viernes, 27 de diciembre de 2013

HISTORIA DEL ROCK

EL EMPALAGOSO SONIDO DEL POP I 



Retomando un poco lo expuesto en la columna Nº 2, estas líneas intentarán (en)adentrarse un poco más en los primeros pasos de lo que fue a partir de los años 30 aproximadamente un mercado explotado por solistas, las Big Bands y  grupos vocales; palanqueados por los shows radiales y televisivos y el emergente mercado del cine basura. Básicamente todo aquél que estuviese interesado y quisiera morder una tajada de ese pumpkin pie.


SOLISTAS


Bing Crosby, quien ya fuera mencionado acá mismo pero en la primera entrega, fue, sino el, uno de los más importantes actores de la escena musical pop norteamericana de la primera mitad del siglo próximo pasado. Todo un precursor para su época, le supo sacar jugo a la utilización del micrófono (y no me refiero al de carne, aunque supongo que el Bing habrá hecho de las suyas). Sus antecesores no estaban acostumbrados a hacer uso del fálico elemento (el micrófono), puesto que era un invento relativamente nuevo y estaban acostumbrados a cantar sin ellos, con voces muy profundas y fuertes para no quedar tapados por la banda y para que el señor del fondo también pudiera disfrutar del show. Sin embargo Crosby, con la llegada del micrófono comenzó a cantar en tonos bien bajos y pegado al micrófono generando cierta atmósfera de intimidad,  explotando esta técnica que no requería de la posesión de un fuerte vozarrón. Pero no crea que el Crosby lo hacía con lascivia. No. Él era más como el típico tío viejo norteamericano, ese que te trae chupetines y caramelos en navidad, no el que te toca cuando quedan solos en casa y te dice que ese va a ser su secreto. Se lo veía jugando golf, fumando su pipa, siempre con un lindo sweater puesto y una sonrisa a cuestas, era realmente amado por el pueblo estadounidense. Tal es así que fue una de las celebridades más reconocidas de los años 30, 40 y 50. Hizo películas, tuvo decenas de hits musicales y fue el anfitrión de un programa radial de costa a costa durante años. 



“I`ve got a pocketful of dreams” - 1938



“Swinging on a star” - 1944

Uno de sus más celebérrimos hits, número uno en los charts en 1942 y 1945 y aparentemente uno de los sencillos más taquilleros de todos los tiempos fue White Christmas, escrita por Irving Berlin. Otro claro ejemplo el Irving de lo que se podía hacer con una buena pluma sin tener mucha idea de música.

Parece que en los Estados Unidos de Norteamérica nadie se priva de hacer su versión de dicha canción. Tal es el caso de la querida Stefani Joanne Angelina Germanotta.





Pero si hay alguien que se robó toda la atención, principalmente en el período post Segunda Guerra Mundial y hasta 1955 aproximadamente, ese fue Francis Albert Sinatra. Nacido un 12 de diciembre de 1915 en Hoboken (Los Ángeles, California), fue...bueno...todos sabemos quien fue Franky...eh. Quién más si no “La voz”, como se lo conocía.
Sinatra que era fiel fanático de Crosby, se inició como cantante formando parte de big bands como la Harry James band o como la Tommy Dorsey band, en las cuales, si bien ya pintaba pa` crá, no era la figura rutilante ya que en las big bands el papel protagónico lo tenían los instrumentistas y los cantantes apenas aparecían unos minutos para hacer un bolo y luego desaparecían de escena. Sin embargo el primer número uno de los charts lo consiguió en 1940, de la mano de la banda de Tommy Dorsey, interpretando “I`ll never smile again”.
Pero en 1943, viendo como venía la mano, el Frank decide lanzarse como solista, lo que muchos tildaron de locura total, dado que era impensado para la época que un cantante pudiera triunfar sin la compañía de una big band de fondo. Sin embargo Frank Sinatra contaba con algo que no muchos tenían: la facha. A diferencia de Crosby, Sinatra se valió de ser un tipo pintún, amado e idolatrado por las jóvenes que gritaban y se meaban al verlo actuar y le lanzaban corpiños y chabombas. Gran parte de su éxito provino justamente de ser amado por las féminas pero no de forma tan inocente como a Bing Crosby. Todo un teen idol el Francis.
Pero no todo fue color de rosas para Frank, ya en los comienzos de los 50 su popularidad descendió producto de algunas malas decisiones a nivel musical y cinematográfico y de la aparición de burdos imitadores que gozaron de su cuarto de hora. El principal y más importante y quien sería un poco el que le robaría el lugar de ídolo adolescente fue Eddie Fisher, pero también acariciaron las lides del éxito intérpretes tales como Johnnie Ray, Tonny Bennett y un muchacho conocido como Elvis Presley quien a la postre habría tenido, según tengo entendido, algo de éxito a nivel artístico.




Curiosidad: al igual que todos los intérpretes de la época, Frank Sinatra no componía las canciones que interpretaba. Él se nutría de los más importantes compositores, tales como Cole Porter, George Gershwin, Sammy Cahn, entre otros. Hete aquí que la canción “Nancy (with the laughing face)”, que fuera un éxito en 1945 al ser interpretada por el propio Sinatra, había sido escrita por unos flacos que hacían shows privados en fiestas, casamientos, cumples, despedidas de soltero, bar mitzvah, etc. Resultase que a dicha canción, que tocaban en cumpleaños de mujeres, le agregaban el nombre de la chica en cuestión pudiendo ser “Shirley con la cara sonriente” o “Marta con la cara sonriente” y así. Al ser contratados por Sinatra para tocar en el cumple de su hija Nancy, como era de Perogrullo, los muchachitos interpretaron “Nancy (with the laughing face)”, a lo que Sinatra, seguro que envalentonado,  producto de la ingesta de alcohol y merca, pensó que la canción había sido creada exclusivamente para su hija y de inmediato, entre llantos y agradecimientos exacerbados, decidió grabarla. El resto es historia. 


“All of me” - 1947


"I`ve got a crush on you” - 1948



Y próximamente: El empalagoso sonido del pop II

5 comentarios:

Kurcovein dijo...

Bien Evil bien! Que linda era la musica de antes.Mencantasinatra.

Kurcovein dijo...

Estas son de lo mejor.

http://bit.ly/1cc5Ws6

http://bit.ly/1cvvOng

Alvaro Fagalde dijo...

El Evil se va pa arriba, me cerepa.

Max dijo...

Una de laa cosaa que alientan a seguir con las columnas son los conentarios. Asi que no seais putos.

Mauro M. dijo...

De acuerdo con Max. A ver, no se repriman: seais putos pero comentenleN a Evil las colurnas. Bien Evil, bien.