jueves, 16 de octubre de 2014

Mi experiencia en ASSE


Meses atrás caí en la cuenta de que al abandonar la medicina privada, y debido a algunos temas administrativos mal manejados, ya no podría destinar mis aportes de FONASA a alguna mutualista, sino que debería atenderme lisa y llanamente en Salud Pública.

En un comienzo las reacciones fueron variadas. Apareció el miedo que proviene de todo lo relacionado con el Estado, pero también apareció una pequeña ilusión, producto de las palabras de varios integrantes del gobierno, quienes una y otra vez no vacilaban al destacar las maravillas de la atención gratuita y especializada.

Pues bien, una gripe rebelde fue el disparador de esta columna. Allá por el 18 de setiembre decidí comenzar mi primera experiencia en ASSE, abandonar los prejuicios, y meterme de lleno en disfrutar el momento. Tomé el teléfono y no dudé en llamar al 0800 que aparecía en la web para reservar día y hora en Medicina General.



Bárbaro. Pero no me reservaron. Amablemente me explicaron que al ser mi primera consulta, no podía reservar telefónicamente, y debía dirigirme al policlínico correspondiente para conseguir dicha hora. Notable, me abrigué hasta el pelo, y arranqué con mis mocos verdes hasta la Ciudad Vieja a conseguir esa cita.

Entrar al Centro Hospitalario fue lo más parecido a entrar a una Facultad de la UdelaR. Carteleras que dicen veinte veces lo mismo, mensajes sindicales, hojas anotadas, y tachadas, y anotadas nuevamente explicando horarios, días, y cosas que nunca me esperaba tener que comprender. Pero igual, mientras hacía una cola que encontré por ahí, me las leí todas.

Un brasileño inocente hacía cola detrás mío, atraído quizás por los lujos de la salud pública uruguaya. Jugué con el celular un rato, saqué un libro, hasta que al fin me llegó el momento. ¡Iba a reservar mi hora!

Un veterano canchero me atendió tras la ventanilla, hizo gala de todas sus cualidades, y finalmente me preguntó qué quería. "Medicina General" fueron mis primeras palabras en el nosocomio, y de inmediato se puso a buscar entre sus carpetas. Me preguntó horario, y le pedí lo que venga. Siguió buscando entre papeles, vaya uno a saber qué. Hasta que por fin me dice que tengo hora para el 25...

Mi desilusión se hizo patente. Había aguantado unos días la gripe para ver si se curaba, y cuando por fin me decido a consultar un médico, ¿tenía que esperar una semana? Idénticas palabras expresé al funcionario. ¿Para la semana que viene? ¿No hay nada antes?

La gente que esperaba tras de mí, sumado a todos los funcionarios tras ventanillas, deben haber hecho chilenas en el aire. Todavía debe haber quedado el recuerdo del boludito que venía de la medicina privada, pidió hora para medicina general, y pensaba que podía conseguirla en una semana.

-No - me dice entre risas -. Tenés hora para el 26 de octubre, dentro de un mes y algo pero dejame ver si hay algo antes...

Las palabras huelgan para describir este momento embarazoso. Cuestión que revisó un par de carpetas más, y me dio hora para el 15 de octubre, es decir casi un mes después de mi reserva. Me retiré en silencio.

Y ayer me llegó el día. Claro está que no pretendía atenderme la gripe, la cual había curado con antibióticos conseguidos de una manera poco ortodoxa hacía ya un mes. Pero ya que estaba, iba a dar un paseito por el policlínico, saludar a mi amigo el veterano canchero, y preguntarle a la doctora qué tal todo.

Por las dudas llevé el recorte de papel que me habían dado con la hora, e hice bien. Un policía me informó que debía esperar en la puerta de enfermería, y allí divisé varios carteles que instaban al público a esperar sentados que su orden fuera retirada. Perfecto, pero nosotros hicimos la cola, por las dudas.

11.45 era la hora de mi consulta, y unos minutos más tarde me llaman de la enfermería, en donde, con la puerta abierta, tres personas me conversaron, me midieron, pesaron, y tomaron la presión. Pronto quedé para ir a la cita con la doc.

Mientras esperaba, nuevamente leía un libro para pasar el rato, pero las sorpresas no dejaban de sucederse y llamar mi atención. Cada paciente que iba saliendo de la consulta, gritaba a viva voz el nombre del próximo, para que se acercara al consultorio. Llegado mi turno, no se atrevieron a decir mi apellido, y me llamaron únicamente por el nombre, claro está.

Una vez adentro, a eso de las 12.45, no hubo mayor intercambio con la médica. Garroneé un par de pases para algún especialista, y charlamos un poco sobre cómo proceder en caso de una futura necesidad de antibióticos. Nada muy revelador, siendo que la táctica consiste en aguardar unas 8 horas en la puerta de alguna emergencia.

Cuando terminó mi consulta, es decir unos 5 minutos más tarde, y luego de llamar con voz de locutor a la señora que seguía a mi turno, me dirigí a las ventanillas donde estaba el veterano de mi primera vez. Enorme fue mi decepción al ver que todas las ventanillas estaban cerradas, y que de nada me iban a servir los pases para especialistas. ¿El motivo? Los funcionarios estaban en reunión. Curioso, según algún médico que andaba por allí, siendo que la "reunión" había terminado hacía una media hora.

¿Que qué tiene que ver este relato con la positiva? No lo sé, cada cual puede darle el significado que quiera. ¡Estamos para sumar! Más se perdió en la guerra, o el jueves pasado.


40 comentarios:

Mario Netas dijo...

Con todo respeto, creo que la gente cuando quiere atenderse rapidamente por un problema de salud va a una emergencia, capaz te comes alguna horita esperando pero te atienden el mismo día seguro.. No se es una opinión

alf dijo...

Uno va aprendiendo

Juan Carlos Lector Lecuder dijo...

Correctísimo querido Alf. Es más, desafortunadamente, las peripecias y vicisitudes por las que tuviste que atravesar para hacer uso, nada más y nada menos, de un derecho inherente e inalienable a todos quienes pagamos nuestros impuestos, también ocurre en la salud privada.

En mi caso, hace más de 30 años que soy socio de la Asociación Española y te puedo asegurar que en veinti tantos años nunca había sufrido los desplantes, los maltratos y demás que sufro hoy en día de la mano de estos gobiernos autoritarios y populistas.

Ni hablar de conseguir número a la brevedad o especialista: reumatólogo, proctólogo, oftalmólogo, y así podría seguir. Ni que hablar de la atención, si así se lo puede llamar, de los enfermeros.

Y bueno. Así estamos con este MA-RA-VI-LLO-SO Sistema Nacional Integrado de Salud.

Y las focas fraudeamplistas que lo siguen aplaudiendo.

Santiago dijo...

Mira que también hay "focas" que aplauden cuando algún candidatillo les dicen en algún discurso que van a sacar el IRPF a las jubilaciones.
Dudo que muchas de las "focas" que aplauden sepan que los jubilados y los pensionistas tienen además del mínimo no imponible, un deducible de gastos por atención médica, lo cual equivale a 12 Bases de Prestación y Contribuciones anuales. Por lo que ni siquiera se verían afectados.
¿Que qué tiene que ver esto con el relato? No lo sé, cada cual puede darle el significado que quiera. ¡Estamos para sumar! Más se perdió en la guerra.

Santiago dijo...

La BPC está en $2.819.
12 BPC = $33.828.

Diego Floyd dijo...

La gente abusa también. Pide especialista por cualquier cosa. Si metes 5 o 6 consultas al proctólogo por mes medio que te miran tipo vos no venís a cazar osos hermano.

Mario Netas dijo...

Y si Juan Carlos esto con el Goyo no pasaba!

ilich nin dijo...

Cualquier persona que utiliza el término fraudeamplista y que va al proctólogo asiduamente en mi opinión personal es lo que el filósofo emepepista Hernandez definió como "oligarca puto"

Mauro M. dijo...

Mucho personaje en la vuelta.

En cualquier momento caen a comentar Rosario, Juan Pedro y Amodio...

Mauro M. dijo...

Respecto al sistema integrado de salud, creo que tiene cosas para mejorar y otras que son buenísimas.

Yo me quedo con lo bueno, la posibilidad de que mucha gente tenga cobertura y que en un tiempo las mejoras en ASSE se van a ir viendo.

Andrés Reyes dijo...

Muy bueno el relato de Alf, como todo lo que escribe.

Una pena no contar con esa misma experiencia hace diez años. Como para poder comparar.

Alf, no dijiste cuánto te salieron las órdenes y los tiques.

Andrés Reyes dijo...

¿Banner nuevo? ¿Vot sí o vot no?

¿Tipografía del banner nuevo? ¿Vot sí o vot no?

¿Pelé? ¿Murió o no murió?

Sinca Bellos dijo...

Duguijauser va a ser el presentador del Oscar 2015. Felicitaciones querido!!!!

Mauro M. dijo...

Si.
Si.
Si.

zorro d colonia dijo...

qué putismo!

Juan Carlos Lector Lecuder dijo...

Tickets y medicamentos que ya nos cobran con impuestos exuberantes.
Impuestos por otra parte que son destinados a seguir manteniendo pichis.

Carles dijo...

Al banner nuevo no lo comprendo. Desde lo estético me pareció de lo más amigable.

Am I Evil? dijo...

El banner? Lamentable, paupérrimo, deplorable, penoso, nefasto, infame, funesto, pésimo, abominable. Dicho todo con el mayor de los respetos.

Carles dijo...

Ta Evil, pero no queda claro, te gustó o no?

ilich nin dijo...

me parece que Ce se olvidó de decirle no a las drogas un rato antes de hacer el banner.

ilich nin dijo...

http://www.uypress.net/uc_55376_1.html

Bueno se ve que Valenti después de la pelea con Ramela quedó sensible y entró a TPLMP un ratito

Am I Evil? dijo...

La denominación "portal" le sube el estatus al blog?

Detaquito dijo...

Hermosa experiencia, querido Alf.

Mauro M. dijo...

Tampoco me gusta el banner.

Ce puede y debe rendir mas (dice la esposa con cara de "ultimamente me esta dejando en banda..."

Alvaro Fagalde dijo...

Si, claro.

La atención de los enfermeros en la Española (UNA MUTUALISTA PRIVADA, P-R-I-V-A-D-A) se vino abajo porque el Frente está en el gobierno.

El ebola tambien es culpa del FA, con ese criterio.

Alvaro Fagalde dijo...

Si, claro.

La atención de los enfermeros en la Española (UNA MUTUALISTA PRIVADA, P-R-I-V-A-D-A) se vino abajo porque el Frente está en el gobierno.

El ebola tambien es culpa del FA, con ese criterio.

Alvaro Fagalde dijo...

¿Cómo se llama al animal que llueve y le echa la culpa al FA?

Alvaro Fagalde dijo...

Por no hablar que no hay consultas de proctologos...

Unknown dijo...

Y que quees con un Lecuder!
"Mis impuestos" seguro que es un evasor de padre y señor mio.
No será que se murió Magurnno, No? Que macana!
Histéricos como este fueron los que llevaron al Partido Popular al gobierno de España. Así quedaron hasta el ébola se agarraron.

nanodelchuy dijo...

Hay algo que no me quedó claro, al tipo lo tratan como el orto (según él), en La Española -recinto de Magurno- y él dice "te puedo asegurar que en veinti tantos años nunca había sufrido los desplantes, los maltratos y demás que sufro hoy en día de la mano de estos gobiernos autoritarios y populistas."
O sea, lo tratan mal ahora por orden del Gobierno?

nanodelchuy dijo...

"Impuestos exuberantes"
Se ve que ganás muy bien, Juanca, porque en los gobiernos anteriores, yo aportaba más.
Es cierto, no mantenían pichis, se la quedaban los cajetillas

Alvaro Fagalde dijo...

La atención de los enfermeros no se vino abajo, quiero aclarar.

Unknown dijo...

Yendo al articulo:..
Que edad tiene Alf que no sabe que por una gripe hay que ir a la urgencia?
Desde el Británico hasta ASSE, pasando por cualquier mutualista.
Lo que me indica que no tiene los caramelos en orden....
La medicina general se usa, y siempre se usó en las mutualistas para que pagues un médico al pedo, porque no te va a servir para un joraca. Solo te va a dar pases...

Rosario Castrellanos dijo...

En esta estoy 100 por ciento de acuerdo con el facho recalcitrante de Juan Carlos Lector Lecueder.

Ce dijo...

Yo sólo quiero decir una cosa: el padre de Bordaberry se murió cuando estaba internado en el Hospital Británico.

Ce dijo...

Aparte otra cosa: yo no hice el banner.
A mi que me revisen.

Kurco vein dijo...

Ante un tema complejo y dado que escribí y borré unas diez veces diré que atiendasé donde quiera, me quedo con lo que dijo Mauro de que al menos mas personas tienen cobertura. Cosas buenas y malas existen en lo privado como en lo público tanto para el usuario como para el personal.

Ramiro Roselli dijo...

Al Sr. JCLL, tenga en cuenta que si no le sirve la atención en AEPSM, cada febrero puede cambiar hasta encontrar una que satisfaga sus necesidades.

La mala gestión de una empresa privada sin fines de lucro (eso es una mutualista), ¿es consecuencia del gobierno?
Realmente parece un argumento cómico.

Que los administradores traten de ser eso, administradores.
El problema del SNIS es nominativo: somos un país y una nación carentes de pensamiento sistémico, las chacras de tierra de antaño pasaron a ser las chacras de cemento de hoy día.

Las empresas son empresas, pero no organizaciones, cada uno de nosotros buscamos arreglar "la nuestra" y el de al lado nos importa poco.
¿Eso también es responsabilidad del gobierno de turno?

Así es fácil esto de ser ciudadano.

faraón dijo...

¿Los empresarios de la salud que se quejaban del Fonasa dónde están?
Se la están llevando a paladas y de callado. Universalizamos la atención y estamos un poco mejor.
Seguimos teniendo problemas y cada cual la cuenta, según como le fue en la feria.
El FNR es lo mejor que tenemos.Seas Lecueder o estés en situación de calle, te meten en un IMAE y te operan del corazón con el mismo cirujano, en la misma cama, te pegan el mismo baño y te dan la misma comida.
Por decir algo pelotudo tenemos "corazón socialista".
Me operaron y quedé 0 km...del corazón. Por una cuestión mecánica no dormía del dolor en los hombros.
Esto ya no es problema del IMAE, fuiste por el corazón y quedó impecable. Por los hombros tenés que ir a la mutualista.Como conozco el sistema desde sus entrañas -tenés que sacar hora para fisiatra (mínimo un mes),que te va a mandar estudios (mínimo 10-15 días), con el resultado te manda el tratamiento (todo tomado hasta dentro de 20 días), milagros no hacemos esto es un proceso, capaz que después de 10 sesiones me duele menos.
Se me fueron 3 agónicos meses y yo sin dormir.
La solución:consultorio particular, con recomendación y precio especial y en un mes dormía como un duque.
¿Alguien podrá encontrar solución a un problema tan común como éste? MANDRAKE.

faraón dijo...

No se me fueron, se me iban a ir 3 meses sin dormir.
42 años en la salud, amistades y poder pagar, me posibilitaron la solución en el menor tiempo posible.