sábado, 22 de marzo de 2014

HISTORIA DEL ROCK


SURGIMIENTO DE LA MOVIDA JOVEN EN LOS ´50
En-adentrándonos en la primera mitad del siglo pasado nos vamos a encontrar con la gestación de un fenómeno esencial en lo que fuera el surgir del Rock & Roll. Nos referimos, nada más y nada menos, al nacimiento de la cultura adolescente norteamericana.




UN ADOLESCENTE NORTEAMERICANO EN NORTEAMÉRICA
Se podría decir que no fue sino hasta entrados los años ´50 que la adolescencia comenzó a ser vista como esa etapa de la vida antecedida por la niñez y sucedida por la adultez. Que contaba en su haber con un sinfín de cuestiones inherentes a ella, que justamente hacía que los botijas gozaran de la suficiente madurez para no sentirse niños pero no tanto como para actuar como adultos.

La falta de higiene, el buscar la más mínima chance para auto tocarse, vestirse como verdaderos linyeras, la falta de higiene, experimentar con estupefacientes varios, el buscar la más mínima chance para auto tocarse, embriagarse, el buscar la más mínima chance para auto tocarse, patear contenedores de basura, creerse inmortales, la falta de higiene, no aceptar responsabilidades como estudiar y/o trabajar, la falta de higiene y, claro está, desmarcarse culturalmente -para el caso léase musicalmente- de los adultos, son solo algunas de las cuestiones tales que englobaban y engloban el Ser teenager. Además de la falta de higiene y el buscar la más mínima chance para auto tocarse.

Previo a este entendimiento de lo que era la adolescencia, se suponía que la transición era simplemente de la niñez a la adultez. La gurisada iba al secundario, luego a la prepa y cuando pasaban a la universidad se convertían mágicamente en adultos, así de sencillo.

¿Pero qué fue lo que hizo cambiar esta forma de ver y de interpretar lo que pasaba con los hasta ahora no-adolescentes? Simple: los padres comenzaron a poner más atención en sus hijos. No es que antes no lo hicieran. No obstante, es bueno recordar que Estados Unidos estaba en pleno período de post-guerra. En esta nueva realidad nos encontramos con familias tratando de recomponer sus lazos, padres que retornan luego de estar mucho tiempo fuera de sus hogares y la firme intención de volver a retomar los causes normales de la familia americana tipo, poniendo principal énfasis en hacer lo que ellos creían era mejor para sus hijos.

Entre tantas otras de las preocupaciones experimentadas por los adultos, el atender las necesidades de estos jóvenes que no eran las mismas que cuando eran niños, el interés y el cuidado emocional y el brindarle mayores libertades, dieron como resultado que un montón de jóvenes tuviesen su propia forma de vestir, su lenguaje característico y propio, sus autos, sus propias ideas adolescentes de lo que era el amor, sus ingresos y lo más importante, su propia música.

-No, Evil. En realidad lo más importante es que los adolescentes comenzaron a tener su propio mercado de consumo en donde poder encontrar lo que necesitaban o lo que se les hacía creer que necesitaban.

- Bueenoooo. Si, Am I. Tenés razón, pero de momento quedémonos con la música que es una idea mucho más romántica y tiene más que ver con la columna.


DECLARADO EN REBELDÍA




El mercado emergente, el de los adolescentes, trajo aparejado una nueva segmentación del público objetivo dentro de la música. Ya no era música para negros, música para blancos pobres y el gran mercado de la música para blancos de clase media de las zonas urbanas, sino que se agregó una nueva categoría dentro del mainstream pop. Dicha categoría apuntaría a los adolescentes con ínfulas de rebeldía, desmarcándose claramente de la música que escuchaban los adultos.

Pero también trajo consigo la construcción de una idea o creencia, por parte de los adultos, del surgir de una cultura adolescente vinculada al Rock & Roll y a la delincuencia juvenil. Varios pueden ser los motivos del levantamiento de esta idea que nexaba a los jóvenes con el R&R y la delincuencia, pero desde acá y de forma arbitraria, nos enfocaremos en uno en particular: el cine. ¡Sí Fagalde, el cine!

El asunto es que a mediados de los años ´50 comenzaron a aparecer películas que trataban temáticas adolescentes o en donde sus personajes principales eran jóvenes conflictuados. Siendo el enfoque que se le daba a la juventud demasiado negativo con la misma, dejando no del todo bien parados a quienes atravesaban por tan maravillosa y despreocupada etapa de la visa.

Tal es el caso de tres cláxicos de la época como lo fueron:

“The Wild One”, película de 1953 protagonizada por Marlon Brando, en donde él es un motoquero ahí, que anda bien de vivo pero en un momento se enamora de una chica y entonces quiere cambiar su vida y bla, bla, bla...y en un momento viene uno y le pegunta contra qué era que él se revelaba y el Marlon le responde “no lo sé, ¿algún problema putito?”.



“Rebel Without A Cause”, película de 1955, que protagonizó James Dean, en dónde sin motivo alguno aparente el James también andaba bien de vivo acarreándole un sinfín de problemas a sus padres, metiendo lio en el colegio, etc.



“Blackboard Junge”, película de 1955, protagonizada por Glenn Ford. Trata sobre un colegio en donde hay unos chicos que se pelean entre si y el profesor de música trata de unirlos a través de la misma (la música), etc.


 ¡Qué fácil que es reseñar y tener una columna de cine, la puta que lo parió!

 SI A LA BAJA



 Todos estos equívocos retratos de lo que supuestamente era ser un joven por aquellos tiempos, fueron de a poco haciendo carne en la sociedad norteamericana, desde dónde en variadas oportunidades se le endilgaron responsabilidades al R&R, inclusive cuando éste no tenía nada que ver. Como por ejemplo en estas tres películas, en las que no aparece una sola pieza musical con tintes de rock sino hasta que se comienzan a suceder los créditos de “Blackboard Junge”, donde suena “Rock Around The Clock”, lo que, sin embargo, les bastó a los adultos para linkear rock con problemas para sus hijos  y con delincuencia juvenil.

No obstante, es necesario aclarar, que la gurisada también colaboró en cierta medida con la creación de esta imagen, puesto que cuando al final de una película sonaba una canción como “Rock Around The Clock”, se levantaban de sus butacas totalmente enardecidos -vaya a saber uno si producto de la ingesta desmedida de refresco cola, de las hormonas alteradas, de la estupidez propia del joven o una combinación de todas ellas- y daban vuelta el lugar reforzando absolutamente todos los prejuicios que los adultos tenían acerca del R&R.

11 comentarios:

Diego Floyd dijo...

Creí leerte la semana pasada donde había que interpretar letras del tipo "Rock around the clock" como "Pim pam pum en el catre 'e lona" y no queres que el guachaje salga cono loco ?
La columna preciosa como siempre

Kurcovein dijo...

No tiene nada que ver y ando medio dormido, poero me encantan los libros de stephen king ambientados en esas epocas.

LaSordaDeMierda dijo...

Capaz que no quedó claro que el teenager de ayer y hoy se caracteriza por la falta de higiene y una leve tendencia a prácticar el onanismo cada vez que pueda.

Es petacular la colurna.

Unknown dijo...

Que sabrán ustedes de la vida en la década de los 50! Lindo haberlo vivido pa poderlo contar!

Carles dijo...

Qué análi de lojestadojunido pos guerra, la puta que vale la pena estar vivo.

tenent dijo...

El buscar la más mínima chance para auto tocarse nunca fue exclusivo de la adolescencia.
Puto.


Igual esta columna es lo mejor que me pasó en la vida. Lejos.

tenent dijo...

Faga, volvé! Te perdonamos.

Diego Floyd dijo...

Porotrapartemente tras la dura derrota con el aurinegro de Fossati, el Arsenal de Sarandí se cae a pedazos y a los 60 min de juego pierde 4-0 con el humilde Chelsea del pepe Mourito

Diego Floyd dijo...

Serían ahora media docena a falta de 15 minutos.

robert marley dijo...

uy qe piola

elCofre dijo...

U