martes, 18 de febrero de 2014

Press Start: hablemos de bullying

A finales de 2005 la empresa Rockstar (famosa por su serie GTA) anunció el lanzamiento de un juego llamado “Bully” se desató el caos. Multitudes de asociaciones de padres (de esas que nunca faltan en EE.UU.) se movilizaron para imponer su cancelación, o para que nunca se vendiera en caso de que se publicara. Incluso los seguidores más fervientes de la empresa creían que en esta ocasión, estaban yendo demasiado lejos.

Poco ayudaba, además, que las imágenes que se conocían del juego hasta ese momento indicaban que el papel del jugador sería, justamente, el del matón, y que el objetivo principal sería maltratar a los demás alumnos, incluyendo mujeres y niños pequeños.

Al final resultó que “Bully” no era nada de eso. De hecho, el protagonista lucha contra los bullies, y trata de lograr la paz en una escuela dividida en una multitud de facciones. Es cierto, hay golpes y “bromas” a los demás alumnos, pero estas acciones son penalizadas en el juego, y por supuesto, tocar a un niño o  una chica supone un castigo aún mayor.  

El protagonista de esta historia es Jimmy Hopkins, un adolescente de 15 años con un entorno familiar “complicado”, por decirlo de alguna forma, y con interminables problemas de conducta, que le han obligado a abandonar 7 liceos diferentes. Su madre acaba entonces enviándolo a la Academia Bullworth, un internado conocido como uno de los peores colegios de todo el país.

Desde su llegada, Jimmy se ve en el escalón más bajo de la pirámide social del lugar, lo que supone que todos le pegan, lo maltratan y se burlan de él. Enfurecido por esto, nuestro joven anti-héroe intentara defenderse de las constantes amenazas de las distintas facciones de alumnos (los matones, los nerds, los deportistas, los ricachones y los motoqueros) a lo largo de una serie de misiones que abarcan todo el año escolar, aunque no podrá perder de vista las clases (una serie de minijuegos de lo más variado) y las múltiples tareas extra que puede cumplir para ganar nuevas recompensas, que van desde  “armas” como hondas o petardos, hasta ropa o dinero.

Por supuesto, siendo un juego de Rockstar se permite la exploración libre, tanto por los terrenos de la Academia Bullworth como del pueblo en el que se ubica el colegio.

En conclusión, más allá de toda la parodia y el humor ácido que contiene el juego por ser desarrollado por “la gran R”, Bully trata sobre un tema serio y más allá de lo que puede aparentar en la superficie tiene un mensaje positivo. Un juego que muestra más de lo que se ve a primera vista, no es para nada un juego solamente para niños y jóvenes, y acaba resultando en ocasiones más profundo que sus “hermanos mayores”, la saga GTA.

8 comentarios:

Diego Floyd dijo...

Muy buena columna estimado Nico. La verdad que no lo tenía a este. Es todo un tema... Habría que ver si en definitiva sirvió como una herramienta para abordar el tema quitándole dramatismo o si sólo fue una válvula de escape a una realidad paralela para quien lo sufre pero no puede responder en la vida real. En cualquier caso los R tuvieron los huevos para encarar un tema controversial saliendose de la línea "clásica" de los juegos pum-coso

Ce dijo...

Gran columna. Es admirable el conocimiento que tiene Nico sobre el tema juegos. A un outsider como yo hace que me den ganas de jugarlo. Bien ahí.

Ce dijo...

Capaz que ya se abordó en columnas pasadas y me lo perdí (si es así, pido disculpas) pero me gustaría saber algo sobre la guerra de las consolas, pros, contras y recomendaciones.

Carles dijo...

Agrego a la temática de C a la PC. Teniendo una PC decente con unas buenas tarjetas de video y sonido, ¿se puede alcanzar el rendimiento de una consola o estamos muy lejos?

La columna, como siempre, soñada.

Andryi Dovnlov dijo...

Hoy día existen las llamadas steam machines, que creo van a sustituir en pocos años al xbox y al ps4. O por lo menos relegarlos a un segundo plano. No obstante, igualar la potencia de estas consolas acá en Uruguay, armando una pc a gusto del consumidor, significa desembolsar una linda pasta.

Andryi Dovnlov dijo...

Y se debe contemplar siempre la cuestión de la exclusividad: no vas a poder jugar un God of War (juegazo del carajo -para cuándo esa columna, Nico_10?-) en el Xbox. Si sos de apegarte a los juegos es un tema importantísimo.

Mauro M. dijo...

Yo sigo añorando la época del family...

Nico: una vez más lo felicito.

Comparto lo que dice Ce, los que no somos muy colgados con los videogames aprendemos y nos entusiasmamos cuando lo leemos.

Nico_2+8 dijo...

Agradezco los comentarios, si entienden algo cuando leen esto, incluso sin estar metidos en el tema es desafío cumplido.

Yo siempre le fuí a la PC, más allá de que nunca tuve super-máquinas, igualmente hay, como dice Andryi, juego exclusivos para consolas (el GTA 5 sin ir más lejos) que están fuera del alcance de uno.

Dentro de poco se vienen las columnas más analíticas (PC vs. Consolas; FIFA vs. PES, etc). Así que esten atentos