domingo, 15 de febrero de 2015

Zapatos




Y bueno, estás ahí, escuchando el ventilador que de vez en cuando te manda aire. Por cierto, si tenés ventilador, te has dado cuenta lo resistentes que son?. O a lo mejor es que el mío me salió bueno, no sé. Y estás ahí, fumando como sentenciado mas por ansiedad que por placer.
Los objetos te miran y alguno con forma de animalito parece mirarte de verdad. Tengo varios, así que ni te cuento todos los ojos que me miran!.
La puerta se abre lo justo y necesario.
Los libros en los estantes y vos con ganas de tener ganas de leer pero no lees. Qué raro no? “tener ganas de tener ganas”. Crimen y Castigo, 1Q84, En el camino, El día que Nietzsche lloró, terminar La conjura de los necios, la edición especial de Rayuela, entre otros. Todos ahí en lista de espera hasta nuevo aviso. Y lo peor sabés qué es?. Que seguís comprando para cuando tengas ganas de leer, ja!. Supongo que dentro de tanto mal síntoma ese es uno de los buenos, hojitas de esperanza. Ojo, también tengo mis días buenos, pero no son muchos. Es tan curiosa la situación que a veces a pesar de que querés hacer algo lindo, que te gusta, que te genera buenas expectativas, en fin...que la vas a pasar bien, intentás evitarlo si podés. Parece raro, lo sé, pero así funciona esto. Los mecanismos cerebrales son tan extraños que, te invitan a algo, querés ir, no vas porque no estás de ánimo y encima te quedas con culpa por parecer un desagradecido y también por no ir aún queriendo ir.
La ropa que se amontona y la que predomina es la que te queda chica, porque el reposo te hace engordar, porque tampoco vamos a andar jodiendo por hipoglicemias, entonces comer hay que comer.
Que no se haga de día aún que no tengo sueño y si me levanto temprano no tengo nada para hacer ni ganas de hacer algo en su defecto. Bueno, como decía antes, como tener ganas tenés, pero no podés.
Las pastillas de la noche se toman a última hora y ojalá me acuerde de la que tengo que tomar cuando me despierte. No lo voy a negar, a veces me olvido.
En general la música es un escape para las horas tediosas. Como es sólo escuchar...no es como el libro que te tenés que poner un poco en marcha, es más fácil. La escala de dificultad sería mas o menos así: ejercicio, libro, película, música y dormir. Pero dormir todo el tiempo tampoco arregla nada. Y el ejercicio por el momento está tan lejos cómo hacerme socio del Barcelona. Nunca me banqué a Messi. Además el Toto dice que tiene cara de bueno pero que es un plaga bárbaro. Tampoco dijo que bebiera. Sólo que prácticamente era un sorete. Yo que sé.
Volviendo a lo nuestro, también pensás mucho, pero mucho mucho eh. A veces bien, otras mal y otras al pedo, pero como cada uno es como es, suele volverse inevitable hacerlo.
Y en un momento te dormís.
Algunos días no te acordás de los últimos momentos antes de dormirte. Te despertás y decís “estaba escuchando música antes de dormirme, por qué están los auriculares allá en el mueble?” o “cómo terminó la computadora donde la pongo siempre si lo último que me acuerdo es que estaba mirando tal cosa?” o una que a veces también pasa es directamente ver la computadora cual carpa en el piso. Las Toshibas son buenas, no me arrepiento del gasto que para mi economía no fue poca cosa.
El trabajo es otro escape pero en ocasiones tan estresante, que querés que llegue la hora de salir pero y aunque suene incoherente, tampoco querés que termine.

Porque cuando te vas sólo te espera el ventilador, que de vez en cuando, te manda aire.

5 comentarios:

Mauro M. dijo...

Salga a caminar un poco querido!

Ahí podes combinar música, ejercicio, recreación y seguis pensando en lo que quieras.

Fabián Iturrioz Boerr dijo...

El de Mauro, me parece un muy buen consejo! Con respecto a las ganas de hacer y carecer de la voluntad, es un tema, se que es difícil para quien lo padece, pero sigo sin poder entender como funciona. Es una batalla que voy perdiendo! La de entender a la persona.

Ricardo dijo...

Muy bueno. También podes invitar a alguien y compartir libros, música, hasta el aire del ventilador.

Kurco vein dijo...

Gracias a tod@s por tomarse el tiempo de leer y comentar.

Es como dicen los tres, la cosa es hacerlo y ahí está el problema.

LaSordaDeMierda dijo...

Vamo arriba Kurco, un poco de voluntá!