viernes, 24 de febrero de 2017

Salada la canchita: Le quedó como el reverendo...

Cuando tenía 16 años, el propio Dios se le presentó a Sun Myung Moon y le dijo: "-Vo, Mun, sos el elegido. Irás en unos años a un país en el culo del mundo y fundarás un diario". El joven coreano lo miró medio de costado, como diciendo: "-A mí me vas a joder..." y entonces el Señor lo castigó y le impuso que el Jefe de Deportes del diario facho que iba a fundar sería Atilio Garrido.

Pero eso no fue lo peor. Años después, cuando Sun Myung ya era veterano y muy millonario se le presentó Mandinga disfrazado y lo convenció que podía ser productor y libretista de cine. "-Es una gansada, cualquiera puede hacerlo. Más vos, que sos el elegido", le insistió, demostrando por qué le dicen el Malo.


El Reverendo Moon, ya convertido en el multimillonario líder de una iglesia, desde la que se presentaba como el designado por el Altísimo para ser quien iba a unificar al resto de las religiones terráqueas, transformándose en el principal Mesías Universal y terminaría la labor que no había podido realizar Jesucristo por culpa de su muerte en la cruz, tuvo como primera idea de producción cinematográfica realizar una decena de films sobre la vida de su antecesor, justamente. O sea, Jesús. Dicen que desechó el proyecto por no ponerse de acuerdo si el actor protagonista debía ser blanco occidental o asiático.

Entonces surgió la idea más modesta (?) de realizar una producción bélica, relatando una batalla de la que el joven Elegido había sido testigo directo: la invasión de la ciudad de Inchon (o Incheon) por parte de los comunistas -que ya tenían la capital, Seúl- y la posterior victoria sobre ellos del General norteamericano Mac Arthur, quien terminó emparejando una guerra que iban ganando los rojos y que terminó medio empatada, aunque en realidad, aún no terminó oficialmente. Sigue sin reglamentarse si se define en alargue o por penales.

La Historia del Cine suele destacar como uno de los mayores fracasos económicos y de producción a "La puerta del cielo", dirigida por Michael Cimino, de la cual ya hablamos aquí alguna vez y que se filmó por la misma época. "La puerta...", que no recaudó ni el 10% de lo que costó, casi termina con el cierre definitivo de United Artists, destrozó la carrera de su director y cambió para mucho los criterios de los estudios para invertir en el futuro. Pues bien, "Inchon" costó por lo menos el doble y no recuperó prácticamente nada, porque apenas se exhibió comercialmente en un par de países y no se editó en VHS, DVD ni similares.

Se contrató como director al británico Terence Young, quien había conocido mejores tiempos en la época en que realizó tres películas de James Bond con Connery. El elenco estelar -que posteriormente se apresuró a aclarar que había trabajado aquí exclusivamente por la money- no dejaba de ser atractivo: Laurence Olivier, Ben Gazzara, Jacqueline Biset, el televisivo David Janssen y Toshiro Mifune. Pero...   
   
La primera cosa que nadie le dijo a Moon -ni los seres celestiales ni los de acá nomás- es que cuando hay mucha plata, decorados, extras, escenarios y despliegue de producción en general, hay que coordinar muy minuciosamente cada día de rodaje y que no basta con poner guita arriba. En un set sin traductores, donde se hablaban multitud de idiomas, las diferentes unidades hacían cosas que no tenían relación con la de las otras o, directamente, se rascaban las bolas.

Las Fuerzas Armadas norteamericanas colaboraron encantadas al principio en un film anticomunista... hasta que se enteraron que atrás estaba la secta y retiraron todo apoyo posible.  El guión fue manoseado por un montón de gente, especialmente por el propio Moon, cuya visión política del mundo distaba de ser sutil y sus conocimientos de literatura y/o cine no llegaban ni a ínfimos.

No es que esté tan mal hecha. Es más, para mí, "Inchon" no merece estar en los rankings de peores películas de todos los tiempos, donde suele conseguir excelentes ubicaciones. Ganó los Razzies de 1983 como Peor Película, Peor Actor (Olivier, maquillado como una tía solterona) y Peor Guión, justamente. Tiene una secuencia por el final mal filmada y que se arregló como pudo, pero el problema es otro.

"Inchon" es de la categoría de película "tonta", más que mala. Los norcoreanos -que parecen no saber hablar ni en coreano- son unas máquinas de matar niños y mujeres; los surcoreanos son medio nabos y todo queda en manos de los yanquis, aunque por ahí hay algún general turco -interpretado por un italiano- que habla un par de pavadas. El maquillado McArthur parece saber menos de guerra que el Lolo Stoyanoff de música clásica. 

Las escenas de acción son correctas y, por lejos, lo único interesante del film aunque se parezcan a las de cualquier otra película del género. Pero todo lo que sea diálogos entre personajes son aburridos, trillados e insustanciales, como si estuvieran pasando una tanda de teleteatros turcos. Especialmente, las larguísimas discusiones entre oficiales frente a mapas, con actores que casi no pueden disimular los bostezos.

Los americanos (o los occidentales) vienen a salvar a los pobres coreanos (los no comunistas, claro), incapaces de hacer otra cosa que caer muertos ante la violencia perpetua de los del Norte. Sorprende verlos hacer ellos mismos una película y ser presentados con un complejo de Gunga Din (*) como nunca los han filmado en Hollywood. 

En definitiva, una película larga (145 minutos), muy mal libretada (las escenas se pelean entre ellas), rutinaria y con personajes de plástico. Luego de terminada -trabajaron en varios montajes durante tres años- la llevaron a Cannes donde se le rieron en la cara y se estrenó en unos pocos cines norteamericanos donde duró un par de semanas y algunos poquitos países más. Se puede ver en Youtube pero no se molesten.

(*) en una próxima columna me voy a explayar sobre el concepto, pero básicamente es el vicio de mostrar a los extranjeros exclusivamente como malvados o sumisos ante el primermundista, totalmente caricaturizados.  

Salada la canchita, una columna olvidada por Dios y por Mandinga, hoy no te trae "Inchon", ni nada que se le parezca. En su lugar, un video con algunas escenas eliminadas en películas de ciencia ficción como "Prometheus", "Terminator 2" o "Alien, el octavo pasajero". Esas cosas que nos gustan ver a los cinéfilos.


7 comentarios:

tasso dijo...

Que lo tiró como se aprende leyendo esta columna !

Alvaro Fagalde dijo...

Gracias, Tasso. A que no la conocías...

tasso dijo...

La verdad que ni cerca de conocerla. Lo que más me sorprendió fue que el reverendo Moon tiene un lado creativo

Alvaro Fagalde dijo...

y... mas o menos.

ilich nin dijo...

Muy interesante la columna homenaje al hermano del Kim Yon Un o como mierda se llame.

Lo otro interesante que me pasó esta semana fue conocer a un hincha de Racing. Estaba convencido que eran un mito.

Alvaro Fagalde dijo...

Ilich: reconozco que hay algunos cuadros que tienen mas hinchada que nosotros pero...

Alvaro Fagalde dijo...

algunos miles de cuadros