viernes, 10 de junio de 2016

Salada la canchita: ¿Jim Carrey comunista?

Carrey es Peter Appleton, un libretista del Hollywood de los 50. Está por pegar el salto de las películas de matinée clase B a la liga principal pero la caza de brujas anticomunista lo alcanza. Lo echan del estudio y ve perdida su carrera por haber participado, cuando jovencito universitario, en una reunión política sospechosa... para cargarse a una mina, como hemos hecho tantos.

Así comienza "El Majestic", el tercer largometraje dirigido por Frank Darabont en 2001, luego de sus exitosas adaptaciones de Stephen King "Sueños de libertad" y "Milagros inesperados". De origen húngaro, nacido en Francia, Darabont ha tenido una carrera exitosa como "script doctor" (o sea, el que se dedica a "curar" o corregir guiones que vienen complicados), productor y libretista principal, aunque últimamente está más dedicado a la televisión ("The walking dead", fundamentalmente).

Jim Carrey había debutado como actor serio en "The Truman show" (1998), convenciendo a unos cuantos que era algo más que el rey de las macacadas, aunque allí y en ésta es difícil no estar esperando que en cualquier momento se mande algún chiste de pedos o de mocos.

Su personaje, desesperado por haber sido arruinado de una manera tan absurda se emborracha, se sube a su auto y termina cayéndose desde un puente al río, donde lo rescatarán en la playa de un pequeño pueblo californiano. Amnésico por el golpe, los lugareños lo confundirán con uno de los jóvenes desaparecidos (Luke) en la reciente guerra mundial.

Su "padre" (Martin Landau) es el dueño del decadente cine del pueblo (el propio Majestic del título) y su novia es la impresionante Laurie Holden (no quiero ni pensar quién me tocaría si me golpeo las guampas y aparezco amnésico en un pueblo chico), Poco a poco se irá integrando a la vida de una localidad muy dolorida aún por los numerosos muchachos que murieron en batalla. Carrey no sabe si efectivamente es el Luke que todos creen pero los espectadores bien sabemos  que no.

Al igual que sus adaptaciones kingsianas -no vi aun "La niebla", su celebrado, cuarto y último largometraje- la narración es clásica, sin ningún montaje ni movimiento de cámara "moderno", intentando captar, tal como han hecho otros cineastas anteriormente, la particular forma de vida de los pueblos chicos americanos, tan diferente de la carrera dura y alocada de las grandes ciudades donde estaba nuestro libretista.


Como adivinarán, todo se termina sabiendo. Un día Carrey ve el afiche de un film que libretó y confirma lo que ya todos le habíamos gritado desde la platea. Al mismo tiempo, es encontrado por el F.B.I -o uno de esos- que sospecha que es un espía soviético de aquellos por haber huido y es obligado a testificar en el Comité de Actividades Antinorteamericanas.

Carrey, Holden (mmmm) y Darabont
No diré el final. Veanse la película, giles. Pero sí argumentaré que para mí Carrey no da la talla como protagonista de un duro alegato, aunque puede ser que por eso lo eligió el director. En realidad, su personaje es un tipo al que no le interesa la política ("los demócratas, los republicanos y los comunistas son lo mismo para mí") y que se ve envuelto de rebote en una intriga que le es ajena, haciendo más visible la estupidez del sistema de acusaciones, que arruinó unas cuantas vidas y no encontró ningún espía comunista. Al protagonista se le exige que cite nombres, aunque ya hayan sido acusados, tratando de legitimar a la Comisión.

Lo mejor de "El Majestic", sin duda, es la pintura del pequeño pueblo desconocido, un retrato quizás demasiado amable pero no caricaturesco. No es una película estrictamente política -es mucho mejor "Culpable por sospecha" de Irwin Winkler (1992), sobre el mismo tema- pero creo que no caben los reproches que han hecho algunos por la ingenuidad del personaje principal. Es claro que Darabont quiere decir que ahí también cayeron los indiferentes.

"El Majestic" no se estrenó en Uruguay, supongo que porque anduvo mal en taquilla. Dura 146 minutos que pasan bastante rápido. Aquí uno de sus trailers:



...y aquí una de las mejores escenas: todos quieren que el reaparecido "Luke" le muestre lo bien que toca al piano "los clásicos", pero lo que el amnésico personaje de Carrey ha aprendido es otra cosa.

  

12 comentarios:

ilich nin dijo...

La acabo de encontrar en popcorn time. Calculo que la miro este fin de semana.

Gracias Faga.

Acaba de empatar Bolivia y casi lo grito. Golazo de tiro libre la clavó al ángulo

Coby Braian dijo...

Faga, notable columna.

Permítame tutearlo, pues no soy más que un comentarista de sus columnas que ha decidido travestirse virtualmente para comentar cómodo en el horario laboral...

Respecto al personaje traído esta semana, traigo de los pelos el debate acerca de si un ACTOR con todas las letras; debe saber desenvolverse con papeles de Dramas y Comedias al mismo nivel.

Uno nace bueno para jugar en un puesto, no todos son polifuncionales. A Carrey, por sus desopilantes papeles cómicos, uno no lo visualiza polifacético. Supongo que los cineastas, en el entendido de que esto es Negocio, no están para andar experimentando a ver qué tal le queda un Drama o una pelicula con un perfil serio.

Alvaro Fagalde dijo...

Ilich: no grites nada que el juez siguió hasta que ganara Chile.

Coby: Tuteame con "T" y no con "P" en lo posible.
A mi me gustan los actores capaces de hacer varios papeles diferentes y no los que se encasillan. Aunque muchas veces son encasillados, les guste o no les guste. Carrey parece mediocre para papeles serios. En la unica que parece olvidarse de las macacadas es en la del número 23, que no era gran cosa por otra parte.

mike yanagita dijo...

Flojita la cinta... una imitación de Capra en un mal día.
Carrey es un bufón, al igual que el finado Robin Williams (que dios lo tenga en la gloria y no lo largue...). En la de Andy Kaufman esta bárbaro, en esta no. Es como Buenos Días, Vietman, un vehículo para las payasadas propias.

Don Fagalde nombra a Culpable por Sospecha... esa es muy buena, y con un antecedente tan extraño como la de la columna de hoy: el director Winkler es el productor de la saga Rocky, algo que no es ningún motivo de orgullo.

Dudo que los amigos de Cinemateca incluyan esta película en un ciclo sobre las Listas Negras, salvo que sea para defenestrarla.

Excelente columna, como de costumbre.

Snyrar dijo...

La verdad, impecable la info, la redaccion y la data.
Tls

Alvaro Fagalde dijo...

Gracias x los elogios y los comentarios.

Facundo dijo...

Desde mi analfabetismo cinematográfico, una que me gustó bastante, donde Jim Carrey está bastante contenido y no abusa de lo bufonesco, es "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos".

Alvaro Fagalde dijo...

Esa esta bien, Facu, pero para mí pasó de largo por mi mente sin dejar recuerdos. Es de esas peliculas que están bien pero que no me impresionan. Capaz que soy yo.

Enanobufon dijo...

Muy buena colugna como siempre Fagalde... A mi siempre me dio personaje caricaturesco y una pelicula que cambio mi percepcion fue The Truman Show, habra que ver esta novedad y ver que trae la corriente...
Mientras iba leyendo me acorde del maestro Charles Chaplin quien fue perseguido y expulsado de USA y pensaba: ¿Que pensara de este film?

Alvaro Fagalde dijo...

Chaplin está por tener su canchita. Fue un personaje singular, pero es cierto que lo persiguieron por "comunista" y por andar con chiquilinas. Lo más triste es que realmente lo quería citar la Comisión por haber hecho "El gran dictador", una sátira contra Hitler.

tasso dijo...

Clap, clap, clap

tasso dijo...

Clap, clap, clap