lunes, 18 de noviembre de 2013

Semana clásicamente clásica


La fecha 11 del Apertura dejó pocos cambios en lo que a su tabla respecta. El cambio más importante se dio en la oportunidad que dejó pasar River de seguir segundo, de forma poco creíble. Peñarol ganó su tercer (si, tercer) partido en lo que va del campeonato, y Nacional ganó gracias a un Iván Alonso que jugó su mejor partido del Apertura. El puntero cumplió, ganó y se mantiene arriba. 

El sábado Nacional viajó a Melo para visitar a Cerro Largo, partido que contó con la polémica previa del cambio de localía que pretendía el equipo arachán y que la Mesa Ejecutiva no permitió. En la primera parte el dominio fue levemente tricolor, Cerro Largo atacó pero sin mucho criterio. En ese primer tiempo Nacional sacó dos goles de ventaja: dos goles de Alonso (uno de cabeza y otro de contraataque ante una floja respuesta del arquero) hicieron que saliera a jugar el segundo tiempo de forma distendida. Cerro Largo comenzó dominando el segundo tiempo, y a poco de comenzado Enzo Borges puso el descuento, en una pelota que le bajaron de cabeza en un córner. El gol le puso emoción al partido, hasta que poco después del descuento llegó el tercero de Jopito Alonso, tras gran pase de Medina (que salió del freezer en el que lo tenía el Vasco) y una pifia del hueso Romero, definió muy bien al segundo palo. Ahí el arachán perdió la tranquilidad y empezó a jugar fuerte y a protestar todo al árbitro, y así fue que terminó jugando con 9. El cuarto gol lo hizo el cacique Medina, luego de una nueva contra rápida de Nacional. Ganó cómodo el tricolor ante un rival que hizo fuerza pero falló en la definición. Lo que pierde Nacional con miras al clásico es a Juan Manuel Díaz, expulsado por doble amarilla. En los otros partidos, Liverpool y Juventud empataron 2-2: el negriazul se aleja de la punta (quedó a 8 de Danubio) y los de Las Piedras no levantan cabeza y están penúltimos en la tabla. El sábado también, en el Franzini, Defensor (que venía de golear a Nacional) perdió 0-1 con El Tanque Sisley. El violeta está en mitad de tabla y no puede lograr dos victorias consecutivas, mientras que los verdinegros hicieron el gol en el primer tiempo y se dedicaron a mantener la ventaja; están a 7 del líder.

El domingo de mañana River Plate recibía a Sud América en el Saroldi. River sabía que ganando quedaban primeros, a la espera de lo que pasara con Danubio en la tarde. El primer tiempo fue darsenero: marcó dos goles y dominaba a una IASA sin ideas. El segundo tiempo fue prácticamente igual al primero, nada hacía presagiar que River no se llevaría los tres puntos. Pero a falta de dos minutos para el final descuenta el buzón de cabeza, y en la hora logra el empate, tras una siesta de la defensa de River después de un "pase largo" (una flor para Gregorio) que salió de los pies del arquero Sud Americano. 2-2 al final, amargura para River porque perdió la posibilidad de llegar a la punta, y alegría para la IASA, que rescató un punto en la agonía del partido.
Por la tarde, Peñarol jugaba ante Fénix en el estadio, con la obligación de ganar para afrontar con cierta tranquilidad la semana clásica. Fénix buscaba un triunfo para salir de las últimas posiciones de la tabla. Arrancó mejor el elenco de Capurro, con jugadas que no terminaron en gol por buenas intervenciones de Lerda. En la primera jugada de ataque de Peñarol llegó el primer gol, por parte de Carlos Núñez. El primer tiempo se fue con diferencia de un gol para el carbonero y con poco más para destacar. El segundo tiempo fue más de lo mismo o aún peor. Peñarol consigue el segundo en la mitad del segundo tiempo por intermedio de Jonathan Rodríguez, y parecía que podía jugar con otra tranquilidad. Pero algo de razón tienen aquellos que dicen que "el 2-0 es el peor resultado", y más si hablamos de Peñarol. A falta de 20 para el final Maxi Pérez (cumpliendo con la ley del ex, bla bla bla...) puso el descuento y transformó a Peñarol en un saco de nervios hasta el final. Pero Fénix no pudo llegar al empate, y todo terminó en victoria 2-1 para Peñarol, que no jugó bien pero le alcanzó para ganar. Pero necesita jugar mucho más y mejor si quiere ganar el clásico. En el resto de la jornada dominguera, Miramar Misiones rompió el invicto y logró su primer triunfo en este semestre, tras ganar de visita y en buen partido 2-1 a Cerro, que se empieza a complicar en la fatídica; Wanderers ganó por la mínima (la mínima es 1-0) a Rentistas, lo alcanzó en la tabla y alejó a los del Cerrito de la pelea por el campeonato; y el líder Danubio, que visitaba en el Parque Roberto a Racing, logró un importante triunfo por 2-0, que lo mantiene como único líder del Apertura, con goles de Alvez y Líber Quiñones (ahí tienen otro para la ley del ex). 

Desde esta(*) humilde colurna, deseamos que el domingo gane el mejor en el clásico, y que el que tenga que festejar festeje, y el que le toque perder se vaya masticando la bronca, pero sin agredir al hincha rival. Dejamos estas dos joyitas para que se entienda el mensaje.
Que haya paz

11 comentarios:

Kurcovein dijo...

Mornin'!

Es Richar.

Enrique Apa dijo...

Buena columna, espantosa la canción del bolso nos mataron.

Am I Evil? dijo...

La gallina inflable y la camiseta celeste con franja blanca de Nacional generan menos violencia que estos videos.

tenent dijo...

Viva la violencia!

Vic Silk de la Amsterdam dijo...

Que necesidá? Pa mi es Richardt.

Mauro M. dijo...

Ya dijimos esto en reiteradas ocasiones (incluso en aquellas pocas donde salimos victoriosos), pero hoy volvemos a repetirlo: andate Tabaré! No se nos cae una idea... Lo pior: no se quien mierda puede ser el candidato para reemplazarlo.

Mauro M. dijo...

El resto precioso, güena Masi!

El Maxi dijo...

Mauro, fuiste vos el que esperó al gordo Aníbal a la salida del Franzini para atenderlo?

Mauro M. dijo...

No se quien es gordo Anibal, no tengo el placer. De todas formas, yo no puedo atender a nadie (de repente a alguna mina con poca autoestima, siempre y cuando mi novia no se entere...).

El Maxi dijo...

Me refería a Aníbal Hernández. Un hincha violeta lo esperó para irse a las manos con el delantero elemento

Mauro M. dijo...

Vos sabes que me pareció que hubo un entredicho en pleno match, pero entendí que no pasaba a mayores. Posta hubo lío? Es lo que faltaba, que se agarren a piñas jugadores e hinchas... Que vuelvan Prato y el polilla!