jueves, 10 de noviembre de 2016

Eso ya se dijo acá, señor...

Unos tipos salen armados en una especie de safari a matar a hinchas del tradicional rival en la noche en que estos festejan su discutido aniversario de fundación. No encuentran suficientes víctimas en Canelones y se dirigen a Santa Lucía donde balean a tres jóvenes con la camiseta aurinegra -o con la actitud de festejar- uno de los cuales murió y otro, está en estado muy grave. La fiscal que actuó en el caso se "asombró" del nivel sociocultural de los delincuentes: todos terminaron el bachillerato -y no como yo, a los 50- son profesionales, muchos son casados y con hijos, de clase media. Ninguno era un lumpen pastabasero, habría lamentado la funcionaria del Poder Judicial. -Ni un judío, aunque sea, lo parió, habrían sido sus últimas declaraciones que no llegaron a ser grabadas.

Muchos ardieron en las redes echándole la culpa a Bonomi por no estar parapetado en la plaza de la citada localidad canaria esperando a los malhechores, olvidando el hecho de que están todos detenidos, excepto dos, uno de los cuales se habría fugado a Argentina. 

Se repitieron discursos vacíos y lamentaciones hipócritas. Se detuvo el fútbol por un fin de semana y se anunciaron -por primera vez- medidas reales para detener la violencia. Podría ser un buen momento -la muerte de un muchacho de 21 años- para aprovechar y tomar medidas en serio, a sabiendas que, por lo menos por un tiempo, los dirigentes no van a poder realizar impopulares presiones para evitar ser perjudicados y que siga todo como está.

La primera medida que habría que tomar, dice uno, sería que todos los acusados de la balacera fueran -después de un juicio justo- procesados por homicidio con todo el peso de la ley. Que se termine de una vez la impunidad en el fútbol y que todos estos delincuentes (muchos de ellos blanquitos y con un buen pasar) no anden agrediendo alegremente a quien se les ocurra en una tribuna, en un baño de estadio o en los alrededores del mismo. Que el fútbol deje de ser una excusa para sacar a relucir los más bajos instintos de cualquier enfermo.

Eso ya se dijo acá, gente, cuando existía regularmente esta columna. No me vengan con el verso de que es la violencia que está instalada en la sociedad y no se puede hacer nada contra ella. Porque no van patotas a manosear mujeres por la Rambla ni te piden peaje en los baños de ningún Shopping. Ni siquiera en el Nuevocentro.

Carcel para los delincuentes. Carcel para los dirigentes que avalan a esos delincuentes. Carcel para el que va armado a un partido deportivo. Carcel para el que no se comporta en un omnibus camino a un estadio o para el que afana televisores cuando un equipo grande (o chico) sale campeón. Penas severas y basta de impunidad. 

Me avisan por interno que están analizando qué penas le corresponderían a Peñarol por los incidentes en el partido contra Rampla, donde un tipo -que en un video bailaba bastante mal con unas virundelas arriba- fue baleado porque si les dieran las que dice el código, la sanción abarcaría el clásico con Nacional. Brillante. Comisario, ¿me podría encarcelar el mes que viene, que es el cumpleaños de mi suegra? 

Van a seguir los cuetazos mientras haya gente que siga creyendo que el tradicional rival "no existe"; que es gracioso robar y/o quemar banderas o "trapos"; mientras se adjudique cada derrota a una confabulación de la mafia, de la ONU y de los periodistas que son TODOS hinchas del otro cuadro (con lo cual uno pensaría que el cuadro propio no es tan grande como se piensa); mientras se siga creyendo que para salir campeones alcanza y sobra con poner huevos, sudar la camiseta y "tener actitud", sea ésto lo que sea. O se siga creyendo -al igual que Javier Máximo- que el que piensa distinto necesita ir a un psiquiatra. 

Esta edición especial no trae -como hacían las columnas regulares- fotos de mujeres famosas que se destacaran por su buena presencia. Baste como ejemplo que en la foto central salgo yo -que reconozco, soy más feo que un piñazo en un cuarto a oscuras- con la gloriosa camiseta boquense en mi reciente viaje al Caribe. Las siguientes imágenes son de algunas veraneantes que posaron -o no- ligeras de ropa para el Decano.  
 
Javier Máximo Goñi salió a defender a la empresa para la que trabaja -la gran T, obvio- con la misma actitud de rabia y soberbia que suelen esgrimir los Rodolfos Pereyras y los J. C. Scelza, sorprendiéndose de la poca simpatía que despiertan las huestes paquistas. Incluso insinuó que era un tema para psicólogos o psiquiatras (que capaz que para él son lo mismo).

Probablemente, J. M. G., a alguna gente no le simpatice que una empresa haya obtenido no sólo los derechos de transmisión del fútbol uruguayo sino también de la selección, la estática, la publicidad, amistosos, los ahora dichosos derechos de imagen, el merchandising y casi casi, el derecho de pernada sobre las hijas de los futbolistas. Y todo de pesado y al precio que se le antojara. O que el contrato hecho a medida incluyera la cláusula insólita de que si alguien traía una oferta mejor, Tenfield podía igualarla y seguir currando. O sea, por si a alguien no le queda claro, la empresa que deberíamos amar todos los uruguayos paga lo que se le canta. Obviamente, lo menos posible.

Goñi y sus simpáticos compañeros enarbolan el consabido sonsonete de que Paco
Siempre hay un lugar para tí, Scarlet
Casal lo ha hecho todo por los futbolistas, que antes nadie pagaba nada por transmitir (aunque se emitían los goles y no como ahora los partidos completos, exigiendo
una cuota mensual) y la cantidad de jugadores que colocó en Europa etc.,etc. 


Sobre los métodos para colocar futbolistas en el Viejo Continente y cómo consiguieron el pase pero jugaron poco y nada, habría mucho para hablar. Pero quién se llevó la tajada grande, es evidente. Ahora que los seleccionados se dieron cuenta -lo hicieron hace rato, en realidad- que acá pagan lo menos posible por derechos de imagen y se le pusieron en contra, vamos a ver si los sicólogos pueden ayudar a hacerle entender algo a Goñi. Por lo pronto, la gente sabe bien que si la selección es una isla dentro del despelote del fútbol uruguayo es gracias a Tabárez, que la organizó y dejó afuera al empresario de origen brasilero.

Un buen ejemplo de los manejos de algunos empresarios es Nicolás "Diente" López, que en realidad es representado por Bentancor, corrijanme si me equivoco. Siendo juvenil se fue de Nacional sin querer renovar su contrato para largarse a Italia, donde ha jugado poco y nada yirando por varios cuadros a préstamo. Volvió a estabilizarse durante seis meses en el tricolor pero hoy es suplente en un cuadro (Inter) que está peleando el descenso en Brasil. Brillante, Pablito. 

Una buena y pequeña medida para demostrarnos que podemos cambiar sería que hoy de noche no se silbara el himno ecuatoriano. Digo yo.

8 comentarios:

Evaristo dijo...

que grande el decano el primero y el mas grande el Faga!! y no se discute tu decanato sino salimos a los tiros!!!!

dale Faga larga las fotos mas picantes, me imagino que tenes mejor material

ilich nin dijo...

Briyante como siempre Faga! Gracias por volver a ocuparte de este tema. La parte que más me gustó es cuando aparece la Escarlet que aunque venga de sotana siempre le haremos un lugar en nuestros corazones.

Lo demás sin desperdicio, no hay una monocausa para la violencia en el deporte pero evidentemente en este momento la mayor responsabilidad pesa sobre los dirigentes de Peñarol que han bancado historicamente a los barras, cosa que se les fue de las manos y ahora son los barras que bancan a los dirigentes. La parte que les toca a los clubes es la de prohibir la entrada a un número importante de energúmenos lo que le pasaría la pelota al ministerio que se tendría que hacer cargo de controlarlos afuera del estadio. Si se sienten amenazados que denuncien o renuncien. Yo para mi que en mi opinión, por ahí comenzaría la cuestión.

Que lindo te queda el bikini enterizo de boca, deberías ser mas arriesgado y usar algo tipo top.

Facundo dijo...

¡Larga vida al voyeurismo!

Alvaro Fagalde dijo...

Ilich: como dijo mi idolo, el inigualable Pulpa Etchemendy, yo no me visto, yo me tapo.

Igualmente, ahora algunos jugadores usan unos cosos raros que se parecen a una camiseta para tapar los pechos que quedan muy poco masculinos. Anda a decirle a Obdulio que se ponga uno de esos.

Gracias, Eva. Fui a veranear, no a sacar fotos de relajo.

Dollo dijo...

Como se estrañaban las colurnas de deporte....



Coby Braian dijo...

NO te vayas nunca Decano!!!

El tema de los toma whisky de Guayabos, es ridículo. Sancionan con plata (15.000 americanos) y ningún cierre de cancha por un balazo siendo que por las butacas y la botellita de agua en la Henderson, les cerraron la cancha. Pero todo sea por no empañar la fiesta (negocio) del Futbol Uruguayo del Claxico. Encima la rematan, suspendiendo el fútbol porque se murió un tipo baleado hace 2 MESES. Por qué no pararon ahi???

El tema de los derechos es fácil, "están haciendo plata con mi cara y no veo un peso". No sos agraciado facialmente, Godín. Pero vale el reclamo. Y los otros nenes se creen que son tiempos de Fonseca y el Tano jugadores, donde era todo cabaret. Guambia que mañana Lugano y Godín no funden Twentyfield y salgan a competir y repitan lo que hicieron Casal y Francescoli: apropiarse del Fobal Yorugua.

El diente López debería estar pidiendo prestamo para febrero al C.N. de F. si es un poco vivo...Pero bue, se hace lo que diga Pablito.


Snyrar dijo...

Que grande faga.

Alvaro Fagalde dijo...

Me gusto Twentyfield...