viernes, 4 de noviembre de 2016

Salada la canchita: el Orson de la gente

Se ha hecho un lugar común tan grande el relato de la condición de niño prodigio de George Orson Welles que uno teme que nada de eso haya sido cierto y el tipo haya sido tan inculto como para trabajar en la televisión uruguaya actual. Sin embargo, están presentes sus películas, las cuales vemos sin dejar de pensar que son apenas las que le dejaron hacer, en todo caso una pálida muestra de lo que hubiera sido capaz.


Como sea, a los 16 años era un exitoso actor en Irlanda, que había mentido su edad para trabajar y a los 23, de vuelta en Estados Unidos, la máxima estrella de la radio -un medio aún poderoso- que había escandalizado al país con la célebre transmisión de la adaptación de "La guerra de los mundos" de Herbert G. Wells que había hecho creer a muchos que la invasión marciana era real y le proporcionó a Orson -quien no tenía experiencia cinematográfica- un contrato insólito para la época donde tendría control total sobre dos películas, incluyendo presupuesto, tema, elección de actores y el tan preciado poder de decidir sobre el montaje final.

El primer resultado de esa relación con la ya desaparecida productora R.K.O. es considerada por muchos como la mejor película jamás realizada. "El ciudadano"  trata la historia de un millonario egocéntrico, manipulador, con sus luces y sombras, relatadas magistralmente por Welles y un veterano libretista -Herman Mankiewicz- quien había conocido bastante al inspirador del film, el famoso empresario de la prensa William R. Hearst, amarillista y fasanesco, quien boicoteó el estreno y contribuyó a su fracaso comercial.

El ciudadano
Mankiewicz no sólo conocía la relación adúltera de Hearst con la actriz secundaria Marion Davies -en realidad, era el secreto peor guardado de Hollywood- sino que introdujo a "Rosebud" como leiv motiv de la intriga, una palabra ("capullito")... que era como el veterano denominaba a la cachufleta de su amante. Demasiado, ¿no?. Cabe agregar que la historiografía del cine ha demostrado que no es tan directa la relación Hearst-Kane y éste último personaje, así como el de su amante, estaban modelados también sobre otros varios, pero el propio magnate lo tomó como un ataque personal.   

"El ciudadano" (o "Citizen Kane") debe su grandeza a la exacta mezcla de virtuosismo formal -muy innovador en 1941- plenamente integrado al tema de la vida más bien triste y solitaria, donde tanto poder y dinero nada sirven ante un millonario fracasado en sus intentos de conseguir la gloria y el amor. Hay quien discute aún hoy el aporte del jovencito Orson en tal maravilla, pero ha quedado demostrado que veteranos como el brillante fotógrafo Gregg Tolland o el propio Mankiewicz supieron corregir y moderar al hiperquinético e inexperiente director, para beneficio del resultado final, aunque por cierto no lo hicieron todo. 


Comienzo de "El ciudadano"...


...y el final

Poco después, Welles rueda "The magnificent Ambersons", una novela del siglo XIX. Antes de terminar el montaje, es invitado por el Gobierno a filmar el carnaval brasileño en momentos en que USA necesitaba mejorar sus relaciones con muchos países del Tercer Mundo a fin de terminar la guerra con el Eje Berlin-Roma- Tokio. Orson accede y tanto "The magnificent..." (aquí llamada "Soberbia") es destrozada en el montaje con que se estrenó como el resultado de su viaje por Brasil ("It's all true") es detenido. Algunos piensan en una conspiración maccarthista -Welles era izquierdista pero nadie en su sano juicio podía pensar que era un espía soviético- mezclada con los celos de muchos colegas ante el joven ambicioso y avasallador.

En los 40 aún realizaría tres películas más en Hollywood, sin tener grandes
Sed de mal
presupuestos ni estrellas: el impersonal intriga "El fugitivo" (1946), que no le interesó mucho; la recordada "La dama de Shangai" (1947), con su esposa más famosa, Rita Hayworth, un policial estilizado, rutinario pero brillantemente filmado y "Machbeth" (1948), su primera adaptación de Shakespeare, hecha competentemente con dos pesos y en un par de semanas.


Cansado de los recortes de las empresas productoras, de su fama -un poco injusta- de caprichoso e incumplidor de plazos y presupuestos se exilió en Europa para tratar de trabajar mejor. Lo logró sólo a medias. Después de todo, sí era un poco imcumplidor. Y muy egocéntrico. Por no decir que un poco déspota con los demás.

El brillante comienzo de "El proceso"; en realidad una adaptación de otro cuento de Kafka: "Ante la ley".

FILMOGRAFÍA (PELICULAS COMPLETADAS)
1941 - EL CIUDADANO
1942 - SOBERBIA
1946 - EL EXTRAÑO
1947 - LA DAMA DE SHANGAI  
1948 - MACBETH
1951/52 - OTELO (producción inglesa-francesa e italiana presentada en Cannes bajo bandera marroquí, donde ganó la Palma de Oro)
1955 - RAICES EN EL FANGO (o MR. ARKADIN) (producción española)
1957 - SOMBRAS DEL MAL (o SED DE MAL) (su vuelta a Hollywood, con varios cortes)
1962 - EL PROCESO (sobre Kafka, obvio) (producción francesa, alemana e italiana)
1965 - CAMPANADAS A MEDIANOCHE - (producción española y suiza, sobre Falstaff, personaje habitual en Shakespeare)
1968 - UNA HISTORIA INMORTAL  (telefilm francés)
1974 - F FOR FAKE (un formidable documental inclasificable, hecho en coproducción con Alemania Occidental e Inglaterra)
1978 - FILMANDO "OTELO" (un documental sobre la referida accidentada producción, hecho en Alemania)

La semana que viene segui analizando la particular carrera del gran Orson y traeré una lista de los films que quedaron inconclusos.   

8 comentarios:

Alvaro Fagalde dijo...

Hay un gran error en el comienzo de "El ciudadano": Kane está solo cuando pronuncia "Rosebud" y nadie lo oyó.

Dollo dijo...

Gracias Faga.
Esta vez meti el "una que sepamos todos".
Hace un largo tiempo miré Kane, pese a mis prejuicios de ese momento (era bastante purrete), es decir, pelicula vieja y en blanco y negro, podría decir que hasta casi que me gusto y todo!!

Alvaro Fagalde dijo...

Proba ahora, Dollo. La primera vez que la vi yo -que tenia 20- tampoco me llamo demasiado la atencion.

mike yanagita dijo...

La cualidad de "Niño Prodigio" no significa nada.
Danilito Astori también lo fue y mirá qué carrera hizo.

En cuanto a EL Ciudadano... no niego el genio del pibe Orson pero él mismo confesó que en un principio no sabía cómo mierda colocar una cámara.
Es más que probable que hay recibido mucha ayuda de veteranos como los nombrados Tolland y Mankievicz como también de esos miles de anónimos que hacen una película.

El resultado es maravilloso, de todas maneras... y mire Ud., Doña, las vueltas de la vida: dio origen a un "emprendimiento gastronómico-cultural" del hijo caprichoso del "niño prodigio" vernáculo, donde quedaron unos cuantos clavados...

Unknown dijo...

Se te pasó el tema de moda.
Welles vs. Hermingway

Orson Welles se mofó del "entusiasmo machista" y de la visión de España de su "a veces amigo" Ernest Hermingway en un guión inédito, Crazy Weather(Tiempo loco), aparecido en la Universidad de Michigan.
Orson Welles pasó largos períodos en España en los años 60, entre otras cosas rodando el inacabado Don Quijote que acabaría de montar décadas después Jesús Franco.
Tras su muerte en Los Ángeles, sus cenizas fueron esparcidas por su hija Beatrice en la finca malagueña de su amigo el torero Antonio Ordóñez.

Alvaro Fagalde dijo...

El Orson se entusiasmo con España y creo q la comprendio mejor que el Ernest.

Mike: no sabia lo del clavijo de Danilo Jr.

Alvaro Fagalde dijo...

Poddria haber una columna de futbol este jueves con los sucesos recientes.

mike yanagita dijo...

Parece que fue así la cosa... eso se comenta en el ambiente "kultural".
De un día pa'l otro se cerró la cosa y adiós mi tarro de leche.

Parece que con el ex cine American, ex cine Miami las cosas son más prolijas.
Qué sé yo! son cosas que se cuentan del ambiente farandulero criollo, siempre tan interesante.