viernes, 18 de diciembre de 2015

Que la Mosca te acompañe...

"-Es una boludez más para gurises, no sé por qué tanta bulla". Así describía mi difunto padre -que no era por cierto un crítico de cine- a "La guerra de las galaxias" luego de verla en su estreno en el Trocadero, llevándome a mí y a un amigo de mi misma -apropiadísima- edad de 12 añitos recién cumplidos. Yo, que como todos los gurises de Sayago ibamos poco al cine y menos a los del centro, quedé soñando con armar naves espaciales y espadas laser con mi mecano de piezas metálicas de origen checoslovaco, que mi hermano mayor, por suerte, ya había abandonado.


Igual, tanto no me duró la locura porque las dos siguientes de la serie ("El imperio contraataca" (1979) y "El retorno del jedi" (1982)) ni las fui a ver al cine. Las terminé viendo varios años después en la tele sin tanto entusiasmo. Por cierto, la famosa trilogía segunda o precuelas, solamente en el cable, sin gastar un peso.

Y es que la historia me pareció siempre una boludez. Millones de personas han elucubrado todo tipo de teorías sobre la fascinación que la serie -ahora llamada unánimemente "Star wars"- provoca en tanta gente, pero a mí me parece que claramente no es por la anécdota sino por el entorno audiovisual: ese mundo de guerreros espaciales, mezcla de anacronismo y futurismo y no el drama de un tipo que se pasa horas de cine para decidir traicionar a sus maestros por amor a una mujer y después (o antes) le corta el brazo a su hijo.

Ojo que está el patrón
En la primera el guión era solamente del propio George Lucas -quien había realizado un par de películas muy interesantes: "THX-1138", ciencia ficción "adulta" que no vi y "Locura americana" -sobre la juventud de los 50 en un pueblito americano, que es realmente valiosa- pero en la segunda y en la tercera contrató al sólido guionista Lawrence Kasdan, quien pronto debutaría como director. 

En la siguiente trilogía -realizada entre 1999 y 2005- dirigiría y guionaría él de forma casi exclusiva y los malos resultados conseguidos- aunque caben algunos matices que voy a desarrollar abajo- harían que todos aplaudieran que Disney comprara su compañía y sacara tres films más sin Lucas, más que siendo consultado una vez por mes.

En realidad, en 1977 nadie le daba bola al pobre Lucas y al final la 20th Century Fox le tiró unos mangos para un largo de mediano presupuesto, hecho con ingeniosos efectos mecánicos que sorprendentemente recuperaría enseguida 10 dólares por cada uno invertido y hasta tendría varias -e importantes- nominaciones para el Oscar. 

Hasta ese momento la ciencia ficción en Hollywood había pasado por dos etapas: primero, la del espectáculo de clase B (o C) con marcianos vestidos con buzos coloridos y efectos especiales vergonzosos. Luego, en los 60, "2001, odisea del espacio" y alguna otra mediante, el cine se acercó un poquito a la madurez de la SF literaria, con mensajes ecológicos y pacifistas que le dieron un poco de legitimidad, aunque hayan aburrido bastante. Lo de Lucas fue otra cosa: diversión, fantasía y el espectáculo más suntuoso que podía dar la industria en ese momento.

Ya supermillonario y con guita como para hacer la película que se le antojase sin pedirle nada a nadie, George se dedicó a la producción. Antes de terminar la trilogía inicial confesó que, según él, la historia era de tres grupos de films y que éste había sido el del medio. Lucas dice que ése fue su plan original, pero yo no le creo.

Cuando en 1999 presenta el comienzo de la segunda trilogía -que como cualquier abombao sabe, narra lo que pasó antes de la primera- se encuentra con un cambio fundamental que  terminó siendo más negativo que beneficioso: los FX no sólo habían mejorado con los años -algo más que lógico- sino que habían cambiado radicalmente de formato. Con los llamados CGI -o efectos por ordenador- por primera vez cualquier cosa que uno se imagine se puede plasmar en una pantalla.

Lucas no sólo abusó ostensiblemente del chiche nuevo, sino que también presentó la paradoja que una historia anterior con personajes y objetos anteriores, en realidad presenta tecnología muy adelantada con respecto a las anteriores películas. 

Es lógico que quien quiera conocer toda la saga debería comenzar por "La amenaza fantasma", seguir con toda la segunda trilogía y sólo después darle a las tres primeras, siguiendo la historia en orden. La transición anecdótica es sorprendentemente bien realizada. El problema es pasar de un film visualmente fastuoso ("III - La venganza de los sith") a uno mucho menos vistoso (la primera "Guerra de las galaxias", claro) con personajes que manejan una tecnología más atrasada que sus antecesores.

La cosa daría para cinco columnas más pero me quedo por aquí. No creo que la segunda trilogía sea tan espantosa como dicen, sino que tuvo la contra de haber sido esperada durante demasiado tiempo (16 años entre una serie y la otra). Además de la contra ya dicha de la incoherencia tecnológica, está claro que también hay que criticar los diálogos bastante infantiles y obvios de los personajes, especialmente el estiradísimo lleva y trae entre Anakin Skylwalker y su amada Padmé, que pasa de reina a senadora vaya uno a saber por qué. 
La primera, todavía no existía el Windows.

Faltó un libretista profesional que puliera incoherencias (Anakin en la primera es un niño chico y en la segunda bruto boludo mientras que la Padmé es siempre la misma Natalie Portman; algún personaje que parece importantísimo y se va al carajo enseguida) y que le diera un poco de sal y pimienta a todo el asunto. Por no hablar de que ese Ronaldinho crustáceo que hace de personaje cómico, realmente apesta.

Bueno, está bien. La segunda trilogía está bastante mal. Vamos a ver si la tercera mejora la cosa. Por lo pronto, vuelve Kasdan y se va a centrar bastante en los personajes de las primeras películas (Luke, Leia y Hans Solo), así que capaz que ahora la pegan.

Salada la canchita, una columna que se pasó hace rato al lado oscuro, hoy te trae los primeros siete minutos de la primera de todas las películas de la saga, la que provocó -junto a "Tiburón" de Spielberg- un cambio radical en los criterios de producción de Hollywood. Pero ese será tema de otra columna. Aquí comenzó todo. Con las letras torcidas.

      
Comienzo de "La guerra de las galaxias" o "Episodio IV - Una nueva esperanza" (1977)

LA PROPAGANDA PEYONA DEL MES
Ni me acuerdo el nombre del producto, así que el poder evocativo, todo mal. Un tipo que parece que fue al mismo colegio exclusivo al que concurrió ElNacho, pero con una inmensa cara de soretazo, tiene una gorra con el nombre del fertilizante ese, un llavero, varios pegotines y hasta el perro se llama así.

-Dicen que soy fanático de "/·$%&/($". Exageran -farfulla, sin perder jamás su carita de pituquito soberbio y cagador. El chiste se ve venir desde varias galaxias y llega sobre el final, cuando su mujer embarazada le dice que no insista, que no le van a poner ese nombre que no recuerdo al hijo que está por venir.

La más estúpida de mis tías abuelas quizás festejaría el "chiste". Los restantes seres humanos nos hacemos de Greenpeace o de alguno de esos.    

5 comentarios:

ilich nin dijo...

Justamente anoche y vaya a saber a santo de qué, le dije a los dos botijitaa míos, ella 8 y el 6, que íbamos a mirar la primera de la guerra de las galaxias que está como novedad (!?) en Netflit. Duraron unos 5 minutos y yo unos respetables 25 minutos. Acabo de leer tu columna y entendí toda la dimensión de la frase "apropiadísimos 12 años".
Posiblemente haga un nuevo intento hoy o mañana, sólo no quiero que mis hijos me abandonen otra vez, pero de puro mazoquista nomás.

Gracias y feliz cumple otra vez

Alvaro Fagalde dijo...

Gracias por el deseo, Ilich. Como guionista, Lucas es un gran productor.

El problema es que si siguen teniendo éxito, habra no tres sino incontables Star wars.

Enanobufon dijo...

Columna actual si las hay... Star Wars es una de esas sagas tipo chicle.... Al principio tiene un rico sabor, pero cuando se estira pierde la forma, el contenido y el sabor y te va quedando una cosa media insipida....

Enanobufon dijo...

Por lo que tengo entendido, Lucas se encargo del Merchandaising o como se diga, en una epoca donde nadie le daba bola, y eso le permitio seguir amasando una fortuna...

Deseos de un muy feliz onomastico....

Unknown dijo...

"Es una boludez más para gurises, no sé por qué tanta bulla"

Y ahí debiera haber terminado todo.
El problema es que como alguna vez dije:

"El mundo se ha llenado de pendejos imbéciles en los últimos 30 años"