domingo, 20 de julio de 2014

A estos putos no les podemos ganar (con bonus)

Manuel Peter Neuer es algo más que el arquero campeón del mundo que se quedó con el Guante de Oro del Mundial que acaba de culminar. Mientras nos mira con esa sonrisa propia de quien no necesita poner cara solemne para ser el mejor en lo suyo, este rubio y querible teutón nos alienta a aceptarnos y a aceptar al otro y a la otra con la misma naturalidad con la que estira el brazo para sacarle una pelota de gol a Benzema en el último minuto.
Publicada en Brecha, 17/7/14. Incluye fragmentos no incluidos en la versión digital.

“Manuel no es gay” comentó en Facebook Andrés Scagliola, director nacional de Políticas Sociales del MIDES luego de que una persona que prefirió mantenerse en el anonimato comentara durante el festejo alemán que “ahora aparece el novio de Manolo, le da un chupón, y se corta la transmisión”. Scagliola agregó: “pero tiene el coraje de jugarse por derecha para todos en un medio tan homofóbico como el fútbol”.

Y tiene razón: basta googlear un par de sitios medianamente serios para comprobar que lejos de asumirse gay, lo que hizo Neuer fue decir “quien sea homosexual debería decirlo. Salir del armario alivia” allá por 2011.

Es que si por algo se caracteriza el fútbol es por generar “secretos a voces” que son repetidos una y otra vez sin que medie análisis alguno, ayudados muchas veces por un periodismo deportivo generalmente más preocupado por establecer que Messi defecciona en las que duelen o que Lugano es lento, que por cuestionar ciertas verdades universalmente aceptadas. El arquero rubio dijo eso e inmediatamente en el imaginario colectivo se convirtió en el “arquero gay de Alemania”.

Lo cierto es que Neuer está casado hace años con una tal Kathrin Gilch, modelo ella, una de las tantas que entraron al campo ni bien Alemania conquistó su cuarta Copa del Mundo. Parece ser entonces una persona heterosexual que se juega por defender el derecho a jugar al fútbol de todo aquel que tenga ganas y condiciones para hacerlo. Afortunadamente, no está solo.

Mario Gómez, ex delantero de la selección germana y del Bayern Munich, manifestó allá  por 2010 que los jugadores gays deben salir del armario para poder jugar “liberados”. Asimismo, el también arquero danés Anders Lindergaard (no confundirlo con Julio César Gard), actualmente en el Manchester United, dijo hace un par de años que “el fútbol necesita un héroe homosexual”. No podríamos estar más de acuerdo. Quienes creíamos haber encontrado uno en Manolo no podemos disimular cierta decepción.

Manolito Neuer tiene su propia fundación para los niños y niñas con escasos recursos de su Gelsenkirchen natal. Llegó al extremo de competir en la versión teutona de Quién Quiere Ser Millonario para juntar dinero para la fundación que lleva su nombre. Medio millón de euros se llevó el corpulento arquero (mide 1,93 metros, al igual que Lindergaard), pues no se dejó tentar por la versión alemana del Piñe y decidió retirarse antes de escuchar la última pregunta.

Parece que, parafraseando a Fabián O’Neill, “qué va a ser puto Manolo”. Y “Manolo tiene estudio”.


El conocimiento os hará libres

La discriminación es amiga de la ignorancia. Cuando en 2004 el actual entrenador del Club Atlético Peñarol, Jorge Fossati, declaraba a El País que “un jugador homosexual no debe estar en un plantel profesional”, hizo gala de un desconocimiento triste sobre el concepto de diversidad y sobre la realidad de personas que no comparten con el también ex arquero ni la orientación sexual ni la creencia en que una imagen de yeso puede cambiar el devenir de un partido. “Un jugador gay sería un transgresor entre hombres (SIC). Tiene costumbres muy diferentes a los 25 restantes” comentó en aquella oportunidad, lo que le valió una invitación a declarar ante juez, con posterior pedido de disculpas.

Quizás aquel Fossati de 2004 –y como él, tantos otros en 2004 y en el 2014 también– piensan que un jugador gay va a estar todo el tiempo buscando la oportunidad para mirar a sus compañeros mientras se duchan, o que en el festejo de un gol manotearán cuantos genitales puedan, o que incluso buscarán llevar por el peligroso camino de la sodomía a los juveniles del plantel. ¿Se puede ser más retrógrado?

La orientación sexual, nos explica Diego Sempol (referente del colectivo Ovejas Negras) se refiere a “qué es aquello que nos calienta”. Si yo soy hombre y me atraen sexualmente los hombres, soy gay. Ello no supone que me atraigan todos los hombres, ni que esté esperando a tener un hombre cerca para lanzármele encima. Lo mismo con quienes somos heterosexuales: no he visto a ninguna compañera de oficina preocupada por compartir el espacio de trabajo con hombres que “tienen costumbres muy diferentes”.

Claro que si un día nos demuestran que ser homosexual lo inhibe a uno de meter un caño, trancar o colgarla del ángulo, empezaremos a tomarlos en serio.

Los inadaptados de siempre

La discriminación más abierta para un jugador homosexual no suele venir de sus compañeros de plantel, sino fundamentalmente de los hinchas. Si los estadios han sido terreno para el racismo y la xenofobia, ¿cómo no va a serlo también para la homofobia? Tanto los hinchas rivales como los propios apelarán a la orientación sexual de tal o cual jugador para menoscabarlo o para reclamarle explicaciones ante un mal rendimiento. Diga que Neuer anda volando, que en otro caso no faltaría el hincha que dijera “pero mirá el gol que se come este trolo”.

Los casos de futbolistas profesionales que han salido del armario son tan escasos en número como trágicos en conclusión (ver recuadro). En nuestro país quizás el caso más emblemático haya sido el de Wilson Oliver, delantero del Club Nacional de Football que con apenas 20 años de edad debutó en Primera División allá por 1986, y que un par de años después fuera dejado libre, según él, debido a que era homosexual “confeso”.

Oliver (años antes de que tocayo japonés Atom fuera conocido en nuestras costas) recaló posteriormente en Villa Española, donde la situación de discriminación se agravó:

“Por aquel entonces ya era voz populi que era gay y todo el mundo me gritaba en la cancha, fue horrible, mi nivel anímico empezó a bajar rápidamente. Decidí que en poco tiempo iría dejando el fútbol, porque era tanta la hostilidad por parte de la gente, sobre todo de los contrarios o gente que me encontraba en la calle, que me hacía pasar malos momentos”, comentó a la revista Gay Barcelona.
Un retiro problemático parece ser el destino de quienes han optado por manifestar lo que la mayoría opta por callar.

Así andan los alemanes

Más allá de que  “yo para mí” hubo penal de Neuer sobre Higuaín en la final, Alemania parece ser líder también en la tabla de las sociedades que más han hecho para incentivar a abrir las puertas de los armarios. “Fútbol y homosexualidad” se llama la guía presentada en 2013 por la Federación Alemana de Fútbol (DFB), firmada por su presidente Wolfgang Nierbasch. El Wilmar Valdez germano arranca diciendo que “es una clara postura de la DFB que todo aquel que quiera reconocer públicamente su homosexualidad, puede contar con el respaldo de la federación”.

Mientras, acá seguimos discutiendo sobre si licitar o no los derechos de imagen de la selección.
Más allá del mero reconocimiento de la diversidad desde una perspectiva de derechos, quizás prime también un interés deportivo. Probablemente los alemanes se dieron cuenta de que un jugador profesional que se haya visto obligado a demostrar algo que no es durante tantos años para evitar el rechazo o exponerse a perder el trabajo, necesariamente deberá convertirse en un futbolista aún mejor ni bien consiga liberarse de tamaño peso.

Capaz que el día de mañana Manolo declara que lo de la esposa modelo era una pantalla, y que es homosexual como el que más. Y si hoy ya es difícil hacerle un gol, a partir de ese momento será casi imposible.

Alemania inteligencia.

(RECUADRO 1).
Al túnel, muchachos

Listado cronológico de futbolistas profesionales que declararon ser homosexuales.

1990, Justin Fashanu (inglés).
Fue el primer afrodescendiente en ser negociado en una suma mayor al millón de libras, cuando en agosto de 1981 llegó al Nottingham Forest, bicampeón de Europa en aquellos años. Por unos meses se perdió la oportunidad de jugar contra Nacional en Tokio. Tras haber sido uno de los mejores delanteros ingleses de la época, con 29 años cumplidos y cuando su carrera empezaba a decaer, declaró su homosexualidad a través del periódico The Sun. No volvería a conseguir un contrato estable y se vio obligado a competir en ligas menores. Apenas 8 años después de su declaración, y con una acusación por agresión sexual contra un joven de 17 años en su contra, se suicidó. La acusación fue desechada por falta de pruebas, aunque Justin, en su carta de despedida, afirmó que “ya he sido condenado como culpable”.

2008, Olivier Rouyer (francés).
Devenido en comentarista deportivo, este diminuto delantero galo nacido en 1955 y apodado “la flecha” salió del armario recién en 2008, 18 después de su retiro, y 14 después de haber sido cesado como técnico en el Nancy, a causa de su orientación sexual.

2011, Anton Hysén (sueco).
Zaguero nacido en 1990 que defiende al Utsiktens de la Tercera División del fútbol sueco, donde –curiosamente– es dirigido técnicamente por su padre. “Hay una ilusión de que todo jugador de fútbol tiene que ser macho y tener novia modelo. No es aceptable ser un jugador homosexual. ¿Por qué? Podemos correr, podemos jugar, podemos anotar. ¿Cuál es el problema?” tiró Anton, cuyas declaraciones lo alejan de Peñarol, que busca un zaguero pero preferentemente heterosexual.

2011, David Testo (estadounidense).
Volante con llegada de 32 años que hace 3 le dijo al mundo “soy gay”. Su equipo –el Montreal Impact de la Major League Soccer de Estados Unidos– lo dejó libre poco tiempo después.

2013, Robbie Rogers (estadounidense).
Volante nacido en 1987, fue el número 8 del equipo estadounidense que eliminó al Uruguay de Suárez y Cavani del Mundial Sub 20 de Canadá en 2007. En febrero de 2013, y mientras defendía al Leeds United, hizo pública su homosexualidad y dejó el fútbol. “Siempre me he sentido distinto. En los últimos 25 años he tenido miedo a mostrarme como realmente soy. Miedo a ser juzgado y no conseguir mis sueños y aspiraciones”. Por suerte el Robbie de la gente poco tiempo después del retiro volvió a las canchas con el Los Angeles Galaxy de su país.

2014, Thomas Hitzlsperger (alemán).
Volante ofensivo que llegó a jugar 52 partidos en la selección hoy campeona del mundo, que hace un año y con apenas 31 cumplidos se retiró debido a que lo perseguían (hasta que lo alcanzaron) las lesiones. En enero de 2014 declaró su homosexualidad, y su caso tomado como emblema por parte de la federación de fútbol de su país que alentó públicamente a que sus asociados salgan libremente del armario.



(RECUADRO 2).
Otro mundo

En marzo del presente año el Bayern Munich recibió una multa de 10.000 euros debido a una pancarta considerada homófoba en ocasión de un match de Liga de Campeones ante el Arsenal de Inglaterra. La citada pancarta presentaba la leyenda “Gay Gunners”, y mostraban el dibujo de un cañón (emblema del Arsenal) apuntándole al “ano” de un jugador que aparentaba ser el alemán Mesut Özil (ex Schalke y Werder Bremen, históricos rivales del Bayern), quien curiosamente supo ser compañero de escuela y amigo de la infancia de Neuer.

Hace dos años peor suerte tuvo el archirrival del Bayern, el Borussia Dortmund: sus hinchas exhibieron una enorme pancarta mirasol que rezaba algo así como “mejor ser críticos que mamaderas y maricones”, lo que le supuso al club una multa de 20.000 euros. La dirigencia se comunicó con el líder de la barra (apodado Der Gorden Ramönen) quien identificó a los responsables, castigados con 3 años de prohibición de acudir al estadio. “En nuestras conversaciones dejamos muy claro que el Borussia Dortmund está a favor de la tolerancia, la apertura y el respeto a todos. Condenamos la violencia y el racismo” aseveró Hans-Joachim Watzke, el Juan Pedro teutón.

Los autores de la pancarta homófoba no habrán estado presentes en las dos oportunidades en las que la hinchada del Dortmund recibió con bananas al arquero del Bayern, nuestro amigo Manolo. Pese a que muchos vieron en ese gesto la confirmación de la homosexualidad de Neuer, parece ser que hay dos versiones para explicar el hecho: por un lado, hay quienes sostienen que el gesto refiere a que el ex arquero del Bayern (Oliver Kahn) era apodado “el hombre mono”, lo que motivó a los hinchas aurinegros a recibir a Manuel a bananazo limpio, como dándole la bienvenida. La otra teoría, casi tan retorcida, refiere a que en alemán parece que “banana” suena parecido a “bowl”, y “bowl” (algo así como “ensaladera”) le llaman popularmente al trofeo de la Bundesliga, que más que trofeo es un disco enorme que no se desarma como la copa del Clausura que ganó Wanderers.


En cualquier caso, Manolo –desafiando a quienes afirman que “no se come ninguna”– se limitó a sonreír, recoger una banana del césped y saborearla. No en vano es el mejor arquero del mundo.

17 comentarios:

gendrix dijo...

"A estos putos les tenemos que ganar" nunca más.
Bien Reyes, bien!

LaSordaDeMierda dijo...

Si algún día hacen una película del tipo (?), que lo interprete Tom Hanks. Bo, son iguales.

Andrés Reyes dijo...

Tal cual. No sé cómo andará Tom para volar de palo a palo.

Andrés Reyes dijo...

Ahora que lo leo, parece un chiste homófobo. Pero no lo era.

Nacho dijo...

Pa sos tremendo homófobo.

Anónimo dijo...

gays hay en todos lados,vamo arriba!!

Kurco vein dijo...

Bien milico bien! Que se destapen los del bló que nadie les va a hacer nada.

El Maxi dijo...

Bien puestos esos recuadros Reyes!

Mauro M. dijo...

Bien Reyes, bien vos.

Andrés Reyes dijo...

Les quiero.

Unknown dijo...

Wilson Oliver tremendo jugador y mejor persona , jugò en el Club Atlètico Florida en el año 1992 creo que por su orientaciòn sexual ya se habìa quedado sin lugar en el fùtbol profesional , en Florida dejò un grato recuerdo

Canario dijo...

Moi bien Reyes
Pero discriminaste a la revista.
Yo había comido que Manolito y Mariolo se la lastraban pero después "chequié" la info y estaba claro que no.

Javier P dijo...

Excelente nota Andrés! Pero convengamos que el fóbal profesional será uno de los últimos reductos de la homofobia.

Creo que un tema interesante a discutir en el Uruguay de hoy es la conveniencia de pedir a figuras públicas gays -sea de la política, TV, radio o prensa- que salgan del closet. A los que ya tienen una carrera y están cerca del retiro, que salgan de una buena vez para hacerle la vida más fácil a adolescentes acosados y que son tratados como perversos, y para que estos pibes sepan que pueden vivir una vida plena. Y creo que también vale un sondeo de opiniones en la comunidad gay y un buen ensayo periodístico al respecto.

Arriba!

Alvaro Fagalde dijo...

Uno que está cerca del retiro y debería manifestarse es el Zorro.

Alvaro Fagalde dijo...

Otro es el Lost.

LaSordaDeMierda dijo...

Der Gorden Ramönen. Implosioné de risa. Me lo imagino comandando con un frankfruter en una mano y cerveza en otra - ta, no está tan lejos de la realidad.

Unknown dijo...

Vergonzoso. Todos adorando a este hijo de mil putas que te mata a patadas y después te quiere convencer que fue sin intención, como siempre. Y se asombran de que Víctor Hugo los trate se nazis... y que otra cosa son?