viernes, 13 de enero de 2017

Salada la canchita: La luz reincidente (*)

Hay centenares de películas berretas con una única premisa: una mujer con hijos y sola (divorciada, viuda, solterita que se hizo fecundar igual o cualquier otro estado que no sea el de casada, faltaba más) comienza una nueva relación con un tipo que no deja de ser atractivo y que -al principio- es muy amoroso, considerado y cariñosito. Pero después se convierte en un maquiavélico villano abusador que le gritará, la golpeará y le tirará garrafas de 13 kgs (**).

"La luz incidente", el tercer largometraje del argentino Ariel Rotter es bastante más sutil. Celebrado como una obra maestra y de lo mejor que han hecho nuestros hermanos de la otra orilla por gente habitualmente tan confiable como el crítico Diego Faraone, el caso merece algunas puntualizaciones.

Luisa (la formidable Erica Rivas de "Por tu culpa" y "Relatos salvajes") es una mujer joven, madre de dos niñas pequeñas que ha quedado viuda hace pocos días. Como le pasa a muchos, quedó paralizada cuando se enteró del accidente de su marido y sólo comienza a
reaccionar más tarde, en el presente de la película. 

Ambientada en los 60 -una época ciertamente más conservadora en lo moral, más allá de Beatles y minifaldas, que no se asoman ni cerca de los personajes- filmada en blanco y negro, "La luz..." cuenta cómo la protagonista  conoce a un hombre sin estar pretendiendo formar una nueva pareja, mientras va procesando lentamente su duelo.

Es que la inteligencia de la película es que Ernesto (Marcelo Subiotto, de "El crítico" y "Me casé con un boludo") es un tipo amable, suave, que parece estar totalmente enamorado de Luisa y que está contento de ser un padre para sus dos nenas, ya que él es soltero y vive solo. Nadie podría afirmar  que vaya a ser un tipo golpeador o infiel. Tiene dinero, es exitoso, parece sensato. La madre y la ex suegra de ella coinciden en que es un "buen partido" y que tiene que conseguirles un padre a esas hijas.

Sin embargo, pese a las continuas negativas de la viuda, se termina imponiendo la
Ariel Rotter
voluntad de él. No es que ella no se sienta bien o lo rechace, pero inevitablemente de una forma u otra, triunfan los intereses de Ernesto. (Ojo, spoiler). Mal o bien, él entrará en su casa, se hará amigo de las niñas y terminarán casándose. Con una inteligente elipsis, Rotter nos lleva sobre el final a la fiesta de bodas, que naturalmente será como él quiera.


Y no es que Ernesto sea un villano. Simplemente es un hombre en una sociedad machista. Supongo que si yo viera "La luz incidente" por segunda vez, comprobaría que todas las propuestas de él son absolutamente lógicas y compartibles, pero a nadie parece importarle la opinión de Luisa, que no tiene por qué seguir un camino 100 % lógico. 

Es un film inteligente, sutil, no como las películas de padrastros que mencioné en el primer párrafo, justamente para contrastarlas. Quizás no sea la obra maestra que algunos creen porque su mensaje queda claro a la mitad de la narración y después se estanca un poco. Hay un momento que podría haberla hecho crecer pero que no se repite: él aparece de sorpresa en la casa de ella, con todo preparado para un picnic y ella le dice que se vaya, que no es así la cosa. La cara de contrariedad de Ernesto yéndose en el ascensor, nos muestra al tipo no tan perfecto ni amable, sino también ansioso, ambicioso y egoísta que seguramente sea (se ve en el trailer).

Trailer oficial

(*) Antes que me inunden a mensajes los miles de seguidores de la columna, aclaro que la Canchita Amarilla 1 saldrá el viernes que viene. Alternaremos una amarilla y una no amarilla, para no aburrir. Aunque lo mejor sería una verde y una blanca.

(**) Por razones que ignoro, mi vieja es fan de esos mamotetros poco sutiles. Por suerte, no ha sido nuestra realidad familiar y ya no la va a ser porque no me la imagino trayéndome un padrastro, ahora que mañana cumple los 80 (***). Supongo que viendo esas boludeces se sentirá feminista, sin necesidad de andar pensando quién es bueno y quién es malo en esta vida.
   
(***) Por no decir que si trae un padrastro abusador de su edad, lógicamente me lo como en dos panes con uno de mis peores derechazos.   

JUNÁ QUE ESCENA, GIL
Como suele pasar en esta sección, más que una buena escena, suelo recordar un buen chiste. En este caso, es de una película, "Erin Brockovich" (2000), que no tiene muchos. Julia Roberts sigue un caso de contaminación de agua medio sola contra el mundo -si no, no tendríamos película- pero al final consigue, para desazón de los abogados de la cruel multinacional, las 620 (o algo así) de firmas que necesita para una petición. Roberts finaliza diciendo (no hay que olvidar que han cuestionado su moral por el terrible delito de ser madre soltera):

-Me retiro, estoy muy cansada después de hacer 620 petes.  

8 comentarios:

tasso dijo...

Grande Faga, nunca falla tu columna. Se espera atentamente la Canchita Amarilla para la próxima semana entonces.

Alvaro Fagalde dijo...

Gracias, Tasso. Capaz que viene con peli y todo.

Coby Braian dijo...

Desde Siempre(?), al firme con las Canchitas.

Gran Subgénero el de esta columna. Me hizo acordar a una que vi hace un par de años, no se si respeta el cliché mencionado, pero "para límites está la vida".

"Diario de una ninfómana". Cuenta la historia de una muchacha que ejercía el oficio más antiguo del mundo y que le gustaba aquello más que el dulce de leche. Y en un momento se enamora de un cliente que le encantaba la merca. Bastante violento el tipo.

Un film para toda la familia, obviamente!!

Dollo dijo...

Gracias Faga. Esperamos la chinada.
Respecto al juna que escena no la encontre en español!! Va el aporte en ingles:
https://youtu.be/0wVgg5t2LAM

Enanobufon dijo...

Y la erin de la gente metio un oscar por esa pelicula, si bien un oscar no es medida de nada, le dieron un premio por su actuacion en esa pelicula.
Gracias Faga

Alvaro Fagalde dijo...

Es la clase de actuaciones que le gustan a la Academia.. Pero la Julia está muy bien.

Unknown dijo...

Antes que lo inunden a mensajes las miles de SEGUIDORAS de la columna, Racing será campeón de América.
En fin, visto el tema yo leí seguidoras...
Si la Julia me dice "estoy muy cansada después de hacer 620 petes" que decirle que no sea "mamita dame un beso yo te quiero igual".
Hasta la vuelta!

Alvaro Fagalde dijo...

Unky: estoy esperando una seguidora de esta columna.

De cual?

De estaaaaaaa