jueves, 3 de julio de 2014

Siga el baile, siga el baile...

Ya se jugaron los octavos de final y el Mundial sigue sin nosotros, señores. Los ocho mejores del mundo serían Brasil, Argentina, Colombia, Alemania, Francia, Costa Rica, Holanda y Bélgica. No mucho más para agregar hay. Mejor dicho, difícil informar algo que no sepa todo el mundo en estos momentos en que hasta las viejas en la feria discuten sobre el penal que le cobraron a México o la pelota suiza que pegó en el palo contra la selección argentina.

Salió la suspensión para Luisito y fue con todo. Supongo yo que pesaron los -muchos- antecedentes de salírsele la cadena al popular delantero de la celeste y pasó lo que todos saben. Los nueve partidos y la expulsión del Mundial -partido más, partido menos- suena lógica pero es un poco más extraña, más allá de vericuetos de picapleitos, la prohibición para Suárez para realizar cualquier actividad relacionada con el fútbol. O sea, no puede entrenar en su equipo, jugar algún amistoso o pedir pase. Si hubiera mordido a un rival en la Championes League, no podría jugar en el campeonato inglés?. ¿Podrá ir a ver a Rampla contra Villa Teresa?. ¿Estará autorizado a jugar al PES en el Play?. ¿Podrá hacer un comercial vestido con una camiseta de fútbol o tendrá que resignarse a los de Abitab?.

Si bien no me voy a poner a esta edad a defender a una nena como la FIFA, el caso sirvió para que desde este país se vivieran algunas de las manifestaciones de patrioterismo más absurdas en lo que va del siglo. El título de nuestra columna de la semana anterior -escrita antes de la publicitada sanción- ya lo anticipaba. Todo el caso se tomó como una afrenta a la nación y no faltó quien esgrimiera argumentos impresentables del tipo "a los ídolos de la gente no se los juzga" o "quieren sacar a los uruguayos porque nos tienen miedo".

Mucha gente con tiempo libre de sobra -demasiada- se quedó las horas chupando frío allá en la Ciudad de la Costa haciendo fogones casi artiguistas para hacer no sé qué frenta a la casa uruguaya del prócer, pantalla gigante inclusive. Las llamadas redes sociales hirvieron en toda clase de defensas del ser oriental, la mayoría de las veces sin ningún ingenio y el pintoresco Presidente de la República que tenemos se subió al carro con una demagógica puteada que no ayudó en nada. Señores: la FIFA (y la Comebolas, ya que estamos) son cualquier cosa menos instituciones democráticas y no dan cuenta a nadie de sus actos ni de adonde van a parar tantos dinerillos. Pero no se necesitaba que Luis Suárez intentara agredir a un defensa italiano para darme cuenta de ello.

Así terminó otra participación mundialista celeste. Jugamos dos partidos mal (y perdimos) y los otros dos, más o menos. Ganamos porque marcamos bien al rival de turno -que no eran selecciones de poca monta aunque no estén pasando por su mejor momento- pero tuvimos serias dificultades para ir a buscar un resultado o crear las ofensivas necesarias para meterla adentro. Fin de un grupo que fue exitoso -no el más exitoso de la historia del país, por el amor de Dios- pero que tampoco era la gran cosa. Si me apuran, el plantel de 1986 tenía más talento arriba (Francescoli, Ruben Paz, Aguilera, el "Polilla" Da Silva, Alzamendi y algún otro que se me escapa mientas escribo apurado antes de irme para afuera) pero la selección actual tuvo un conductor que supo sacarle todo el jugo que se podía dar. Más que esto, no somos.       

Este Mundial ha resultado bastante bien jugado y no ha habido -gracias a Dios y a la Virgen- incidentes extradeportivos, matanzas en las calles o derrumbes de tribunas con el cemento fresco, como temíamos. Después de terminada la fase de grupos, como suele ocurrir al jugarse partidos de eliminación directa, todos los encuentros tienen interés y suele ganar el mejor.  No ha habido goleadas ni dominios abusivos por parte de los cuadros favoritos sobre esos que clasifican medio de rebote, llámense Argelia, USA o Nigeria y, todo hay que decirlo, el partido más desparejo fue en el que la excelente selección colombiana nos derrotó de punta a punta ya sea porque los nuestros estaban bastante bajoneados o porque tienen más fútbol, simplemente.


La cantante canadiense Avril Ramona Lavigne ya está por cumplir sus 30 añitos. Al igual que su compatriota Alanis Morisette -que tiene 40- ya no está para seguir haciéndose la pendeja. Pero está muy fuerte y si bien no es demasiado seguida por acá en el paisito -y menos en épocas mundialistas- se merece estar en esta columna, pobrecita. No se ha mandado demasiadas fotos de las que me gustan subir pero no puede faltar la de aquella vez en que mostró su tatuaje lumbar en claro homenaje al Montevideo Wanderers, raya incluida.

También hay algo del Mundial. Alguna chica interesante que se vio en las tribunas y esa sección que tantas polémicas ha causado: las fotos de perfiles de Facebook. En este caso, con una chica muy de su hogar que no ha tenido una mejor manera que demostrar su patriotismo que salir con la bandera charrúa en su piel. Eso nunca lo hizo Gorzy. Por suerte. 


Un partido que no se vio ni en el canal Eventos 2: los Monty Phyton hacen Grecia y Alemania, un partido de filósofos. 


¿Volvieron los bloopers?. Más bien, goles errados a rolete junto con pifiadas y goles en contra. En los Mundiales, claro.


P.D.: Si ven al Mauro, avisenle que para publicar acá hay que mandar el miércoles a mas tardar. Sorda, no le creas nada.

13 comentarios:

Mauro M. dijo...

Creanme que soy un tipo serio!

Decano: no pude enviar el material prometido, estoy hasta las bolas de laburo.

Pero cuando prepare algo te vas a chupar los dedos (?):

te explico la lotería, el sistema del draft y hasta te tiro data de algunas elecciones individuales.

Ta?

Te quiero.

Mauro M. dijo...

Notable el "bodipeintin" de Uruguay!

Mauro M. dijo...

De Trezeguet a Peñarol nadie dice nada?

Alvaro Fagalde dijo...

Es para que Dario tenga compañia para ir al BPS.

Prepará algo, trolo.

Alvaro Fagalde dijo...

Obviamente, la banda blanca no la puse yo.

Sinca Bellos dijo...

Vos sos más de la línea blanca viejo falopero

Kurcovein dijo...

Me tiene podrido el mundial. Que bueno que volvieron los blupers.

Mauro M. dijo...

Fagalde dijo que el mundial venía sin desgracias y en una de las sedes se cae un puente, matando a dos personas y dejando decenas de heridos.

Véalo si no me cree:

http://www.elpais.com.uy/mundo/se-derrumbo-autopista-belo-horizonte.html

Unknown dijo...

Que macana! Justo lo único cierto que tenia la columna, hay que ligar mal...

Juan Pedro Damiani dijo...

Buenas noches.

Las gestiones por traer a David Trezeguet están muy bien encaminadas.

Agradezco la pregunta Mauro. Porque pareciera que Peñarol es noticia solo cuando le va mal, pero cuando estamos a punto de concretar el pase de uno de los mejores delanteros del mundo (de la década pasada) nadie dice nada.


Saludos,
JP.

Juan Pedro Damiani dijo...

Ya que estoy me gustaría decirles que pasados los días de la eliminación de Uruguay estuve pensando muy detenidamente y estoy convencido de que si el cabecita hubiese ido al mundial en lugar de ya sabemos quien, nada de esto hubiese pasado.

Anónimo dijo...

a la morocha de la bandera,hasta q las vacas vuelen!!

LaSordaDeMierda dijo...

Más que Montevideo Wanderers, la Avril curte San Jacinto eh!

Gran columna gran.
El Mauro de la gente se hace desear con las colurnas enebeeras pero tiene pinta de buen tipo, yo le creo, que queres que te diga.