martes, 4 de marzo de 2014

Press Start: El rey de los antiheroes

A comienzos de los 90 los videojuegos de disparos en primera persona vivieron una de sus mejores épocas, quizás comparable a la que viven hoy en manos de títulos como Call of Duty. En aquellos tiempos, nombres como Doom, Quake o Wolfenstein habían masificado el género a base de historias futuristas, llenas de armas gigantes y monstruos alienígenas. En medio de todo eso, la empresa 3D Realms lanzó un juego que se burlaba de todos los demás, con una trama simple: los extraterrestres invaden la Tierra y solo puede detenerlos un tipo musculoso con muchas armas y poco respeto por las mujeres: Duke Nukem.

Duke Nukem 3D, de 1996, es la continuación de Duke Nukem y Duke Nukem II, dos juegos de plataformas bastante olvidables. La nueva versión se reconvirtió a juego de primera persona, lo que garantizaba nuevas posibilidades de movimiento y la capacidad del jugador de explorar los niveles, con la finalidad de encontrar atajos y armamento oculto.

A su vez, si bien hoy en día uno ve los gráficos del juego y no puede menos que cagarse de risa, la alta “destructibilidad” de los objetos que pueblan los niveles y la capacidad de interactuar con varios objetos del entorno fue otro de los puntos destacables en su momento.

Lo que sin dudas destaca más del juego es el humor ácido del juego: Duke Nukem se burla de los héroes de acción de Hollywood, sobre todo a través de las frases que el personaje del título lanza mientras recorre 
Los Angeles o una base lunar matando extraterrestres; se burla de varias películas, encontrando por ahí los cadáveres de Luke Skywalker, Indiana Jones y Terminator (entre otras referencias a la cultura popular); se rie de los videojuegos y se rie de sí mismo.
Esos pixeles vendrían a ser el Terminator original, el que se aplasta en la fábrica al final de la primera película...

El juego igualmente no se salvó de las críticas: su naturaleza violenta, las constantes referencias sexuales y la presencia de strippers a las que se les puede dar dinero, o dispararles para que exploten en el juego llevaron a que sufriera algunos ataques, lo que llevó a que se tuvieran que lanzar versiones censuradas y a que se lo retirara de la venta en Australia, Brasil y Alemania, entre otros países.


Su continuación, Duke Nukem Forever, estuvo en desarrollo durante más de 15 años, y cuando ya nadie creía en que alguna vez vería la luz, “los chanchos volaron” y en 2011 apareció para PC, PS3 y Xbox 360, aunque aparentemente ni se acerca a su antecesor en cuanto a calidad.

Deléitese con los primeros instantes del juego (parece que es una versión media tuneada gráficamente, pero la base es la misma):

8 comentarios:

Master dijo...

De los mejores juegos que disfruté en mi adolescencia, podría animarme a decir en mi vida..

Me enganché de tal manera con este juego que hizo luego que todo lo que vino después sea juzgado y puteado como corresponde...

Jugabilidad excelente.
Velocidad excelente.
Gráficos para la época muy buenos.

El modo Multiplayer en Nintendo 64 era como cuando descubrir la masturbación (?) esas armas que te hacían chiquito, o grande, la cantidad de armas disponible era bestial.

No se, un juegaso por donde se lo mire, saldrán nuevas versiones, pero nunca serán como esta.
Grande Duke Nukem 3D, clásico de clásicos.

Ce dijo...

Jugué mucho al Doom y al Wolfenstein en PC.

Qué lindos recuerdos.

Master dijo...

Doom, otro juegaso, corría el año 98 y yo usaba el Doom (una versión más nueva que la 2D) con una instalación mínima en el PC (porque no sabía lo que eso implicaba) por lo que el CD estaba leyendo full time, era verano, 5 horas de juego, el CD explotó dentro de mi lectora, casi me da un infarto, yo no sabía nada de computadoras, nada. Sin embargo estaba tan colgado con el juego de mierda que seguí avanzando hasta donde el juego precisó cargar datos del CD que ya no estaba, pero creo que me dió para avanzar un par de minutos más...

Mucha fisura.

Master dijo...

No, no sabía lo que era ponerla.

Master dijo...

Aún no lo se.

Master dijo...

Perdon, el Quake fue el que me destruyó la lectora, no el Doom

Andryi Dovnlov dijo...

Juegazo de puta madre. El detalle de las strippers es inolvidable.

Lanchita Bissio dijo...

Volvió Máster en todo su esplendor!! Bienvenido el diálogo esquizofrénico!!!