jueves, 5 de noviembre de 2015

El clásico y 14 cuadros de mierda más...


Impecable la altura de las puertas...
Se viene el clásico. Tal como pasó hace algunos años, el especialista de fútbol del blog se va en esos momentos para la vecina orilla a rascarse las partes con la excusa de una licencia laboral. Gente que hable del partido Nacional-Peñarol abunda (y no voy a escribirlo al revés). Lo que no habrá es quien le dedique tiempo y espacio a los otros siete partidos que se van a disputar en la misma fecha del Uruguayo. Es más, seguramente la publicidad de la empresa de seguridad donde trabajan de patovicas Pacheco y Recoba (o Recoba y Pacheco) tengan más segundos en "Pasión" que todos los goles de los mencionados equipos "en vías de desarrollo".

Ayer vendieron entradas para los tricosocios y para los socios comunes (que serán tricolores también, supongo); hoy para los hinchas de Nacional y mañana para los socios de Peñarol. El viernes, me imagino que podrán comprar los hinchas no socios manyas, los simpatizantes del bolso con una camiseta y los hinchas de cuadro chico al que le salieron alguno de los hijos carboneros, reservando el sábado de mañana para los que les gusta más el aurinegro pero viven cerca del Gran Parque, para los que son fanáticos de Unión Atlética pero son miopes y para los que tienen ganas de romper las bolas. ¿Qué día compran los que simplemente tienen ganas de ver un partido importante?.

En estos momentos en que uno ha sido distinguido por la vida y ha alcanzado una posición en lo que ha sido su desarrollo profesional -posición que andan con muchas ganas de metérmela en el culo y echarme, para ahorrar unos pesos, por aquello del déficit, dicen- uno no puede ser desagradecido en la vida y olvidar a quienes le han enseñado el camino.

Gracias al actual jefe de los servicios médicos de Peñarol, aprendí lo devastador que puede ser para el ánimo de un grupo (y para el trabajo en general) que un jerarca no tenga personalidad, que se deje llevar de las narices por cualquier alcahuete que se presente y que clasificar la labor de tus empleados según el grado de amiguismo lleva al desastre, por no hablar de los que se te dan vuelta y te cagan de verde en la primera oportunidad.
El bigote de Emma

Por eso, gracias, Dr. E. R. (caramba, que coincidencia). Siempre trato de hacer lo contrario de lo que me enseñaste con tu ejemplo y lo hago bastante bien, perdoname que te diga.

Se vienen las elecciones en Nacional, se vienen. Una de las listas opositoras al gobierno que se iba a hacer respetar en todos lados insiste en el "Chino" Recoba como casi única propuesta. Por si fuera necesario, tiene el número del ya retirado volante tan talentoso como pachorriento. Allá ellos.

Lo que me llama la atención, en cambio, es que cuando tuvo que laudarse por parte de la Comisión Electoral del club, la votación fue así:

+ 2 votos en contra -por los integrantes de la lista oficialista
+ 1 voto a favor -por el delegado de la lista donde iría el propio Alexander Alvaro.

Todo lo cual me da que pensar que, cuando hay abogados, leyes, decretos, normas, escribanos y jueces, cada uno hace lo que se le canta el tujes y vota lo que le conviene o según la cara del penitente, usando apenas como mera excusa cualquier pedazo de código que más o menos se avenga a sus intereses y garcándose en la verdadera justicia. Algo que uno sospecha cada vez que tiene que pasar por un juzgado de los otros.


La facultativa estudiando el tratamiento para la erección del veterano Terry
Como tantas otras veces, el tiempo nos ha dado la razón. Con el mismo plantel -muñeco más, muñeco menos- y el mismo cuerpo técnico, el Chelsea sigue perdiendo y está de mitad de tabla para abajo. La única diferencia es que el zorete mal cagado de Mourinho echó a la doctora ninfómana Carneiro, de la que hemos hablado abundantemente. No, si uno no tiene idea de nada de ésto...

Como hincha de Boca Jrs. en la Argentina, uno no puede menos que agradecer a futbolistas y dirigentes de River Plate por aceptar (y felicitar) al tradicional rival que salió campeón. Algo que tendría que ser lo más normal del mundo, es un gesto revolucionario en una sociedad en la que se exalta permanentemente lo contrario. Lo que habla muy mal del estado de esta sociedad.

Hija del mediocre actor Eric Roberts -lo que la convierte en sobrina de la más estimulante Julia- Emma Roberts es nuestra chica Fagalde de esta semana. La conocí en "American horror history" y últimamente está en esa serie demasiado excéntrica para mi gusto "Scream queens". Tiene una sonrisa muy atrayente y un aire irónico que le va muy bien. Y está muy fuerte, por cierto. No tiene -todavía- fotos en traje de Eva, pero supongo que será cuestión de tiempo, nada más.

Se publicó la biografía de Alcides Edgardo Gigghia (o como diantres se escriba) a título póstumo, pero con caracter de oficial. O sea, autorizada y revisada por el finado. Se vende en librerías y Abitabs. Hasta ahí, todo bien.

El problema es que Reyes publicó unos adelantos más que polémicos del pensamiento vivo del mencionado ex delantero y ardió Troya (o Twitter). Aprovechándose de la sempiterna condición de blandito del director de este blog, más de uno se abalanzó a agredirlo por faltarle el respeto a una gloria de nuestro fútbol y otros argumentos por el mismo estilo.

Un sponsor pal blog, de aquellos. Encargame dos.
El error -se me hace a mí, que no sé nada acerca de nada- es darle demasiada importancia a lo que opine sobre política, sobre homosexualidad, sobre dictadura y sobre si el asado es a punto o jugoso a un tipo que se destacó pegándole a una pelota. Se llame Gigglia, Francescoli, Forlán o el Chango Pintos Saldaña. 

Si el veterano que clavó a Barboza era pachequista y homófobo, me chupa un huevo. Si hubiera pensado lo contrario, también. Yo sigo igual que siempre, con mi misma forma de ver el mundo. Y andá a cagar.

8 comentarios:

dam-só dijo...

Bien Fagalde, bien. Chichia un sorete mal cagado que le pegaba correctamente al esférico, como tantos otros que nos alegran domingo a domingo. Uno no está obligado a hacer todo bien, con pegar rubro por encima de la media ya es suficiente. No se, digo yo que hasta ahora no califico en ninguno...

dam-só dijo...

Bien Fagalde, bien. Chichia un sorete mal cagado que le pegaba correctamente al esférico, como tantos otros que nos alegran domingo a domingo. Uno no está obligado a hacer todo bien, con pegar rubro por encima de la media ya es suficiente. No se, digo yo que hasta ahora no califico en ninguno...

zorro d colonia dijo...

Mal echado

Facundo dijo...

Linda edición Faga.
Comparto tu rechazo a abogados y escribanos. En mi laburo lamentablemente estoy rodeado de esa fauna. En realidad los notarios mas que rechazo me generan pena porque la considero la profesión más fea y aburrida que existe. En cambio los abogados (en su mayoría) son terribles hijos de puta.Cuando los tenés de tu lado está todo hermoso, pero si están enfrente o está en juego su pellejo no dudan en cagar al primer inocente que se cruce.

Facundo dijo...

Otra cosa. ¿Cuál es el criterio utilizado para la selección de los colores en el texto? ¿Te asesora alguien al respecto? ¿En que comparsa de negros y lubolos trabaja?

Enanobufon dijo...

Como esta la sobrina de Julia!! De aca a United states!!!

Alvaro Fagalde dijo...

Los colores los puso gugel como se le canto el ojete

Maximiliano Melo dijo...

Excelente la Canchita!!!

VOT SI la sobrina de la Julia.

El "gighia gate" es el típico problema de la sociedad conserveta uruguaya: uno destaca mediáticamente y el chusmerío te exige corrección y que tu vida sea ejemplo social. Y te mandan al frente si rozas la "incorrección".

Si no le pedimos coherencia al guapo, o clases de canto a la rubia de Rombai, dejemonos de joder con lo que pensaba el viejo finado.

Gracias.