domingo, 31 de agosto de 2014


MONTEVIDEO BOSTA presenta:  
EDICIÓN ESPECIAL - LOS CUADERNOS DE GARCHA, vol.1 n°1.

Sobreviviendo en la Ciudad

En la época del liceo había algunos a los que les decían “perro de azotea” (porque no tenía donde enterrar el hueso). Siempre me pareció gracioso, aunque de más grande me dí cuenta que se contradecía con otro término del lunfardo de cantina de liceo en plena rata: “agarrame la sin hueso”.
Quizás sea un tópico para la columna de Lengua, la dejamos picando; de todas formas hemos visto que la mascota de azotea vive y lucha.




Pero hay otras formas de supervivencia, no las inmundicias ficticias de los reality de Discovery Channel. A estas alturas, la basura puede considerarse como un habitante más de la ciudad. Ya sea en forma de bolsas que sobrevuelan a la par de las palomas (verdaderas dueñas de Montevideo, les guste o no!) por los techos de cartón; ya sean los puchos de cigarros varios; restos de comestibles y sus envoltorios; carteles o volantes poíticos. Cada uno de ellos será debidamente analizado en estas líneas.


Un tercer grupo de sobrevivientes son los esqueletos de antiguos edificios, generalmente con un pasado esplendoroso, que soportan el paso del tiempo estoicamente o por simple física inercial, quién sabe!



Finalmente, bajo las calles y veredas se encuentran los más increíbles restos de otras civilizaciones, incluso de otras razas.



En futuras entregas (tu hermana) veremos otras imágenes que engalanarán esta pantalla. Solo tiene que solicitarlo amablemente y allí saldremos a la caza de una instantánea digna...*

Así está Montevideo Bosta, amigos!

(* no se tome esta aseveración en forma literal, es más probable que se publiquen fotos según lo que haya en archivos)


15 comentarios:

Carles dijo...

Me encantó el título.

Carles dijo...

Y si buscás perros en azotea el Sr. Director sabe y sabe de eso. Aparte lo del pajarito, no se olvida más.

sbms dijo...

La verdad que Montevideo seria el último lugar el país donde viviría, me lo contagiaron

Sinca Bellos dijo...

No toques temas de perros en azotea Lanchi, puede traer problemas con la patronal

Unknown dijo...

Perro en la azotea, perro en el jardín... El problema es el mismo, hay que juntar la mierd

Mauro M. dijo...

Y dejarlo con alguien si te vas...

Otra vez coincido con unky y van varias en la semana.

Mauro M. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lanchita Bissio dijo...

lo q dice unky es lo q sucede con esta ciudad: siempre hay una mierda ajena para limpiar...

Alvaro Fagalde dijo...

Es Dieter. Es REche.

Ce dijo...

Yo creo que si los perros no quisieran vivir en la azotea se tirarían. En el fondo es como que se enamoran de su captor, o terminan eligiendo esa vida por necesidad o comodidad. Eso también me da un poco de pena porque es como una persona que no tiene más remedio que que trabajar en lo que no quiere.

Ce dijo...

La columna, Lanchi, preciosa.

Alvaro Fagalde dijo...

Vos decís que el Garúa tiene el síndrome de Estocolmo?

Alvaro Fagalde dijo...

El Lanchi, un talento subvalorado.

Lostmakers dijo...

Tremenda columna. De tiempo de Perro en azotea, no se veja algo así.

Lostmakers dijo...

http://3.bp.blogspot.com/-mcB551Fyc1A/UPWaIjHidzI/AAAAAAAABVQ/JHLjeqIPoZk/s1600/EDICIÓN+001.jpg