viernes, 22 de julio de 2016

Salada la canchita: Un transgresor llamado Aguas

Hay una escena en "Cecil B. DeMented", en que un grupo de fanáticos del cine porno bizarro (digamos que están viendo a una chica metiéndose un ratón en el traste, llamándolo "mi soretito") van a ser atacados por unos maniáticos moralistas pero son defendidos -a golpes, naturalmente- por los espectadores del cine de al lado, donde pasan permanentemente películas del más berreta cine de kung fu. 

"Cecil B. DeMented" (obvia alusión a Cecil B. DeMille, creador de fastuosos mamotretos bíblicos y un anticomunista que dejaría hecho un poroto a García Pintos) ha sido el único film que se estrenó -vía Cinemateca- de John Samuel Waters en Uruguay. Como que no es un tipo demasiado conocido por estas pampas, aunque -gracias a DVD, Internet y en menor medida, el cable- hemos podido ver algo.

La obra de Waters se puede dividir en dos etapas claramente diferenciadas, con un título en el medio:  en la primera cultivó un cine absolutamente bizarro, totalmente alejado de cualquier normalidad, como si fuera un Almodóvar fuera de control, o algo peor. Trabajando con algunos amigos de Baltimore, su ciudad natal (y donde están ambientadas todas sus películas) que se harían frecuentes en su obra como Mink Stole, Edith Massey o el travesti denominado "Divine". También trabajaría con Johnny Depp o Kathleen Turner, amen de la ex secuestrada (y posterior atracadora) Patty Hearst, la ex actriz porno (siendo menor de edad) Traci Lords o Liz Renay, ex novia de gangsters.

Divine
En esos 5 largometrajes iniciales -de los que sólo vi "Pink flamingos", famoso porque al final Divine come caca de perro inmediatamente después de ser "elaborada"- Waters patea el tablero y da vuelta todos los conceptos que podamos tener sobre belleza, bondad y moral. Los buenos son feos (y bastante desgraciados) y los malos son hermosos, poderosos y "populares". 

"Polyester" (1981) marcó una inflexión en su carrera. Sigue el gordo/a Divine como protagonista, esta vez como una ama de casa a la que le pasa todo lo que le pueda pasar en tanto esposa, madre y vecina. Su cine (y sus personajes) se hizo más "normal", aunque su escala de valores revolucionaria no cambió ni un pelito.

Volverá a la dirección en 1988 con la espléndida "Hairspray". Tiene todos los clisés posibles sobre la vida americana en los primeros 60, cuando recién había nacido el rock and roll. El personaje de la gordita Tracy (Ricki Lake, que después adelgazó y se hizo famosa en la televisión yanqui), ganadora de un concurso de belleza (y/o baile) contra las reinas locales, es inolvidable. La remake con Travolta haciendo de gorda no la quise ver.

Hairspray
Los siguientes films son todos recomendables: "Cry baby" (1990), sobre motoqueros de los 50; "Serial mom" (1994), con Turner, una madre ejemplar excepto por el hecho de que matan a todo el que critique a sus hijos; "Pecker" (1998) y la citada "Cecil..." (2000). Su último largometraje -que aún no vi- fue "A dirty shame", que se estrenó en Buenos Aires como "Adictos al amor" (2004). Habría vuelto con "Kiddie flamingos" el año pasado, film del que no tengo más noticias al término de este boletín.

Anárquico, irreverrente en serio, con una obsesión por el crimen y la belleza (o la fealdad), Waters ha emprolijado su lenguaje desde los años reaganianos, lo que le ha valido llegar a públicos más amplios -exceptuemos a nuestro país- sin que eso afecte en lo más mínimo su vitriolo. Nos dice que el mundo está muy mal, sí, pero que podría estar mucho mejor si cambiáramos en serio. Capaz que por eso no se estrena su obra en Uruguay. 


Serial mom
Salada la canchita, una columna que no se come los mocos ni la caca de perro, hoy no te trae un film dirigido por John Waters, porque Youtube anda medio escaso en ese sentido, pero sí Este mundo sucio (o algo así) una especie de stand up del propio autor, que no tiene desperdicio. Dirigido por Jeff Garlin en 2006. Avec subtitulés en français. Tout putés.


LAS PROPAGANDAS PEYONAS DEL MES 
1) Agua Natura - "Romina es natural", nos dice la primera propaganda peyona que nos ocupa. En el audio la referida chica sale más como media bruta y jeropa que como natural al gritar "¿Ese?" cuando otra chica le menciona un gurí que se ve que está bueno. Si eso es ser natural, no quiero comer sus alcachofas. Las de Natura.


A dirty shame
2) Yerba Sara - La serie de las dos variantes, una común y otra "extra suave", compuesta por tres spots diferentes. En la primera de las variantes, el personaje reclama algo a los gritos (no puteará, obvio, pero suena bastante creíble), ya sea porque el equipo de fútbol que dirige juega a los pelotazos, el hijo adolescente de la otra no se quiere levantar o a un tercero que se está bañando le abrieron la canilla y le sale agua fría.

En la segunda variante, el mismo personaje habla de una manera pretendidamente cómica en forma "suave", diciendo cosas como "considero oportuno que tengan a bien..." o "pequeño preadolescente de mamá...", que nadie en su sano juicio emplea. El problema es que no son versiones más suaves de lo que se dice siempre sino afectadísimas y francamente estúpidas. No sólo el chiste se gasta a la velocidad de la luz, sino que ya fue realizado -con menos insistencia- por la Falta y Resto en 1992, con su cuplé de la murga cajetilla. 

12 comentarios:

Alvaro Fagalde dijo...

Primero en comentar.

Gran columna, Faga.

Maximiliano Melo dijo...

Como coby o como Maxi, siempre al firme Faga!! Gran colurna.. Cry Baby está en Netflix creo. La puse como "ah, es una peli de Johnny Deep" y terminé viendo una joyita del estilo de Grease (vaselina la de Travolta)

Hacen falta este tipo de creaciones, que salgan de lo estético y lineal...

mike yanagita dijo...

un chanta simpático el baltimorense (horrible gentilicio) Waters.
Un típico caso de alguien de quien se habla mucho y se vio poco, como bien dice Fagalde.

Una de sus películas más "comerciales" es Serial Mom, con la enorme pero muy venida a menos Kathleen Turner. El chiste está muy bien, pero no llega a ser ni un 10 % de lo hija de puta que es en La Guerra de los Roses, una auténtica joya de la comedia de Humor Negro.

Excelente columna!

tasso dijo...

Una columna muy interesante, Faga.
"Nos dice que el mundo está muy mal, sí, pero que podría estar mucho mejor si cambiáramos en serio. Capaz que por eso no se estrena su obra en Uruguay.": sublime.

Probablemente lo que más me sorprendió del video del stand up de Waters, es que el tipo siendo tan bizarro e iconoclasta, termina siendo parte de un show cómico estadounidense que cumple con todos los estereotipos. El loco está ahí dando su discurso, con total compostura y con las risas del público en momentos marcados. Es como la unión de dos mundos diferentes. Un poco raro.

Alvaro Fagalde dijo...

Confieso que todavia no vi el video mas que en pedazos, Tasso, pero es un tipo que ha tenido una evolución. Ya no está para hacer las bizarreadas de su juventud pero no se ha agachado, me parece a mi.

Gracias por los elogios. La guerra de los Roses está bien, sí.

Alvaro Fagalde dijo...

Nadie dijo nada de la ultima foto. Si se habran emputecido...

Alvaro Fagalde dijo...

No redondee lo que quise decir en el primer parrafo: Waters propugna la solidaridad entre perdedores y la aceptación de feos y diferentes.

ilich nin dijo...

Yo propugno por las tetas de la última foto.

Dios colorao!!

Facundo dijo...

Con esta columna en particular y el buen cine en general me siento rezagado del pelotón. Igual no dejo de pedalear.

Facundo dijo...

Son las 2 de la mañana, mejor dejo de pedalear y me voy pal catre.

Alvaro Fagalde dijo...

Son falsas, Ilich. Selma Blair no tiene tanto. Pero es bueno soñar.

Facu: es un aliciente saber que hay cosas buenas para conocer.

Alvaro Fagalde dijo...

Recuerdo en "Pecker" a unos veteranos pelados pidiendo a unos strippers que le hagan "bolsitas de té".

El truco consiste en ponerle la "parrillada" arriba de la pelada, especialmente al apoyarle los huevos.