viernes, 24 de julio de 2015

Salada la canchita: Cinemateca sí o no

La semana pasada vi la película griega "A blast" (¿por qué el título en inglés, si no es un film en esa lengua?), irregular pero sobre un tema interesante y de actualidad, como es la crisis de ese país y "The own boy", un documental sobre la vida del muy particular genio de la informática y militante de la libre expresión Aaron Swartz y su triste final. Cuando salga esta columna ya habré visto "La granja de las alondras", una crónica inédita en nuestro país de los hermanos Taviani sobre el genocidio del pueblo armenio hace un siglo y mañana pienso ir a Cinemateca 18 -antes que cierre- que pasan "Cae la noche en Bucarest", un exponente del cine rumano que promete, aunque ahora ya no esté tan de moda.

 Sí, todos esos largometrajes los veo porque pagué mis 2000 y pico para ser socio anual de Cinemateca. Porque minga de ver ese tipo de cine en la cartelera comercial. Si acaso algún film inglés o francés en lo que era el Casablanca, lo que no siempre vale la pena.

Cinemateca Uruguaya fue fundada en 1952 y hasta 1977 fue un pequeño cine club, con algún film viejo -pero recontra viejo- en su archivo. Aclaremos, ya que estamos: una cinemateca es un archivo de películas que después -no en todos los casos- las exhibe en sus salas y un cine club, está dedicado fundamentalmente a la exhibición de los films que alquila o consigue de otras formas. Cine Universitario sería un cine club.

A partir de la última fecha mencionada, Cinemateca comienza a ampliar su archivo y a sacarse paulatinamente la fama de "un lugar donde ir a ver películas mudas". En los primeros 80, progresiva apertura democrática mediante, fue uno de los principales símbolos de libertad cultural. Allí se podían ver algunas cosas que la censura no dejaba ver en una sala normal. Por ejemplo, "El acorazado Potemkin", que además de ser un clásico mudo es un film de propaganda comunista.

En la institución de la calle Carnelli nunca sobró el dinero, por cierto. No tiene por qué hacerlo, porque no hay archivo filmico que sea un gran negocio y porque es una institución cultural sin fines de lucro. Además, si muchos cines mil por mil comerciales se funden, ¿por qué una cinemateca que se dedique a la difusión del cine "difícil" va a nadar en la abundancia?.

El problema es que Cinemateca Uruguaya parece estar en su peor momento: somos apenas unos 3000 socios que quedamos y la concurrencia es ínfima. Hace años que no veo una cola para entrar allí, algo que era frecuente los fines de semana por lo menos y calculo que la media de espectadores por función no debe de superar las quince personas.

¿A qué se debe ésto?. Tan tirados de plata no andamos los orientales, la programación es tan buena como siempre y la proyección es mejor que nunca (si me habré comido veces que la película se adivinaba). 

Uno supone -que no es experto en nada- que el cable, la bajada por internet y los netflixes hacen que la gente exigente tenga donde encontrar lo que busca con mayor flexibilidad -inevitablemente- que la programación cinematequera, mientras que los que sólo se interesan por las películas de superhéroes y cosas así, siguen yendo a los multicines de shopping donde hay pop y calefacción.

¿Tiene sentido que siga existiendo el circuito de salas de Cinemateca?. Ya que siempre serán claramente deficitarias, ¿tendría que subvencionarlas el Estado -que dicho sea de paso anda bastante en retirada en materia de inversiones- o habrá que dejarlas que se hundan y lo lamento por el que le gusta otro tipo de cine que el de la cartelera convencional?. Más ahora en tiempos de carísimos derechos de aparatos digitales, que dificultan mucho el estreno de todo lo que no sea la producción mainstream hollywoodense.

Hay que aclarar que desde hace unos pocos años la institución proyecta en todas las funciones con copias digitales -supongo que no exactamente en el formato de los multicines- lo que le ha permitido poseer copias de grandes filmes que no tenía en celuloide ("Lawrence de Arabia", "2001, odisea del espacio", "Cantando bajo la lluvia", tantas más). Lo que nos lleva al próximo párrafo.

¿Tiene sentido que siga existiendo el archivo de películas (extranjeras y nacionales, de las que se incluyen muchas imágenes documentales históricas del paisito) o habrá que tirar todo ese celuloide a la basura?. Si bien los que saben -entre los que no me encuentro- dicen que el film tradicional permite una visión mejor que el digital, lo cierto es que su conservación es mucho, pero mucho más difícil (y costosa) que un DVD, que también tiene su plazo de caducidad. ¿Conservará el Estado ese archivo de miles de títulos o lo dejamos que se lo morfen las ratas con ketchup?. 

No daré las respuestas acá. No estoy seguro totalmente de lo que puedo contestar, en todo caso. Pero es una discusión que nos debemos. Lo único que quiero agregar es que me parece que el Ministerio de Educación y Cultura debería hacer esfuerzos para incentivar la diversidad cultural y que no todo sea el mismo menú que nos viene de afuera. Buenas noches.

Salada la canchita, una columna que recauda que da gusto, hoy te trae apenas un trailer. Alusivo al tema tratado, cómo no. Se trata de la promoción del film "La vida útil" (2010), dirigida por Federico Veiroj luego de "Acné".  Trata sobre un tipo (el crítico Jorge Jellinek) que queda sin su trabajo en una cinemateca, por la crisis de este tipo de instituciones. No la vi aún, tiene el protagonismo del finado Manolo Martínez Carril, que no necesita presentación. Y, por supuesto, filmación ahí donde te imaginás. 




18 comentarios:

mike yanagita dijo...

CINEMATECA va a cerrar. Es inevitable.
Como tuvo que cerrar esa loca iniciativa de reabrir un cine de barrio hace poco (El Grand Prix en el Cerrito.

El Cine es un lujo caro. Caro de hacer y caro de mantener.
Y la famosa "cinefilia" del uruguayo es un verso que ya ni nosotros no creemos.

Una pena.

Alvaro Fagalde dijo...

Se escuchan opiniones.

Lo que yo adelantaría es que un archivo sólo tiene sentido si se exhiben las películas que guarda.

Unknown dijo...

¡Que lindo momento para ir a pedirle a Danilo Ángel una subvención!

- Justo me agarrás con la tijera en la mano... ¿que querés que te corte?,
- Pedí... pedí sin miedo!
Te dice, enarcando la ceja sugestivamente el Saragosa... con su mejor cara de piedra...

También puede ser que se escuchen las carcajadas sarcásticas de María Julia de mientras.. Mientras el Danilo se da vuelta y le dice: -Estos se piensan que la plata se consigue en los árboles.... pero que se piensan que son para pedir plata a cambio de nada :¿Bancos?

Que hermosa peli se podría hacer... yo me encargo del libreto.

Unknown dijo...

Hay un vídeo buenisssssimo diría Reies....

El Observador se tragó la carnada, el anzuelo, la tanza y la caña con reel incluido.

"La profecía de Fidel Castro sobre las relaciones de Cuba y EEUU"

"¿Cuándo cree usted que se podrán restablecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos?", cuestionó Brian Davis, de una agencia de noticias inglesa.

Fidel Castro respondió en tono claro y alto: "Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un presidente negro y haya en el mundo un papa latinoamericano".

Hace 42 años, en un encuentro con periodistas internacionales en La Habana, Fidel Castro hizo esa afirmación ante una pregunta de un cronista europeo que lo consultaba al respecto.

http://www.elobservador.com.uy/la-profecia-fidel-castro-las-relaciones-cuba-y-eeuu-n663138

¡Que joda las redes sociales para los pobres "periodistas serios"!

Evaristo dijo...

Ví esto, por ahí no se si servira para algo, no creo,pero ta...
https://secure.avaaz.org/es/petition/Estado_Uruguayo_Salvar_la_Cinemateca_Uruguaya/?tbzkMhb

Yo no se nada,de cine ni de como funciona cinemateca,creo que al final solo quedara lamentarse y apenarse al ver otro ejemplo del atraso que se vive hoy en Uruguay, con el cierre de esta institución cultural.

Ce dijo...

Gracias Fagalde, gran columna como siempre.

Sobre cinemateca:
Tema archivo: la calidad celuloide (medianamente cuidado) es infinitamente superior al dvd. Se puede digitalizar a mejor calidad que el dvd, pero es un proceso caro porque para empezar no se hace acá (aca se hace algo que se llama telecine que vendria a ser filmar el cine) sino que tendría que hacerse en buenos aires. Por la cantidad de material, ponele que dejas afuera las peliculas que encontras online y solo te dedicas al archivo local, igual es medio dificil abarcarlo todo.

Ce dijo...

Tema salas:
Desde que empecé a ir a cinemateca están por cerrar. Siempre es lo mismo. Ojalá sea como las otras veces y sólo sea una falsa alarma. En lo personal hace años que no voy, pero no por culpa de internet ni de la cinemateca: por culpa de los botijas.

En fin. Que todo sea para bien.

Ce dijo...

telecine, telecinema, telenoséquépija... algo así se llama el proceso... estoy medio en pedo, perdón Fagalde.

Facundo dijo...

Comparto con Ce la imposibilidad de ir al cine gracias a los gurises. De ir al cine y de poder ver tranquilo una película en casa que no sea Toy Story. Bien que este tema podría ser encarado en alguna columna, no sé si la especializada en cine o la especializada en niños. Se podria titular ¿Cómo lograr ver una película completa teniendo en casa niños pequeños? No me ofrezco para hacerla porque no tengo la respuesta.

Facundo dijo...

En cuanto a Cinemateca, me gustaría que el estado haga un esfuerzo por apoyar la diversidad cultural como plantea Fagalde. Me gustaría mucho. Propuestas culturales de calidad aunque atraigan poco público. Los productos masivos no necesitan ese apoyo

Alvaro Fagalde dijo...

Igual habria que ver por que va tan poca gente ahora...

Darío dijo...

Yo fui socio de Cinemateca del 75 al 79, despues me mude pal interior y venia de vez en cuando. Cuando retorne a Montevideo en el 98 me hice socio de vuelta hasta hoy. Cinemateca es unica pero se debe agiornar, no puede mantener la sala 18 entre otras cosas. Por otro lado es muy dificil que la gente joven vaya. Ni los festivales convocan, yo creo que las últimas colas en la 18 o en la Linterna son por los festivales 2002 o 2003. Mirandonos el ombiglo y pidiendo subenciones no lo sacamos adelante. Mas alla que creo que el estado deberia colaborar, porque el Sodre o la Comedia Nacional sin aportes estatales no existirian

Darío dijo...

Por otra parte la masa quiere ese tipo de cultura?. Hace tiempo lei un reportaje en Brecha a Franklin Rodriguez, el tipo iba a representar una obra al Cerro, los funcionarios cero bola con ayudar, el público escaso mas alla que se cobre poco o nada. Entonces? Yo voy al teatro, con todas las facilidades de socioespectacular, pocas salas se llenan. Estoy cansado de ir al Solis, Verdi, Galpon entre otros y que la sala no se llene. Luchar contra el cine comercial es muy dificil y lo mismo pasa con el teatro. Mucha gente va a ver "teatro" a Buenos Aires o ve cualquier porqueria que viene acá

Alvaro Fagalde dijo...

Lo que es indiscutible es que siempre, le guste a quien le guste, va a haber un arte exigente y otro arte comercial. Por cada disco que venda Fernando Cabrera, Katy Perr (o como joraca se llame) va a vender mil.

Eso va a ser siempre asi. Hay un arte mayoritario y uno minoritario.

Ahora, la pregunta es: ¿aceptamos que el Estado se haga cargo de la historia del cine y de la exhibicion minoritaria?

Mauro M. dijo...

Muy bien Fagalde por traer el tema que en los últimos días se instaló.

El estado debería apoyar pero no ser el responsable directo.
La cuestión es encontrar gente como Martínez Carril, dispuestos a entregarle la vida a una institución. Ya casi no quedan.
Ayer fui a la Sala Verdi y estaba llena, pero creo que el teatro tiene más chances de sobrevivir.

Es complicado.

Mauro M. dijo...

Muy bien Fagalde por traer el tema que en los últimos días se instaló.

El estado debería apoyar pero no ser el responsable directo.
La cuestión es encontrar gente como Martínez Carril, dispuestos a entregarle la vida a una institución. Ya casi no quedan.
Ayer fui a la Sala Verdi y estaba llena, pero creo que el teatro tiene más chances de sobrevivir.

Es complicado.

Alvaro Fagalde dijo...

Enfrentamos a la realidad cara a cara, Mau.

JBF148 dijo...

Necesariamente debería hacerse un esfuerzo en serio para salvar a Cinemateca Uruguaya. Es una institución que ha hecho y está todavía haciendo (hasta que no cierre), mucho por la cultura nacional. Ir a Cinemateca es ir a ver cine. Ésa institución ha incidido mucho en la educación de públicos, en la formación de opinión, en el desarrollo del pensamiento crítico. Si en realidad nos interesan ésas cosas para nuestra sociedad, entonces necesariamente debemos salvar a Cinemateca.