viernes, 7 de octubre de 2016

Salada la canchita: Buñuel 2

El director de fotografía Gabriel Figueroa -considerado por muchos el mejor en su oficio nacido aquí en nuestro continente- le había preparado a Luis Buñuel un encuadre de aquellos con una exacta composición de nubes -su marca de fábrica- que armoniosamente combinaban con las sombras del paisaje. Don Luis le dio vuelta, sorpresivamente, la cámara y la puso apuntando a un rancherío pelado y sin gracia, diciéndole:

-Eso es lo que quiero que me filmes.

En toda su obra -que abarcó exactamente 50 años- el aragonés procuró siempre dejar al descubierto las paradojas y las contradicciones del ser humano, por el que sentía particular piedad, pero sin dejar de mostrar sus bajezas y sus debilidades. Detestaba particularmente los films con moralejas y falsos finales felices y la libertad humana, desatada de convencionalismos y tabúes, no era más que un fantasma al que teníamos que buscar incesantemente mientras durara nuestra vida.

Nazarin
Si en sus dos primeras obras, financiadas por mecenas admiradores de los vanguardistas franceses, su estilo fue un tanto hermético y directamente provocador (el final de "La edad de oro" describe a un asesino degenerado y cruel... que es Jesucristo), más adelante en la España en guerra o en el México de los 50, supo trabajar con industrias muy limitadas y -en el caso americano- muy conservadoras.

Buñuel  se las ingenió frecuentemente para insertar sus "toques" entre guiones muy convencionales, actores mediocres y presupuestos muy bajos. "Nazarin" (1959) es la historia del sacerdote (su amigo Francisco Rabal) quien pretende llevar quijotescamente el Evangelio hasta sus últimas consecuencias, no provocando más que desastres. En "Ensayo de un crimen" (1955), el protagonista es un típico asesino serial... pero no consigue matar a nadie. En "El angel exterminador" (1962) unos burgueses acuden a una fiesta e inexplicablemente no pueden salir, lo que lleva a que los buenos modales y la educación exquisita se pierdan rápidamente.

Los mendigos sentados como en la Última Cena en "Viridiana"
Al igual que éste último ejemplo, más de una vez Buñuel gustó de agregar pequeños misterios cuya resolución no tiene sentido y por eso no está presente. Frecuentemente, lo hizo en forma de cajas cuyo contenido nunca vemos. La mejor utilización de este gag fue en "Belle de jour", donde un sudoroso y libidinoso asiático muestra una caja y las prostitutas se asquean al ver adentro, excepto la protagonista burguesa (Catherine Deneuve), que se siente fascinada.

Luego de algunas incursiones en Estados Unidos (una versión de Robinson Crusoe y un film de bajo presupuesto ambientado en el interior pantanoso de ese país, conocido como "La joven"), comenzó a reinsertarse en Francia, con películas generalmente más ambiciosas argumentalmente, aunque no necesariamente mejores que las mexicanas: la inédita aquí "Eso se llama la aurora"; "La muerte en este jardín"; "Los ambiciosos" y "Diario de una camarera", donde ajusta cuentas con la ultraderecha francesa de los 30, que había prohibido su "Edad de oro".

La vía láctea
A partir de "Belle de jour", como se ha dicho la semana pasada, Buñuel pasaría a ser indiscutido y un director de prestigio. Ganó un premio en Cannes con "Nazarin" y la Palma con "Viridiana"; el Leon de Plata en Venecia con "Simon del desierto" y el de Oro con "Belle...".    

Producto de una España aún medieval y aislada, el tema religioso ocupa un lugar central en su filmografía. Autor -supongo- de la famosa frase "Soy ateo, gracias a Dios", fue capaz de hacer algo más que atacar a la Iglesia sino, más inteligentemente, plantear preguntas dirigidas al espectador más que a una divinidad que, se sabía, no le iba a contestar.

No sólo están ahí el cura ya citado de "Nazarin"; también la novicia de "Viridiana",
que quiere ayudar a los mendigos diciéndoles cómo se tienen que comportar, que es algo muy diferente a lo que la protagonista quería; el señor piadoso de "El", que se casa virgen merced a su dinero y a su posición; el asceta amenazado -y tentado- por el Demonio, en forma de una hermosa rubia, hasta acabar en "La vía láctea" (1968), con los peregrinos que realizan el Camino de Santiago y se encuentran con todas las herejías de la historia de la religión cristiana.
El fantasma de la libertad

En su otoñal "El fantasma de la libertad", Buñuel realiza una de sus mejores películas, que es todo un sarcasmo: un hombre asesina gente de la calle con un rifle, es atrapado y condecorado: una niña es secuestrada pero permanece todo el tiempo al lado de padres y policías, que incluso la utilizan como referencia para su búsqueda; unos burgueses -otra vez- van a hacer caconia en grupo en un elegante comedor mientras hablan de toneladas de mierda hasta que uno pide permiso discretamente para ir a comer; un exhibicionista le muestra fotografías a unas niñas pero son postales, que igualmente excitan a sus padres y siguen las firmas.  

Salada la canchita, una columna buñuelesca a más no poder, hoy te trae dos largometrajes más del Maestro, uno mexicano y otro francés, así no se pelean.

Ensayo de un crimen no es de las películas más recordadas del mejor director de cine nacido en Calanda, pero veanla y me cuentan.


El fantasma de la libertad es una obra maestra indiscutible. El surrealismo en celuloide, 35 años después de la muerte del movimiento.



17 comentarios:

mike yanagita dijo...

Excelente, Fagalde.
Le faltó agregar (perdone mi impertinencia) esa gran obra final que es Ese oscuro objeto del Deseo.
Una vez vi una versión del original (La muchacha y el pelele) que supuestamente era fiel al libro, y era una auténtica basura. Lo único rescatable era que estaba Maribel Verdú que está fuerte empanada de tuercas.
Lo que hizo Buñuel con ese pobre material es sencillamente maravilloso.

Alvaro Fagalde dijo...

Para mí está buena. La vi por unica vez hace muchos años y en su momento fue una decepcion para mucha gente.

Mi opinion esta en un termino medio.

Igual quiero recordar que, casi siempre, la columna es un breve resumen de todo lo que podria escribir sobre el tema. Me hubiera gustado hacer un estudio de cada uno de los films de Buñuel pero nadie leeria una columna tan larga.

mike yanagita dijo...

A ver... no digo que sea su obra cumbre (ni mucho menos).
Pero para ser la última y a los 77 años está bastante bien.
Esa misma edad están por cumplir Tabaré y Danilo y todavía no empezaron a hacer nada, por decir algo.

Y por qué no hace el estudio? yo lo leería. Y le aseguro que con un lector ya tiene más que muchos.

Alvaro Fagalde dijo...

Podría hacerlo en mi blog, donde tengo la libertad de hacer lo q quiera, ya que no entra casi nadie.

mike yanagita dijo...

Ud. escriba... después le tira una moneda a Reyes y arreglan.
Le admito que en estos tiempos el continente es más importante que el contenido, lamentablemente... qué sería de Gustaf, Desbocatti y Keoroglian si salieran en cx 46 o en la Feni? no los escucharía ni la vieja.

ilich nin dijo...

Fagalde, muy motivadora como siempre, tus columnas me dejan con muchas ganas de mirar los objetos de las mismas, cosa que pocas veces después cumplo. A este seguro que le entro pero evitaré el material surrealista porque el de la semana pasada con Dalí pensé que había comprado Moncayo mezcla especial. Gracias loco, no le aflojes y meté columna larga que ya somos dos que le entramos igual mete una columna por película y te aseguras que Reyes te pague salario por los próximos 2 años.

Alvaro Fagalde dijo...

Sí, puede ser. Pero si lo hago va a ser en mi blog, donde me pagan más.

tasso dijo...

Arriba Faga. Como siempre super interesante tus columnas. Aunque no todas las veces tengo algo interesante para comentar, las leo siempre. Meté tranquilo una columna larga que somos una banda que la leemos.

ilich nin dijo...

Desde cuando hay que decir algo interesante para comentar??

Se ve que no lees los comentarios de Montevideo.com

Si no querés no comento mas, pero pedilo bien

tasso dijo...

Vos tranqui, ilich, seguile dando a los comentarios que le metes onda

Alvaro Fagalde dijo...

Chicos, chicos, portense bien o los hago ver la ultima telenovela de Lali Esposito.

Laura P dijo...

Selente!!! Un beso😘 aunq ya no te simpatice😳

ilich nin dijo...

Mandale una foto en tanga y se le pasa

Laura P dijo...

Pah todas las que tengo son sin ella, otra vez será...

Alvaro Fagalde dijo...

Buehh

Alvaro Fagalde dijo...

Lo peor es que es verdad...

Laura P dijo...

Y bueno, cosas que una tiene....
Cada cual es juez de su propia conducta