viernes, 20 de enero de 2017

Salada la canchita: Amarilla 1

Simpatía por la señora Venganza
Tal como lo prometimos hace quince días, comenzamos aquí a reseñar brevemente a varios cineastas de Japón, Taiwan, Hong Kong, Corea del Sur, China, Tailandia y algún otro país de la zona que vale la pena conocer.  Si usted está aburrido de super héroes agremiados, vampiros maricotas y hobbits conflictuados, esta gente le va a devolver la fe en la vida. O por lo menos, en el cine.

Chan-wook Park - (1963- ). El hombre se hizo conocer en Occidente -incluído un país tan atrasado en la exhibición cinematográfica como Uruguay- por un film violento pero original y talentoso, subido en la columna anterior: "Old boy" (2003). Un hombre es encerrado durante 15 años en un cuarto y, al salir tan misteriosamente como ha entrado, debe cumplir otro encargo al mismo tiempo que querrá saber el por qué de tal barbaridad, e intentará vengarse, como haría uno. 
 
Junto a la interesante "Simpatía por el señor Venganza" (2002) y la más elogiada "Simpatía por la señora Venganza" (2005), que aún no ví, integran la llamada "trilogía de la venganza", nombre dado por un crítico particularmente imaginativo. Antes que eso, había batido records de taquilla en su Corea natal con "Área de seguridad común" (2000), una historia sobre la frontera entre ambas Coreas, en donde se insinuaba que, más allá de intereses políticos y superiores imbéciles, no hay tanta diferencia entre la gente común de un bando y de otro, lo que debe de haber parecido revolucionario en aquellos lados.

Posteriormente, ha realizado "Sed" (2009), sobre un cura joven vampirizado y "Stoker" (2013) en Inglaterra, un film con Nicole Kidman y un interesante clima enrarecido que podría haber hecho cualquier otro. Ahora parece haber vuelto por sus fueros con "La doncella".

Park no es, por cierto, un traficante de la violencia. Es un imaginativo que se divierte buscando variaciones para historias ya contadas. Ver el comienzo de "Oldboy" y comprobar que no se parece a ningún policial que hayamos visto antes.

Kar-wai, Wong - (1956- ). Nacido en Shangai pero afincado en Hong Kong, comparte con Park el placer de narrar libremente. Se hizo famoso por la finísima "Con ánimo de amar" (2000), elegida por nuestros críticos como la mejor película estrenada aquí ese año pero ha hecho muchas otras cosas. 

Su cuarto largometraje ("Angeles cdos", 1995) es sobre un delincuente joven del montón
Con ánimo de amar
 pero tiene el personaje de un heladero medio retrasado que vende su mercadería de pesado, que vale
por sí solo la entrada. Un año antes había realizado la elogiadísima "Chungking express", una historia de dos policías que aparentemente no tiene nada del género.


"Felices juntos" (1997) cuenta la historia de una pareja gay que se van a vivir al otro lado del mundo, o sea acá. O casi, en Buenos Aires, para ser exactos. Sus desencuentros, sus hastíos y la adaptación a un lugar tan exótico están contados sin maniqueísmos ni lugares comunes.

Paradójicamente, su obra maestra, la mencionada "Con ánimo de amar" (o "In the mood for love") cortó el ascenso que parecía irresistible de Wong. Hay que ver la inteligencia con que muestra a esos dos vecinos que intuyen que sus respectivas parejas los engañan y dudan en hacer lo mismo, al verse más identificados entre sí que con ellos. Película para mirar más de una vez, hay que notar la delicadeza para filmar de Wong tanto en sus movimientos de cámara como en la ambientación audiovisual, que transforma una historia relativamente pueril en una experiencia fascinante.

Siguió filmando abundantemente, incluyendo también una experiencia
anglosajona con Jude Law y Natalie Portman en 2007 ("El sabor de la noche" o "My blueberry nights") que no vi y que no tuvo repercusión. 

Antes había realizado la incomprendida "2046", de la cual quizás se esperaba demasiado por el antecedente de "Con ánimo...". Como siempre, Wong se embarcó en un camino diferente al anterior, insertando una de sus habituales historias de amor excéntricas en un ambiente de ciencia ficción.

Posteriormente, sólo realizó "El maestro" (2013), la historia del tipo que le enseñó a pelear a Bruce Lee, una elección que parece extraña para las características de nuestro hombre. Ahora parece que va a hacer una superproducción en Hong Kong. Dale que podés, Wong.

Salada la canchita, una columna que come pop con palitos, hoy te trae 2046, un film a rever del citado Wong, un tipo al que le seguimos teniendo fe. A vos también, Park, no me hagas pucheros.

 

Vamos a aclarar de una vez por todas: en el caso de las películas "amarillas", los títulos hay que agarrarlos con pinzas (o con palitos). Generalmente, los conocemos por los nombretes que le ponen en inglés y que, a veces, se traducen de ahí para su estreno, en las pocas veces que vienen acá. Esos son los títulos que tomaremos como ciertos para no confundir pero si nos tomamos el trabajo de buscar los nombres originales y pasarlos por el traductor de Google, nos podemos encontrar con sorpresas variadas. Según Wikipedia, el título original de "Con ánimo de amar" sería algo así como "La magnificencia de los años pasa como las flores".

8 comentarios:

Dollo dijo...

Gracias Faga.
Solo vi Old Boy.
Asi que, me anoto algunos nombres...

Alvaro Fagalde dijo...

Anote, Dollo, que valen la pena.

Enanobufon dijo...

Esselentes recomendaciones, como para ir explorando!!! Gracias Faga

tasso dijo...

Bien metida esa Amarilla 1

Alvaro Fagalde dijo...

Se pueden aportar sugerencias...

Unknown dijo...

Supongo que la trilogía de la venganza se completará con "Simpatía por el maricón Venganza".
Tratándose de la zona del mundo que incluye mas de 1/3 de la humanidad, y siendo la de mayor "dinamismo económico", eeeésta columna se podría estirar hasta fin de año sin problemas.
Ni hablemos que nos falta Corea la buena, Vietnam (no coman pangasius), Birmania, Malasia y excrecencias singapúricas (siempre primeros en las amadas pruebas PISA) y nada menos que las Filipinas, esas islitas con 100 millones de amarillos verdosos arriba, donde Don Rodrigo Duterte ha dado piedra libre para matar narcos o cualquiera que sea acusado de ello. El hijo de puta me quiere desbancar pero no lo logrará. Ni siquiera diciendo que Obama es un negro puto. Le falta prensa cosa que a mi me sobra.

Tratándose de esta zona te mando un contenedor de 40 pies, de saludos.

tasso dijo...

Bueno, como sugerencia aporto una cantada: Kurosawa. Aunque se ha mencionado en otras Canchitas, no estoy seguro si tuvo una columna dedicada a su obra...
Una película que está impresionante sobretodo desde lo visual es Hero del director Yimou Zhang. Si no la conocen, no se dejen engañar pensando que es una simple película de artes marciales. Realmente la ambientación audiovisual es muy buena.
Y ya de paso no me quiero olvidar de 13 Assassins (ni idea el nombre en español, la verdad) de Takashi Miike. Peliculón.

Alvaro Fagalde dijo...

Gracias, Unky. No, la trilogía se completa con "Oldboy", El propio Park nunca habló de ninguna trilogía.

Tasso. Miike mereció su propia columna. No así el Akira de la gente (hay otro Kurosawa, pero me parece q no le llega ni a los tobillos).

No vi Hero pero sí 13 asesinos, gran película de acción. Algo que Miike filma como pocos.