miércoles, 3 de septiembre de 2014

Salada la canchita: Tocámela de vuelta, Sam

Nadie me haría votarla como la mejor película de todos los tiempos pero "Casablanca" (1941) es mi favorita. La he visto como diez veces y siempre he llorado. Humphrey Bogart e Ingrid Bergman no son los mejores actores del mundo, pero la química que hay entre ellos es inigualable y el guion es medio pedorro pero esa historia de amor le patea allá mismo a uno, que tuvo lo suyo.


En realidad, la idea original parte de una obra de teatro que no se había representado y se adaptó a la Segunda Guerra Mundial agregándole una improbable trama sobre espías y carnés de salvoconducto que ayudaban, sin embargo, al dilema que le apreta a Bogart: ¿se queda con la mujer que ama y traiciona a su marido (de ella) o permite que se salven ambos, perdiéndola para siempre?. Yo ya sé lo que haría pero por algo nunca voy a ser héroe de Hollywood.

Un pueblo metió mano en el libreto y se nota: cada escena tiene un tono diferente de la otra y los diálogos descabellados abundan. Los personajes secundarios (ese improbable coronel colaboracionista infame y simpático, todo el personal del café dirigido por Rick), en cambio, son sabrosos y prima -por suerte- la relación entre él y ella por encima de la palabra.

Acá la escena más famosa: ella aparece en el boliche de él y el grone pianista -que conocía todos los detalles del levante en París y cómo quedó nuestro héroe después que la mina lo borró- se hace el gil pero ella le insiste con que cante "aquella" canción. (*) Cuando Bogart viene a putear al negro (-Primero Arjona y después ésta que me trae recuerdos, pedazo de un zorete), se vuelven a encontrar y yo me pongo a llorar de vuelta.

 
Jamás me cansaré de verla y nunca me explicaré por qué me fascina tanto a mí y a miles de cinéfilos conmigo. No me interesa saberlo. Cuando se hablan los dos, uno piensa que se la daban en serio y cuando el tipo la mira con rencor (pero no ese rencor que se siente por Filippi que nos afanó un ascenso, sino por aquella naifa que nos prometió que nuestra vida tendría felicidad for ever y nos dejó con las patas pa arriba después de movernos el piso) es imposible no creerle. Laurence Olivier podrá declamar a "Hamlet" como los dioses pero cuando veo al Humphrey destruído con un vaso de whisky pensando en ella, me está hablando a mí.

"Casablanca" ganó el Oscar a mejor película pero tuvo un éxito de taquilla moderado y su fama y culto fueron creciendo lentamente con los años, especialmente después que la vi yo. Insólitamente, Bogart y la divina de la Ingrid no volvieron a actuar juntos (eran de distintas compañías) y, por suerte, nunca se llegó a realizar una segunda parte. Cinco años después, los hermanos Marx realizaron "Una noche en Casablanca", utilizaron solamente -como cualquier parodia- el escenario como excusa para su humor aunque la Warner Brothers amenazó con demandarlos. El enorme Groucho les contestó que ellos los iban a demandar porque eran hermanos mucho antes que los Warner y agregó que el público no tendría inconvenientes en diferenciar a Harpo de Ingrid Bergman.

Salada la canchita no presenta a "Casablanca" para ver, porque sistemáticamente la levantan de Youtube, pero homenajea a Bogart con una que -al contrario de la que te dije- no vio nadie. Up the river (1930) es uno de los primerísimos films en que actúa nuestro héroe en un papel secundario, cuando estaba convencido que nunca dejaría de ser un actor del montón. Fue dirigida por el enorme maestro John Ford, para el lucimiento de Spencer Tracy. Cuando quiera jetear en las reuniones de la oligarquía a la que usted concurre, pregúnteles si conocen la película en la que Ford dirigió a Bogart y levántese un par de pitucas.

(*) Ingrid Bergman -o Ilsa- no dice exactamente: "-Tócala de nuevo, Sam" como dice la leyenda sino "-Tócala, Sam. Toca "As time goes by"". Seguramente, para hacer chupar a la hinchada de Aguada.   



JUNA QUE ESCENA, GIL
No es un chiste esta vez, sino una escena brillantemente realizada, dentro de un film que tiene unos cuantos lucimientos propios. Es cerca del final de "Sexto sentido" -que de ella se trata- dirigida por M. (¿Mauro?, ¿Menecucho?, ¿Marcelo agachate y conocelo?. No, Manoj) Night Shyamalayan (¿quién mierda es hindú y se llama "Noche" en inglés?), que nunca volvió a pegarla. Aquí actúan Haley Joel Osment, que idem y la fabulosa Toni Colette, habitualmente desaprovechada y que demuestra que la puede destrozar.

El pequeño Osment ha sido un freak durante toda la película, más ridiculizado que Mieres y aquí le confiesa a su madre lo que todos sabemos ahora: que la gente muerta no le deja jugar al Candy Crush tranquilo y se le aparece sangrando y con los cachos de carne colgando, si es necesario. Claro, no es fácil que tu hijo te diga eso (o peor, que quiere hacerse hincha de El Tanque) a vos que la laburás salado para mantener sin un marido a ese guacho que anda hablando con desconocidos que no respiran. No puedo verla sin emocionarme, pero debe ser porque soy un flojito.



Snif, snif.

24 comentarios:

Unknown dijo...

Si señó, snif snif,
"As time goes by"
Menos mal que después leemos "Las memorias de un amante sarnoso" de Grocho y se nos pasa.

Unknown dijo...

Ahora... "tocámela de vuelta"
¡Que falta de respeto para la señora Ingrid!

Macarena dijo...

Sublime columna. Cuando era pendeja me castigaba pero mal con pelis clásicas. Un día entré al videoclu de cinemateca, el de Pocitos si mal no recuerdo y pedí "Rojo Atardecer". En eso se da vuelta un veterano con unos lentes cuyos cristales gruesos evidenciaban que había curtido cine a lo bobo -y que era re miope- y me pregunta si sabía lo que pedía. Pobre, habrá pensado que me confundí y que en realidad lo que pedía era el trago de moda en la barra de Mariachi.

Qué tiempos aquellos.

Hace tiempo que lograron sacar a Mariachi de Pocitos, murió Martinez Carril, el señor se debe haber operado las vistas con láser en la clínica del Toto y yo ya no tengo tiempo de ver buen cine.

Diego Floyd dijo...

Es un flojito si, pero no se queme, el Kurco lloró por milk Ud puede llorar por lo que quiera Decano

Alvaro Fagalde dijo...

Gracias, Diego. Esta semana exploré mi costado sensible.

UNky: le hubiera faltado el respeto en reiteración real a la Bergman, si hubiera tenido la oportunidad.

Alvaro Fagalde dijo...

¿A cual llamás "Rojo atardecer"?.

Hay mucho veterano que se cree que la sabe lunga de cine porque está al pedo y ve películas todo el día.

Alvaro Fagalde dijo...

En Cinemateca Pocitos -frente al Trouville- en Chucarro esq. Av. Brasil está el mejor video club de todos los tiempos: VHC.

Sinca Bellos dijo...

Bien Faga bien, nunca vi Casablanca, Algún día lo haré, creo.
Sexto sentido mencantó.

Enanobufon dijo...

Excelente columna.... Gran pelicula.. Me resulta super interesante para trabajar contexto de segunda guerra mundial en clase desde una vision pro aliada... Pinta bien algunos detalles de contexto y cual era la vision norteamericana al respecto

Alvaro Fagalde dijo...

Veanla.

Y pal Zorro: en un papel secundario aparece la hermana de un futbolista de Independiente de la época.

Enanobufon dijo...

Ademas recuerden q pocos meses despues del estreno de la pelicula USA tuvo un giro inesperado... Se produjo el ataque de pearl harbor lo q cambio totalmente la vision norteamericana del conflicto... Y este film permite ver esa vision de pre conflicto... Historicamente es muy interesante......

nanodelchuy dijo...

Selente columna!
Todo maravilloso. La Bergman...un suspiro atrás de otro.

Y esa escena de Sexto Sentido, bah, la película toda, es una maravilla.
Me acuerdo cuando el abombado de Figares estuvo todo un programa (era cerca de fin de año y si no era el último programa pegaba en el palo) diciendo que iba a develar un secreto. Y jodió y jodió. Terminó el programa contando que Bruce Willis...no lo digo por si alguien no la vio, aunque lo dudo.

Macarena dijo...

A esta me refiero http://decine21.com/peliculas/Rojo-atardecer-16303

Alvaro Fagalde dijo...

Maca: ta, no la recordaba. No la vi, tampoco me interesa demasiado. Las peliculas anticomunistas de Jolivud suelen ser demasiado cuadraditas.

Como sus enemigos.

Macarena dijo...

A mí me g.ustaba el pelado. Mal yo.

Alvaro Fagalde dijo...

Maca: bancate el comentario del Zorro.

Macarena dijo...

Jajajaja lo pensé, pero ya era demasiado tarde :P

Unknown dijo...

Que falta de calle:
A las señoras se les falta el respeto en la intimidad, cosa que ellas agradecen y mucho.
Pero no en público.

Mauro M. dijo...

Linda columna, lindo debate, debo Casablanca.

El centro que tiró Maca es digno del hormiga Alzamendi en su mejor época!

Ce dijo...

Linda columna, Fagalde. Peliculón Casablanca. Creo que no lloré cuando la vi, pero prometo prestarle más atención la próxima vez para ver si se me escapa una lágrima. Recientemente lloré viendo nuevamente El Padrino II, cuando Michael Corleone se abraza con su hermano Fredo en el velorio de la vieja.

Ele dijo...

Vi Casablanca por primera vez hace poco y si a vos te gusta, Faga, a mí me encanta. Tremenda columna.

Alvaro Fagalde dijo...

Ele: vamos a verla juntos?

Ele dijo...

Cuando quieras, yo llevo las carilinas.

Alvaro Fagalde dijo...

No sé que es eso, pero llevalas.