viernes, 29 de abril de 2016

Salada la canchita: Soy un Leone vendiendo Durax... (*)

No se lo esperaba nadie, incluyendo los mismos que la hicieron: una película barata, que robaba la idea de un éxito de culto (en Japón y poco más) de Akira Kurosawa, que aprovechaba que en el Sur español era barato filmar y casi nunca llovía, terminaría consagrando -comercialmente- a su director y a un actor norteamericano de televisión llamado Clint Eastwood. Y a un par de secundarios olvidados (Lee Van Cleef) o no tanto (Gian María Volonté).

La crítica abominó de la llamada "trilogía del dólar" ("Por un puñado de dólares", 1964; "Por unos dólares más", 1965 y "Lo bueno, lo malo y lo feo" (¡yech!), 1967) pero el público, no. Incluso, se dice que los japoneses hicieron mucha más plata cuando protestaron por el plagio y a cambio se les dio la distribución de la película en el Sudeste asiático que con la propia "Yojimbo" original. 

¿Quién era este Sergio Leone que hizo unos spaguetti westerns que siguen siendo valiosos?. Hijo de un
director conocido -así llega cualquiera- formado en la provechosa escuela de las producciones norteamericanas en suelo europeo (para abaratar costos y utilizar capitales que no se podían sacar del Viejo Continente), culto y ambicioso, es conocido por unos films comerciales y, ya se ha dicho, muy exitosos que no lo dejaron del todo conformes y se murió del corazón cuando aún no llegó a realizar las obras más ambiciosas que quería hacer. O sí, si contamos a la última.

Leone no hizo estrictamente los primeros "spaguetti westerns" pero sí los primeros que llamaron la atención. Comparados con los que realizaron en Hollywood en los tiempos dorados del género -en decadencia ya en los 60- esos vaqueros inescrupulosos, sucios y mal afeitados sonaban mucho más creíbles que todo lo que se había visto hasta entonces, incluyendo los grandes aportes del pasado de los John Ford o los Howard Hawks.

Fue aumentando la apuesta sin perder taquilla. Si "Por un puñado..." era un film barato y un poco torpe, "Por unos dólares más" tenía tres protagonistas (Eastwood, Volonté y un secundario fracasado como Van Cleef, brillante hallazgo) y una trama más compleja. Para "El bueno, el malo y el feo" (el verdadero título) la producción fue bastante más generosa (con Eastwood, Van Cleef y Elli Walach), la duración más extensa y la anécdota, mucho más ambiciosa. Y mejor contada.

Erase una vez en el Oeste
Los títulos con animaciones, el ritmo lento, la violencia extrema y el tono irónico y amoral era una novedad para la época que conectaba notablemente con el espíritu rebelde de la década.  

En 1968 el ya famoso Clint estaba harto de Leone y se volvió a Hollywood. No aceptó participar en la escena inicial de la siguiente película -Van Cleef y Wallach, sí, pero no quedaron- siendo muertos por el protagonista Charles Bronson en la aún mejor "Erase una vez en el Oeste", compendio de la temática leonina en el género. Ambientada en el fin de los vaqueros y el "progreso" del tren, deja el que probablemente sea el mejor villano de la historia del cine: un Henry Fonda maravilloso, que hace trizas (o no) su tradición de ícono de integridad.

Erase una vez en America
En 1972 realiza un film menor porque abandona el director ("Los héroes de la Mesa Verde") pero su intención es hincar el diente a un género diferente, el de los gangsters. El estreno de "El padrino" los pone de moda nuevamente pero Leone quiere hacer otra cosa. El resultado, "Erase una vez en América", fracasó estrepitosamente, circulando una versión mutilada que no hace justicia al enfoque más sentimental y nostalgioso, más basado en la amistad y el paso del tiempo que en los asesinatos. Probablemente su larga duración original (4 horas) y su complicada producción le jugaron muy en contra, lo que fue una enorme desilusión para el director.

Sergio Leone falleció en 1989 mientras trabajaba en un film sobre la resistencia soviética a los nazis, que probablemente podría ser una visión muy particular de la guerra. Tenía mucho para dar y podríamos pensar que lo mejor estaba por llegar. Queda un cine que resiste el tiempo y entra dentro de lo mejor del western en general. Está también "Erase una vez en América" para revisar.

Salada la canchita, una columna fea y mala, hoy te trae el tercer episodio de una trilogía notable, de la que presentamos a la primera hace un par de años. El bueno, el feo y el malo, en versión de muy buena calidad y con subtítulos. Tomás pa vos.     



(*) En mi temprana infancia había una marca de vajilla irrompible -una novedad tecnológica que se caían de culo en aquel momento- llamada "Durax", que hizo famoso el slogan del título con el nombre del felino rey de la selva en perfecto castellano. Perdonen los lectores que no son de avanzada edad. Acá unas muestras de la campaña, de las cuales la mayoría no se vieron en su momento.


LA PROPAGANDA PEYONA DEL 2015
Bosch & Cia. Una mujer llega a una casa, donde la atiende un tipo que se ofrece a presentarle la casa QUE ESTÁ A LA VENTA y éste le muestra todas las piezas -me imagino- hasta que llega al baño, donde se esmera en enumerarle todos los detalles. Cuando llega a la bañera, le ofrece a la ninfa usarla, lo que ésta acepta casi que de primera. Mirá que uno tuvo novias que se desnudaban fácil pero suponer que una tipa se bañe de una al lado de un desconocido... La propaganda no lo aclara pero andá a saber si la mujer se bajó los lienzos adelante del tipo. Por lo menos, sabemos que está atrás de las cortinas (si las hubieran) porque justo le suena el celular a la tipa y es el dorima que se ofende porque la mina se está bañando ahí. El chiste final (todos los avisos modernos parece que tienen que tener un chiste) es que la casa que está a la venta es otra, a pesar de lo que dijeron al comienzo. Andá a bañarte. 

13 comentarios:

Enanobufon dijo...

De guacho me acuerdo ver el bueno, el malo y el feo un par de veces en una phillips de 19 pulgadas blanco y negro con una canalera de perilla.... Que epocas... La pelicula me trae preciosos recuerdos... Gracias Faga!!

Alvaro Fagalde dijo...

Usted merece, señor.

ilich nin dijo...

Durax toda la vida!

mike yanagita dijo...

Me voy a permitir una discrepancia en estos tiempos de Democracia donde la opinión de un imbécil (quien habla)vale lo mismo que la de quien se tomó el trabajo de escribir una columna.

Es esta: Los Héroes de Mesa Verde (o Giú la testa, Agachate, maldito, Duck you, sucker! o Por un puñado de dinamita) es el mejor de los "tallarines-western". Inolvidables Rod Steiger y James Coburn.
Erase una vez en el Oeste me parece muy largo y conversado... y la trilogía es buena por lo kistch que es.

En fin, un aporte al pedo más... Leone, un Maestro que lamentablemente filmó poco.

Salud!

mike yanagita dijo...

y hablando de discrepancias... esta opinión a quién representa?:

Esteban Valenti ‏@ValentiEsteban 27 abr.
Salgo un momento de la lucha. La publicidad radial de Bosch y Cia es genial,
los textos y los actores. Genial.

Ay, dios...!

Alvaro Fagalde dijo...

Y bueno, Mike. Estamos en democracia.

Al-Nāsir Salāh ad-Dīn Yūsuf ibn Ayyūb dijo...

Claudia Cardinale en Hasta que llegó su hora es de las cosas más sexys del mundo mundial. Que Ala me perdone!!!

Alvaro Fagalde dijo...

Volvió Al-Nasir...!

Claudia Cardinale estaba que se partía hasta que llegó su hora.

Snyrar dijo...

Voy a fumarme uno y me pongo a verla peli que nunca vi.
Impecable trabajo como siempre. Se nota el laburo puesto.
La verdad menos a veces es mas.

Tls

Snyrar dijo...

Una ultima cosa que no tiene que ver con esta columna;

Welcome to the jungle arnie

(Espero que este saludo ningun boludo bienpensado lo borre)

Laura P dijo...

Me encantó!!!

Lanchita Bissio dijo...

El inicio de erase una vez en el oeste es la prueba de fuego, Si la pasas, el resto es vertiginoso!!!
Para otra mirada sobre estos westerns recomiendo 100 balas, de Alex de les Iglesia con el curro Giménez

Alvaro Fagalde dijo...

En realidad se llama 800 balas pero no nos vamos a pelear por eso.

El comienzo que decis es lento, pero está muy bueno.