jueves, 21 de mayo de 2015

Los Salieris de Menguele

"-Cuando vi lo que había pasado, me quería morir"

¿Quién dijo esta frase hace pocos días?. ¿El conductor de un EGA que se durmió al volante y provocó el fallecimientos de varios inocentes pasajeros y algún gil que estaba en la ruta, de yapa?; ¿El piloto que tiró el primer cuetazo sobre Hiroshima?; ¿El que inventó el Partido de la Concertación?. No, señores, fue el "Panadero" Napolitano (lindo nombre pa villano de Batman), un tipo que fue al túnel por donde salían al segundo tiempo los jugadores de River Plate argentino -el tipo es barrabrava+allegado+referente de Boca Jrs.- y les roció en los ojos a algunos de sus rivales con un preparado consistente con alguna cuestión química venenosa, algún irritante y un poco de picantina para que no vaya a quedar insípido. Por suerte, no agregaron la pésima polenta con tuco que hace mi vieja, sino estaríamos lamentando a esta altura vivir en un mundo como el que describe Saramago en su novela "Ensayo sobre la ceguera".

¿Cuál es el motivo de la sorpresa tan inaudita del citado "Panadero"?.  ¿Que al rociar a unos tipos que cometieron el aberrante pecado de jugar profesionalmente para el cuadro al que los periodistas y los sembradores de lugares comunes denominan "el tradicional rival", como si fuera imprescindible para un hincha tener otro club al que odiar y desearle mal -en todos los sentidos de la palabra, según veo- a unos tipos que juegan en el "tradicional rival", digo, se sintieran enfermos y andá a saber si perdían la vista?. Podríamos agregar que en algunas patologías (diabetes, arritmias, etc.), al ser agredidos los ojos un ser humano puede ser perjudicado con más cosas aún peores que la ceguera...

El procer del periodismo deportivo del siglo XIX Adusto lo definió muy bien en una intervención radial en su momento: acá -o allá enfrente- quieren hacer la "gran Rampla": mostrarse arrepentido de lo que se hizo cuando se viene la maroma para ver si se puede evitar alguna quita de puntitos...

El ya famoso Napolitano que se mostró asombrado de lo que había pasado (¿qué esperaba?, ¿que a los jugadores millonarios se les cayeran las lagañas y le pidieran otra pasadita?) lo hizo sólo después que su nombre se hizo público, foto irrefutable incluída. Antes seguramente estaría festejando su "viveza".

Esa gracia le costó a su club -el que dice amar tanto- ser eliminado definitivamente de la Libertadores en la que tenía una chance interesante de seguir adelante (no parecía tan descabellado meterle un (1) gol a River de local, más allá de cómo estuviera jugando esa noche en el primer tiempo ya disputado) y algunas multas y suspensiones. Señoras y señores, yo soy hincha de Boca Juniors en Argentina, pero no puedo defender -ni por casualidad- a un delincuente como éste por el hecho de que coincida en el hinchismo. Menos que menos, si ha perjudicado de esa manera al club. No otra ventaja puede esperarse de imbéciles como éste, que han perdido toda referencia como personas y como ciudadanos. Nunca podría ser como esos que juzgan a los demás según la camiseta que tengan y son condescendientes con los que lleven la misma. No puede tener otro destino este gil que amasar facturas o medias lunas en la cárcel para que deje de ser un peligro para la sociedad y que no aparezca ningún José Carlos que argumente que nadie se quedó ciego.

-Yo no soy menos que mi hermana, me dijo hace poco la Patricia Arquette y quien soy yo para desmentirla. Más fuerte que choque de camiones, con unos potentes guardabarros probablemente naturales, merece
ocupar el mismo espacio que tiempo atrás ocupara su hermana Rossana, con la que no se parece mucho que digamos, pero qué problema nos vamos a hacer...

Últimamente, quizás por los años que pasan o por madurez, está intentando ser algo más que el caballo que se desnuda fácil y parece que ha probado ser una actriz de aquellas en "Boyhood", recomendación del Mauro que tenemos pero que aún no hemos visto. Dueña de una belleza mucho más convencional -pero más contundente- que su hermana, bien por mamá Arquette, que se ve que tenía un torno de aquellos...

Sigamos con lo que pasó en la Libertadores entre ambos rivales, porque sirve de ejemplo para muchas otras cosas que pasan también aquí. ¿Qué será lo próximo?. ¿Anestesiar a los jugadores rivales con un algodón con eter y robarle los riñones?; ¿tirarles con un lanzallamas cuando salen por la manga?, ¿granadas?; ¿armas de destrucción masiva? (no le pregunten a los yanquis dónde hay porque siempre se equivocan?; ¿drones bombardeando la tribuna rival?. 

Paremos la mano, pero parémosla en serio. Nadie puede agredir a absolutamente nadie en una cancha de fútbol, en sus tribunas, en sus alrededores ni en los ómnibus que andan por ahí justo cuando hay partido. El que tira algo a un jugador, el que le pega a otro porque es un rival o porque dijo algo que no le gusta, el que cobra peaje en un baño público o el que rompe las ventanas de un bar que tiene la mala suerte de estar cerca del Estadio, tiene que ir preso como el delincuente que es. No un par de horas hasta que lo saque algún dirigente sino procesado con prisión por cometer delitos, que deberían ser agravados por alarma pública.

Párrafo aparte para las sanciones: hubo presiones nada disimuladas a favor del club culpable de la violenta agresión con la impresentable excusa de que es un equipo muy popular y taquillero. ¿Estamos de acuerdo en aceptar una justicia deportiva nacional, continental o mundial donde las penas se midan de acuerdo a la popularidad, cantidad de gente o dinero que maneje cada cuadro?. Al poder de cada uno, bah. Es como si el hijo de un Presidente de la República pretendiera quedar impune después de matar a un transeúnte tras manejar drogado y atropellarlo. Por suerte, esas cosas no pasan. 

¿Si el equipo víctima de una agresión criminal así tiene poca hinchada acá no ha pasado nada?. ¿Si el que ataca a otro durante la Libertadores es boliviano, peruano o uruguayo ahí sí le arrancan la cabeza?.
                      
Al final no comenté nada de lo que pasó en este fin de semana en el paisito, aunque para eso tenemos al Maxi. Peñarol y Nacional jugaron un clásico aburridor y ambos técnicos demostraron el terror que les causa asumir la posibilidad de perder y pusieron sus respectivas bañaderas allá cerca del arco. Cerro complicó las cosas en el descenso. Racing ganó y me tuve que guardar el chiste por si perdíamos para la próxima. 

Bolsos y manyas intentaron hacer unas fotos previas y otras parafernalias para darle un mensaje a las hinchadas para que se porten bien, de una vez por todas. Coincido en algo con el Tony Pacheco, aunque no quedó claro si era su posición o si los jugadores aurinegros usaron el argumento como excusa para no quedar mal, porque no querían posar junto a sus rivales: de nada sirven las fotos y los abrazos si no se hacen otras cosas mucho más contundentes para defender a los giles que pagan su entrada con la absurda idea de disfrutar un partido de fútbol.    

12 comentarios:

Am I Evil? dijo...

Preciosa Patricia Arquette.

Luego leo la columna.

Mauro M. dijo...

Patricia Arquette esta mejor ahora de veterana, con unos kilitos de más y esa melena rubia que le queda preciosa.

Me encantaría tener un par de rounds con una dama de esas características.

Dale Fagalde, mirá Boyhood valor!

Yo se que pesa invertir tres horas en una película, pero el resultado es muy satisfactorio sin necesidad de etiquetar el film como una obra maestra.

Sobre fobal, poco queda por decir.

Creo que la mayor coincidencia que tiene la opinión pública uruguaya en este momento es que prefiere que la Copa América la gane cualquiera menos los chilenos.

Andrés Reyes dijo...

Para mí que Pacheco estuvo mal con lo de las Medidas Prontas de Seguridad.

Kurco vein dijo...

No es novedad quel fútbol es negocio y estaba visto que no le iban a aplicar todo el peso de la ley a Boca como tampoco pasará si lo hace River o cualquier equipo "grande" (sacando a Nacional o el 1913 que son uruguayos y no pesan) de la copa. Lo mismo pasaría en europa con equipos como el Madriz o el Barcelona.

Comparto una charla TED que a mi juicio es interesante.

http://bit.ly/1I1H8It

Tenía mucha expectativa respecto de Boyhood. La intenté ver en dos ocasiones y me aburrió. No digo que sea mala simplemente que no la pude terminar. O si? No me acuerdo. De todas maneras toca un buen tema y prefiero morir en el intento de ver este tipo de cine y no rápido y furioso 7.


Kurco vein dijo...

Mi candidato para la copa es Colombia.

elCofre dijo...

Muy atinada la reflexión de Pacheco, yo pensé que con la foto se iba a hacer la paz en el fóbal, que las hinchadas iban a volver a compartir tribuna, que iban a declarar paz en medio oriente...
Me parece que no aportó nada ese comentario, que le restó importancia al gesto, como desligándose de responsabilidades como jugador, siendo que ellos son el espejo en que la hinchada se mira y siempre va a haber más lío en la tribuna cuanto más lío haya en la cancha.

Por otra parte, gran columna, como siempre

Unknown dijo...

¿Pero esa, ... no es Melanie Griffith?

Alvaro Fagalde dijo...

Ya la voy a ver, está en la lista de espera.

Interesantes reflexiones sobre la Copa America, Pacheco Areco y Boyhood, no tanto sobre la columna.

LaSordaDeMierda dijo...

Está bien armada la delantera de la Patricitar eh

Buena columna Faga, como nos tenes acostumbrados

Ce dijo...

Creo que lo menos que se le podia pedir a los jugadores era una foto en conjunto. Sobre todo considerando que en otras oportunidades se les pidio que no se agarren a los tortazos entre ellos y parece que no entendieron. Bien que cuando a Pacheco lo llamaron para el aviso de Grupo Gamma fue sin chistar. Tambien le podrian haber pedido cosas peores, como que corra durante el partido.

Carles dijo...

Esa referencia al hijo de un presidente no fue Por La Positiva, fue más bien en un tono cambiemos todo. Me cuesta recuperarme del impacto que me generó la primera imagen.

Facundo dijo...

En la primera foto está como para servir una ensalada de frutas ahí adentro