jueves, 20 de noviembre de 2014

Debatonto 13 Edicion de Emergencia


Nótese que entre los que participan de la instantánea se encuentra el denunciante de la semana pasada obstaculizando el paso a los ocasionales transeúntes, que debieron bajar a la calle para proseguir su camino. 

No diga trece adelante de un payador decía mi abuelo, trae mala suerte, y así estamos, con problemas técnicos y agendisticos de todo tipo, pero sacando la columna, a lo macho.



http://www.futbol.com.uy/auc.aspx?253060,1083,0,,0

Habrán visto, y si no, espero que el link los ayude, el vídeo del jugador de un equipo colombiano que ganando 3 a 2, en los últimos segundos de los cuatro  de descuento y frente al área rival, paró un cambiou de frente con el pecho, subiendo el útil sobre su cuello.

A mi, si me preguntan, digo que es una actitud deleznable, que humilla al rival y que, seguramente, ese player es terrible gonca, que con el partido 0 a 0 y del otro lado de la cancha no lo hace.

Por otra parte, es inevitable asociar esa jugada a algunos lujos que vemos en las canchas y que son, irremediablemente, castigados por los rivales.
Me refiero, amigos, a algún "sombrero" o "cañito" que se podían ver y que sobre todo, en el río de la plata, han sido perseguidos hasta su casi extinción .

 Incluso entendiendo que un "chueco" Perdonó levante en la pata a un "ñato" Parodi, en ocasión de comerse un par de los segundos en un clásico, de caliente nomas, me parece patético lo del defensor que increpa al delantero por haber "sufrido" una de estas jugadas, cuando además, el delantero lo utiliza como recurso absolutamente válido para sacar ventaja en el juego.

Yo si tuviera la autoridad, así como José Batlle se comió una buena tarjeta, no recuerdo que color, hago que, tanto al que sobra, como al que increpa, le muestren también la cartulina, al grito de " esto es para usted señor" por mediocre.

Pero, todos sabemos que hay distintos pareceres, si por ejemplo, fuera por Reyes, volverían los milicos, y si fuera por usted, que haría en las situaciones de marras eh?

Nota: agradecemos una vez más la colaboración de un coblogger que, desinteresadamente nos arrimó el tema. Si a usted le sucede lo mismo, no se quede con las ganas, nosotros salvaguardaremos su identidad, aunque seguramente propondremos el tema torpemente, como de costumbre.

 Espacio Dobleveero

A falta de las imágenes de nuestro amado Adolfo, propuesta escrita:

Almuerzos de ADM, si o no?

No me diga que no ha sido una columna con pundonor!!

23 comentarios:

Unknown dijo...

Al que te sobra lo único que podes hacer para combatirlo es ganarle.
No a la violencia.
Almuerzos de ADM no.
A menos que me inviten

Sinca Bellos dijo...

Muerto de hambre!!!

Sinca Bellos dijo...

Con todo respeto

Unknown dijo...

Si vos te tuvieses que cocinar, estarías en la misma.
Eso si, tapones en los oídos fundamental.

Unknown dijo...

Diríamos que responderíamos a la angurria que es el tono general de los discursos, con una angurria digestiva.

Mauro M. dijo...

Almuerzos ADM no.

Bah, ADM no.

Mauro M. dijo...

Gran jugador el chueco "Perdono".

Y el chueco Perdomo ni te digo, un 5 de la san concha...

Sinca Bellos dijo...

Es una edición de emergencia sorete. La escribí en una pantalla de 0.2 pulgadas.

Unknown dijo...

Justamente una de mis mas grandes alegrías futbolisticas esta ligada a una "sobrada" y una respuesta como la que postulo.
1966, Santiago de Chile Peñarol pierde 2 a 0 con River.
Escuchando por radio a Carlos Solé.
Primeros minutos del segundo tiempo.
La pelota le llega al golero de River, Carrizo creo que era, que la para con el pecho y hace jueguito antes de devolverla al juego.
Los jugadores de Peñarol no dijeron ni pío que yo sepa, por lo menos Solé no lo trasmitió.
Pero empezaron a meter como caballos, empataron en 2 en el tiempo reglamentario y ganaron 4 a 2 en el alargue.
Don Carlos concluyó la trasmisión diciendo: "Ha ganado Peñarol y ha ganado si me permiten la expresión que no es muy académica, a lo macho" lo cual para Solé era todo un exabrupto.
La única vez que festejé algo en 18.

Enanobufon dijo...

Sobrada, sobrada... La que le hizo oneill el isabelino ofrendandole la camiseta de nacional a la hinchada de cerro... Y eso no me lo contaron... Lo vi con mi abuelo... A fabian no lo lincharon de asco......

Enanobufon dijo...

No ADM y no ARU... Ahora estos ultimos ni son capaces de hacer un asadito che!!!!

Unknown dijo...

Así es dilecto enano, los de la ARU son de los que no comen para no tener que cagar. Garrapatas mismo.

Maximiliano Melo dijo...

Permiso...

Si al sobrador, el sobrado lo levanta en la pata, si el juez tiene códigos; es un "siga, siga"

De macho es lo del Tuna Fornaroli y la pisada de rodilla frente a Ronald Paolo. Iban 0 a 0 en un Clásico de Verano.

Ahora, si de Sobradas se trata, e involucrando al Mago isabelino; los 2 caños a Rotundo: Sobrada o Recurso??

Dollo dijo...

Adm? No, gracias.

Sobrada, si claro, es totalmente valida, así como también la "caricia" posterior del defensor.

Un caño, un taco, si es para pasar a un rival, o dar un pase está bien, ahora, si es solo para cancherear, para mi el reglamento, debería permitir una patadita de respuesta.

Andrés Reyes dijo...

La de Perdomo fue una cobarde agresión sin pelota. El árbitro lo echó aunque para mí que no lo vio.

Yo estaba con mi padre en la Colombes, que se puso a gritar "Perdomo le pegó al pibe, Perdomo le pegó al pibe". Pero nunca se vio la toma pues la Cámara Testigo no la tomó.

Andrés Reyes dijo...

Por lo demás, si tirás un caño, o un taco, o aún si te ponés la pelota en la nuca, para mí estás dentro del juego, y nadie puede penarte. Diferente si hacés gestos. Creo que el verdadero guapo te tira un caño y la va a buscar como si nada, sin una mueca. Y si vas perdiendo y te meten un caño, para mí no podés ir a pedirle explicaciones. Los caminos son dos: o te la bancás como un duque, o lo partís.

Recuerdo ante Senegal, terminaba el primer tiempo, y un morocho se puso a hacer jueguito. Se le tiraron todos arriba, pues perdíamos 3 a 0. Todos sabemos lo que pasó en la segunda parte.

Mauro M. dijo...

Unky: tu historia es la que generó el mote de "gallinas" a los simpatizantes de River Plate.

Lo que en aquel momento era algo vergonzoso (como el "bostero" para los hinchas de Boca) tiempo después se dio vuelta y los tipos en lugar de decir que son de River o Boca, "millonarios" o "xeneizes", dicen "gallinas" y "bosteros" con orgullo.

Argentina inteligencia.

Mauro M. dijo...

Vot si al lujo como recurso, vot no al lujo como pizarreada.

Si viste en tu vida 5 minutos de futbol diferencias enseguida una de otra.

Sinca Bellos dijo...

Participación récord en un debatonto, me quebré

Facundo Ibargoyen dijo...

Cuando vivía en Salto, trabajando de repartidor de un supermercado, tuve el placer de llevarle el pedido a la popular "Liebre" Perdomo, madre del Chueco. Muy pintoresco personaje. Veterana, sesentona en ese entonces, igual al chueco hoy en día pero con caravanas. 95 kgs de barrio sobre un par de chancletas gastadas y pollera descolorida. Voz cascada y carcajada socarrona. A mis 17 añitos me miraba cual trozo de carne tierna. Digna madre para el elegante Nro. 5 carbonero.

Alvaro Fagalde dijo...

Como será la madre de un Onil, me pongo a pensar.

Por no hablar de la del Chango P. Saldanha...

alf dijo...

No estoy de acuerdo con esa frase de "hizo el caño porque le servía". Si alguien quiere hacer un taco, un caño o lo que se le cante, está en todo su derecho, aunque sea sólo para hacer pinta. Es la gracia del fútbol, divertirse. Lo que está mal es creerse con derecho a ir y pegarle una patada al otro, ya sea porque te tiró un caño o porque corre mucho. Y las patadas son cobardes, sean de frente o de costado.

El_Pordiosero dijo...

Hay otra muy linda también de un brasilero que la levanta y la llevada dominada de cabeza, con su equipo ganando. Hasta que viene el back del equipo contrario y lo parte pero bien partido.

No se, si la gente entiende cual es su rol de espectador, y no trata de ingresar a linchar al pizarrero, o no se calienta ante un gesto, técnico o gestual como agarrarse las bolainas; me parece perfecto qhe se le haga pelo y barba ahí mismo por parte de un adversario.