lunes, 2 de mayo de 2016

Definime aleatorio

El popular símbolo del shuffle

Parece sencillo imaginar un evento aleatorio, en donde puede pasar cualquiera de las situaciones posibles. Llueve o no llueve, sale cara o sale número, nos toca el 2 de la muestra, o un 6 de copas, etc. ¿Pero en realidad sabemos cómo funciona el mundo de la aleatoriedad?

¿Qué piensan que pasaría si tiramos una moneda 5 veces? ¿Cuál de estos dos resultados es más común?

A: cara, cara, cara, número, número 
B: cara, número, cara, número, cara

Yo la verdad ni idea, lo único que sé es que son igual de probables. Pero simulé el experimento unas cuantas veces, y nunca me encontré con la opción B, y sin embargo sí aparecieron muchas opciones raras como la A (de hecho un par de veces salió las cinco veces cara).

Todo esto para explicar que la aleatoriedad quizás no es como la imaginamos. Es decir, está claro que si tiramos la moneda infinitas veces, saldrá la mitad de cada lado (por ejemplo en mi simulación la tiré 65.536 veces, de las cuales salió 32.688 cara y 32.848 número). Pero al medio puede pasar cualquier cosa.

Y esto nos lleva al tema de esta semana: la función shuffle de los reproductores musicales. ¿Es una función aleatoria? Definitivamente no.

Hace algunos años cuando pude comprar mi primer reproductor de mp3 portátil, lo escuchaba día y noche. Me había resignado a dejar de usar la opción de reproducción aleatoria, ya que a mi entender andaba mal. No podía creer que algunas canciones se repitieran tantas veces, y otras no tocaran nunca.

Sin embargo, la función andaba bárbaro, ya que cada vez que terminaba una canción, la próxima se definía de manera aleatoria, lo cual definía un orden raro como habíamos visto con las monedas.

Por suerte para nuestros intereses, los reproductores abandonaron la idea de ser tan específicos, y el Shuffle pasó a ser una función que simplemente acomoda las canciones tal cual nosotros esperaríamos que lo haga.

Pero volviendo a la aleatoriedad, tomé por ejemplo el disco Alta Suciedad de Andrés Calamaro, que tiene los siguientes temas...

1 Alta suciedad
2 Todo lo demás
3 Donde manda marinero
4 Loco
5 Flaca
6 ¿Quién asó la manteca?
7 Media Verónica
8 El tercio de los sueños
9 Comida china
10 Elvis está vivo
11 Me arde
12 Crímenes perfectos
13 Nunca es igual
14 El novio del olvido
15 Catalina, Bahía

...y lo reproduje aleatoriamente (a la antigua), hasta que hubieran sonado todas las canciones. Y ocurrieron algunas cosas curiosas.
  • Tuve que escuchar 35 canciones, hasta que en la canción número 36 finalmente sonó por primera vez Nunca es igual.
  • Loco, ¿Quién asó la manteca?, Elvis está vivo y Crímenes perfectos sonaron cuatro veces cada una.
  • Loco sonó dos veces seguidas en las posiciones 13 y 14.
  • Crímenes perfectos fue la primera en sonar... Y volvió a sonar en la posición 3.


Así que ya saben, la aleatoriedad es como la vida: puede pasar cualquier cosa, y mucho no se acuerda de lo que pasó antes. Lo bueno es que ahora lo sabemos, y podemos actuar en consecuencia.




10 comentarios:

Carles dijo...

¿lo reproducí?

Raro.

alf dijo...

HASTA YO

Ce dijo...

Me quedé sin palabras.

ilich nin dijo...

Debe haber pocas cosas peores que lugar el 6 de copas durante 4 manos seguidas y para peor sin muestra u otra de copas para echar un envido.
Es dura la vida del estadístico, o por lo menos, te lleva tiempo en pila.

Maximiliano Melo dijo...

Qué cosa linda ver al veterano truquero putear, cuando el efecto del "aleatorio" le destroza la lectura mental de las cartas de cada mano

Andrés Reyes dijo...

Raro.

Facundo dijo...

Hoy estamos mañana no estamos

ilich nin dijo...

Pocas definiciones de aleatorio mejores que la de Facundo.
Con todo respeto por Alf y su despliegue técnico.

Nacho dijo...

Me dejó helado.











Vengo de la calle. Con respecto a la columna de Alf, muy interesante.

El Nacho dijo...

Encontré la explicación!








A la bobera de Alf. Nadie en su sano juicio escucharía más de 2 canciones de Calamaro.