo...

me gusta tu blog
me quedo aqui

Nacho de Pando dijo...

Yo solo vi la final. Pueden acusarme de yeta 20 años después.
Tenía 11 años, estaba en 1° de liceo, no entendía por qué la gente festejaba.
Lo que recuerdo es la esperanza (rota pocos años después) de que gracias a esa generación íbamos a volver a los primeros planos internacionales en lo futbolístico.

Facundo dijo...

Recuerdo ver alguno de los partidos (seguro la semifinal, y no me acuerdo bien si la final también), en el Liceo 1 de Salto, en el mismo salón que se puede apreciar en el video de la famosa charla "anti-aborto" que está circulando estos días por todos lados. Con eso te digo todo.

zorro d colonia dijo...

Qué dice el mongólico este (evil)?

zorro d colonia dijo...

Ta, no escribo más, me voy a escuchar al TETA.

Am I Evil? dijo...

A qué se debe tal hostilidat?

Alvaro Fagalde dijo...

Zorro puto.

Amarus dijo...

El despertarse a las 6 me llevó a empezar a tomar mate, la cábala era no mear hasta que terminara. Sufrí mucho en el partido con Francia.
Recuerdo que en esa época era hincha de Uruguay y también de Peñarol, por suerte se me fue. Ahora me chupa un huevo, hasta me divierte ver como pierden.

Diego Floyd dijo...

Qué buen apodo "el churrasco" Pellegrín! nosotros teníamos un amigo que le decíamos "el raviol" pero no tiene nada que ver con Malasia