miércoles, 29 de octubre de 2014

Aportes a la caja





Como los zapatos de plataforma y los pantalones de tiro alto, todo vuelve. La moda de los juegos de caja, también. ¿Quién no se ha pasado las noches en vela con familiares o amigos jugando al Banquero (Monopoly ) o al políticamente incorrecto pero no por eso menos entretenido Juego de la Guerra (WAR)?

Y ni que hablar de las trivias, que sacan lo peor del bicho humano, en su afán de sabérselas todas y restregárselo en la cara al prójimo. Quizás hemos visto romper más de cuatro parejas a causa de una opción mal jugada en el “situación límite” ¿Así que soy cariñoso eh? ¡Yo pensé que era apasionado! Y te los tenías que bancar entrompados todo el resto de la velada, en el mejor de los casos.

Los más veteranos seguramente probamos por primera vez las mieles de la timba jugando a la lotería por plata (o por porotos de manteca), en la casa de alguna vecina inescrupulosa o nuestra propia familia, que no siempre constituye el mejor ejemplo, pero bueno, como dice el refrán: la familia uno no la elije y a los vecinos, tampoco.

Por eso la consigna de nuestra columna de hoy es: ¿Juegos de caja sí o juegos de caja no? ¿A qué edad y con qué juegos les parece que está bueno arrancar?


Introducción al derecho

Una cosa que está buenísima de los jugos de caja es que sirve para que la botijada vaya entendiendo, de forma lúdica y recreativa, que la vida no es un viva la pepa (no la chancha, la otra, bue, en fin). Incluso para divertirnos, necesitamos ajustarnos a algunos parámetros, y ceñirnos a ellos puede resultar interesante.

También vale inventar algunas reglas o bajarle el cambio a las existentes, para que la botijada no se frustre. Esto también es un lindo ejercicio de negociación y convivencia. Le entregás un poco de poder a la criatura y queda más contento que votante de Pablo Mieres.

De paso es una linda excusa para desenchufarse de las pantallitas y recuperar esa cuestión tribal de mirarse las caras. En este sentido otro juego que funciona bastante bien son las cartas temáticas. Hay de todas las calidades, pero si buscamos bien y conseguimos unas lindas, vienen con opciones de jugar a distinto nivel: desde juegos de memoria hasta otros más complejos como crear colecciones.

Ganamos todos

Es importante tener algunos recaudos cuando el grupo de participantes está compuesto de forma mixta por adultos y botijas.

No te digo dejarlos ganar siempre, pero sí resistir la tentación de babosear, ceder algún turno cuando vemos que la cosa viene mal para las nuevas generaciones, ofrecerles para “formar un equipo” y compartir la ficha, dejándolo hacer alguna cosa simple, como tirar los dados o moverse entre casilleros. De paso aprenden a sumar cifras pequeñas (dos dados del 1 al 5) y contar los lugares mientras avanzan.

Hay que tener paciencia y tomárselo con calma. Es muy común que no terminen una partida, que dejen abandonado el tablero y pasen a otra cosa. Esto es normal y debemos resistir nuestra obsesión adulta por culminarlo todo. 

También hay juegos que son más bien de motricidad y equilibrio como el Jenga o el Mikado, lo cual también es muy positivo para la botijada que está entrenando el pulso.

Bloques de memoria

Los juegos, como los aromas y los sabores, son grandes constructores de memoria. Además del juego libre, estos tipos de juegos colectivos, ajustados a normas y por ello también claramente identificables y transmisibles, tienen un poder de huella psíquica enorme.

Quién no recuerda “aquella partida”, la picardía de la trampa, la mentira del truco, el As bajo la manga. Que levante la mano el que nunca jugó a la Conga  con una tía veterana o al Culo Sucio o “el sucio”, un juego que hace las delicias de los botijas ya desde su contraventora denominación.

Está todo más que bien con el Xbox, el Nintendo Wii, la Play Station III, sus ancestros y su descendencia, pero el objeto tangible, el ruido de los dados rodando sobre una mesa, mantienen intacto su encanto inmutable. 

Y así como ni el VHS,  ni el DVD, ni el cable, ni Netflix, ni Internet, lograron cerrar las salas de cine, allí dormirán los juegos de caja en el atalaya del ropero, esperando que alguien le abra la entraña para desempolvar el tablero.




24 comentarios:

Am I Evil? dijo...

Mencantó la colurna, Maca.

Antes que nada obvio que:

VOT SI - juegos de mesa

Yo con los botijas juego al War II (desde que lo conocieron es el que más me piden). Después jugamos al Pictography (que es el Pictionary de borregos) y también al propio Pictionary pero sin las difíciles.
Al Camaleón (también uno de los más solicitados), al Yentakko que es similar al Jenga.
Al chico le estoy enseñando a jugar al ajedréz y al Sorry.

Am I Evil? dijo...

*Al Sorry ya jugaos. No le estoy enseñando.

También jugábamos al cara a cara pero ya aburrió.

Y armamos puzzles.

ah! Y el último juego que introducimos es la Generala (gran juego, gran).

No los dejo ganar pero siempre que consiguen algún logro o éxito los incentivo y lo celebro.
Las trampas no corren.

zorro d colonia dijo...

preciosas tardes con esos juegos.El mejor sin dudas,en mi época, era el Tin-Gol,una especie de futbolito con jugadores de carton y arcos de rasty o mil ladrillos.
VOT SI

Macarena dijo...

¡Pero qué nivel!

Yo no tengo tal grado de experiencia ni por asomo. Tomo nota de las recomendaciones.

Hay una carrera que se llama ludologia o algo así. Debe ser bien interesante, aunque complejo para conseguir laburo...

Andrés Reyes dijo...

Juegos de caja sí.

Andrés Reyes dijo...

En Reyesland el que mejor ha funcionado es el Clue. Al Scrabble no se puede porque Mariana es implacable, es el Peñárol del Scrabble, pero con un poco menos de trampa.

elguillote dijo...

si a los juegos de caja.
con mis hijas de 2 y 4 años, le damos bastante a los puzzles. ta bueno porque vienen para distintas edades, cantidad de fichas, tamaños de las mismas y lo más novedoso unos que se pueden armar de los dos lados y son circulares

elguillote dijo...

valen los otros...
bolita
pallanita (campeón interbarrial en tarariras)
carolina
fulbolito

elguillote dijo...

a partir de los siete y hasta los diez, se recomienda el mikado.
tal vez sea una buena estrategia para meter en los programas de la educación y así disminuir la delincuencia juvenil, la desvinculación educativa y el fracaso escolar. si lo logramos el crédito es suyo Maca.

Kurco vein dijo...

Recién veo la columna. Comento cuando vuelva. Siempre me pasa lo mismo.

Sinca Bellos dijo...

Campeón interbarrial de tarariras???
Es una columna para niños, degenerado!!!!

Sinca Bellos dijo...

Vot si juegos de caja. Hasta el Ludo vale

Sinca Bellos dijo...

De acuerdo con Maca con lo que agregan las reglas.

Unknown dijo...

Jugando al parchis en la calle Piedras...
Que épocas!
Lo tienen al parchis? No me estoy refiriendo a los guachos del grupo musical.
En uruguayo es: "el ludo".
O a la lotería de cartones, la lotería a secas en aquella época.
Todo organizado por gallegas viejas mientras comíamos torrejas.
Y me salió en verso.
Saludos del viejo Pancho (José Alonso y Trelles)

Macarena dijo...

¡Torrejas! ¡Qué rico!

Am I Evil? dijo...

Cómo es la Carolina, elguillote?
Está buena?

Para jugar en la calle lo más grande es el cordoncito.

Lamentablemente donde vivo ahora no hay cordones cha que lo tiró!

Diego Floyd dijo...

"No te digo dejarlos ganar siempre, pero sí resistir la tentación de babosear"... habráse visto... ganarles al ajedrez y babosearles cada comida de peón hasta las lágrimas, que el dolor y la frustración la aprendan en casa y no de manos de un extraño... esta sí que no te la llevo...

Unknown dijo...

Orgulloso de mis compatriotas gallegos:

Detenido tras arrancar un árbol y amenazar a los clientes de un bar.
Agentes de la Policía Local detuvieron a un vecino de la ciudad de 50 años que arrancó un árbol de la vía pública y amenazó con él a los clientes y al empleado de una cafetería.
Como informó la Policía Local, los hechos ocurrieron a las 3,00 horas de ayer, cuando recibieron un aviso para que se desplazasen hasta una cafetería en la avenida de Castrelos, donde había una persona "muy agresiva" amenazando a los clientes.
Una dotación acudió al lugar, donde un empleado del establecimiento informó de que momentos antes un hombre allí presente había arrancado un árbol en la vía pública y, había amenazado a los clientes que se encontraban en el local y el propio trabajador había tenido que esconderse en la cocina para evitar ser agredido y poder llamar a la Policía.
Ante ello, los agentes procedieron a identificar y detener al presunto autor de estos hechos, C.P.F., vecino de Vigo de 50 años, que continuaba en un estado muy violento.

Brutos si, ecologistas nunca.

Unknown dijo...

Bien lo tuyo Evil, basta de criar maricones.

Diego Floyd dijo...

Me se hizo un nudo en el garguero...
https://www.youtube.com/watch?v=0LAPqm5EfQg

Kurco vein dijo...

Muy linda la columna. El trivial está bueno porque, como decían, se le puede agregar nuevas reglas para hacerlo más entretenido. Pero el mejor es de adultos y se llama truco. Me críe en una casa donde siempre se jugó a la conga junto a padres,herman@s y tí@s y el que no tuviera plata que se la bancara mirando. No se si es bueno o malo pero siempre fue así. Un concuñado que tuve me (nos) enseñó a jugar a la Brisca (La brisca?) pero me olvidé de cómo era. Si me permite agrego el tuti- fruti el ahorcado que no sé si están buenos pero a mi mencantan.

elguillote dijo...

la carolina es una especie de pool chichuito, con seis buchacas. bolas de dos colores y el juego consiste en eliminar las bolas del rival introduciendolas en las respectivas buchacas.
en el boliche del pancho pasabamos las tardes jugando a eso. aparte como eramos pibes nos regalaba las fichas

Macarena dijo...

Nunca logré aprenderme las reglas del truco, es como una negación que tengo (entre tantas).

Incluso me da pudor admitirlo, pero acá estamos en confianza :P

Macarena dijo...

Un aporte de los amigos de la revista Tiempo:

http://www.infobae.com/2014/10/29/1605160-time-eligio-los-juguetes-mas-influyentes-todos-los-tiempos