viernes, 20 de mayo de 2016

El ocaso de la novedad tecnológica

Por Maxi Melo

Lo que se me ocurre plantear es el presente de la vida cotidiana y la incidencia de los avances en la Tecnología.
 
Uno que trabaja con ellas, ha notado que tanta Información junta, nos ha quitado la sorpresa. Todo lo nuevo es una mejora de lo que ya existe, pero nada hay que revolucione nuestras vidas. No quiero aceptar que se terminaron las innovaciones revolucionarias o las personas con la locura suficiente como para inventar desde cero. 
 
Ya sea en confort del hogar, Tecnologías de la Información, Entretenimiento, etc.
 
En electrodomésticos, podemos automatizar para mayor confort. Dentro de poco vendrán licuadoras con acceso a Internet que preparen tu propio trago a tan sólo un clic de complejo. O aspiradoras con conexión wi-fi que permitan limpiar tu casa a distancia mientras cocinás el almuerzo. Pero nada que se integre y cambie la rutina entorno a las personas.
 
En Tecnologías de la Información, por ejemplo, podría haber cambios vinculados con la filosofía de la digitalización de la vida real. Mejoras en velocidades, en gráfico, en conectividad, en administración de datos y recursos de hardware y la sofisticación del producto Software.

El gran avance en ese sentido es masificar aún más la cultura informática en todos los niveles sociales independiente de las edades o niveles de vida, presentando nuevos formatos portables de la misma información; con la ventaja de que se obtiene al instante.


Y a partir de allí, "sacar más curros". Claro está.
 
Pero ya no existen expectativas por un producto Microsoft/Apple “nuevo" o una distribución de LINUX salada de completa y revolucionaria en sus utilidades. O esperanza de que aparezca una PC/Notebook/Celular capáz de cambiarte el mundo conocido. O un modo de comunicación radicalmente distinto a los vigentes.
Dichas expectativas, en la actualidad, solamente hablan de mejoras sobre un mismo objeto. Pero su función, en esencia, sigue siendo la misma.
 
Y ni que hablar del MUNDO VIDEOJUEGOS. Se me venían los flashback de mi feliz infancia (y no tan infancia) jugando al FAMILY, cuando miraba mi emulador “NES Familiy 64 JUEGOS EN 1” que corro desde mi unidad Android. Lo grande que significaba dominar cualquier juego en dicha consola.
 
Hoy por hoy, el PS4, el XBOX y el Wii mejora la resolución gráfica y ciertas sensaciones cercanas al mundo humano. Se terminó la gracia con más HD y jugar On Line en el baño contra un Japonés que se trancó en el Tráfico "a pata" en una cebra de Tokio.

Pero una nueva consola no te quita el sueño como fue pasarte del family al PS1 que le alquilabas por la noche al video club del barrio. Te quitaba el sueño la novedad y el hecho de quedarte jugando Winning Eleven 3 o Resident Evil 1 toda la noche.

 
Yo soy de la generación del cambio del cassette al CD y del VHS al DVD, para morir en la reproducción online. Pasé del DOS al Windows 3.11 (si, conocí la vida del inframundo...) para terminar luchando por conservar mi Windows 7 y no pasarme al 10.
Las generaciones actuales y futuras, lo tienen todo, pero difícilmente podrán emular las sensaciones que uno pasó durante esas transiciones y el disfrute de "lo que había" o “lo que llegaba al barrio”.
 
¿Será que ya no existe forma de saciar el ocio con nuevos formatos de entretenimiento ó cambios cotidianos a raíz de nuevos aparatos?
¿Será que soy de una generación donde “el camino es la recompensa” (como dice el seleccionador que insiste con Victorino y el Cebolla); y eso ya no corre más?

Ojalá me equivoque y que lo mejor esté por venir…
¿Sensaciones?

15 comentarios:

Alvaro Fagalde dijo...

Si nos organizamos, publicamos todos.

Ce dijo...

Muy buena columna.
Este blog estaba necesitando alguien que encarara el tema de la tecnología desde que el Inter nos dejó y se dedicó a ponerla como si no existiera el mañana.

Ce dijo...

El otro día estuve viendo un poco del evento Google I/O y había cosas que me daban miedo.

Por ejemplo un aparato doméstico (Google Home) que funciona como una interfase para controlar la casa, la agenda, realizar búsquedas, pedidos, etc, todo por voz. Y el aparato te contesta por voz. Toda tu información está en la red, Google sabe de qué cuadro sos, qué te gusta comer, a qué hora tenés que despertar a tus hijos, sabe más de tus hijos que vos, hasta decide por vos. Parece de ciencia ficción, de esas películas que terminan mal.

Ahí está de lo que hablo: www.youtube.com/watch?v=2KpLHdAURGo

Ce dijo...

A mi me pasa que mis botijas se sorprenden cuando les mostrás en acción cosas tan antiguas como un disco de pasta, un cassette de audio o un VHS.

LaSordaDeMierda dijo...

Yo me pasaba el día entero buscando canciones para grabar en el cassette, y que quedaran bien engachadas, prolijas. Eso era esfuerzo (?)

Maximiliano Melo dijo...

Gracias por el espacio...

CE: pasame el nro del Inter, para que me pase la receta...

Lo anal*ógico siempre llama la atención.

SORDA: eso era felicidad. Y ojo que te pisaran el tema con un chivo o con el locutor. Te estropeaba el enganche...

ilich nin dijo...

hace un par de días me instalé una app en mi esmarfoun para jugar prince of persia.

Facundo dijo...

El futuro ya no es lo que era antes.

zorro d colonia dijo...

Lo ques la cencia!

zorro d colonia dijo...

Lo ques la cencia!

Lanchita Bissio dijo...

me parece que lo que todavía no llegó a masificarse (pero está ahí nomás) es la realidad virtual. Ya sea para juegos, o googlear, o chatear, o estudiar, o coger...
Eso que han predicho los grandes autores de CF, te encajás un casquito y a lo tuyo...

Laura P dijo...

La tecnología nos está alelando, lo hacemos todo por internet
Joder con lo bonito que es hablar de vos a vos, los achuchones y el rozamiento

Facundo dijo...

¿Qué son los achuchones?

ilich nin dijo...

Hay que cosas que mas vale ni enterarse Facu. En Europa están muy adelantados el destape es casi total

Fabián Iturrioz Boerr dijo...

Anécdota: Mibhija mayor en casa de sus abuelos, mi suegro, gardeliano viejo, saca un disco de pasta para escuchar unos tangos, al verlo, Tati, le dice muy pancha al abuelo, "que CD más grande" Plop!