martes, 26 de noviembre de 2013

Press Start: ...Todo está permitido

Aquí puede acceder a la primera parte el repaso sobre la saga Assassin’s Creed: link.

Le recuerdo brevemente de que se trata esto: Desde la prehistoria los Templarios y los Asesinos han venido luchando entre sí, unos para imponer el control mental sobre toda la humanidad, los otros para evitarlo. 

Mientras tanto, y sin que ninguna de estas dos organizaciones lo sepa, la fecha del fin del mundo se acerca. Desmond Miles, un barman y asesino fugitivo descubre esto mientras recrea las memorias de sus antepasados Altair Ibn La-Ahad (sirio) y Ezio Auditore (italiano).

Ahora, con poco tiempo a favor, Desmond, su padre William y sus compañeros Shaun y Rebecca deben encontrar el Gran Templo de la Primera Civilización, los precursores y creadores de los humanos, quienes poseen el secreto para la salvación del mundo. Pero claro, al templo no se puede entrar sin la llave, por lo que Desmond tiene que volver al Animus, la máquina que permite recrear las memorias e nuestros antepasados.

Así comienza Assassin’s Creed III, lanzado en 2012, planteado como el cierre de la saga de Desmond. Una de las principales novedades es que por primera vez controlamos a dos personajes, una primera etapa con Haytham Kenway, un inglés que llega a las trece colonias británicas en Norteamérica para extender la influencia de los Templarios en el nuevo mundo, y una segunda con su hijo, Ratonhnhaké:ton (lo tuve que copiar, porque está bravo ese nombre), mejor conocido como Connor, mitad inglés-mitad mohawk, quien si se suma a la orden de los Asesinos.

Con el trasfondo de la revolución estadounidense (que se muestra de forma realista, ni los yanquis son tan heroicos ni los ingleses son tan malos, sino que son dos bandos en guerra, con sus aciertos y errores) y con la ayuda de George Washington, Benjamin Franklin y los demás padres fundadores, Connor recorrerá Nueva York, Boston y las grandes tierras salvajes del noreste americano mientras expulsa a los Templarios del naciente país.
Otras de las mejoras de AC III fue la del sistema de combate, la inclusión de la navegación, que amplía muchísimo el mundo y las posibilidades que hay en él, así como las obvias mejoras gráficas (se incluyen partes del juego con nieve).



Las críticas cayeron por el lado del personaje principal, Connor, un indio callado y estoico, que no derrocha simpatía, pero que a mi opinión, tiene su carácter y termina cayendo bien. Claro, apareció después de Ezio, que es lo más cercano a James Bond que tienen los asesinos, por lo que el cambio fue tan radical que no a todos los fanáticos les gustó. Pero allá ellos.


Cuando parecía que la serie estaba liquidada, Ubisoft decidió seguir explotando a su gallina de los huevos de oro y a los pocos meses ya estaba anunciando Assassin’s Creed IV: Black Flag, que se lanzó hace pocas semanas (un servidor lo está jugando actualmente, lo que no viene al caso).

Con un cambio de protagonista (Desmond no renovó contrato), nos encarnamos ahora en el papel de un analista de Abstergo Entertainment (una subsidiaria de la multinacional que controlan los Templarios, encargada de crear videojuegos y películas en base a memorias del Animus) que se meterá en el papel de Edward Kenway, el abuelo de Connor,el anterior protagonista, un pirata inglés que recorrerá el caribe en los tiempos de Barbanegra y Bart Roberts, cayendo sin saber en el medio de la lucha de Asesinos y Templarios.

AC IV tomó los aspectos de navegación del juego anterior y los elevó a la enésima potencia, convirtiéndolo en la mitad del juego (obviamente, es un juego sobre piratas, así que alguna vez que otra se iban a tener que subir a un barco), además de re-diseñar las mecánicas de combate (esto siempre fue un problema para la saga).

Como siempre, las épocas históricas donde se enmarca el juego no son las más habituales y se apunta al realismo, por lo que aquí los piratas no andan con parches y loros al hombro, sino que son marineros que caen en el crimen por no saber hacer otra cosa más que dirigir un barco o para ganar una fortuna rápida (si es que vivían para gastarla).


Más allá de estos seis juegos principales, la serie tiene una infinidad de juegos menores, la mayoría lanzados para consolas portátiles como la Nintendo DS o la PSP. El próximo enero saldrá Assassin’s Creed Liberation HD, una reconversión de uno de esos títulos portátiles a las consolas de sobremesa y a PC, donde encarnamos a Aveline de Grandpré, oriunda de Nueva Orleans, y la primera protagonista femenina de la saga.

Además, como todo juego actual, Assassin’s Creed es un verdadero multimedia, y ha generado varios comics, cortos de animación y con actores reales, juegos de Facebook, novelas, un manga japonés y para 2015 está anunciada la película, con el protagónico en manos de Michael Fassbender.

Este es uno de los comics...

A su vez, dado que Assassin’s Creed tiene una frecuencia anual (a veces sacan incluso más de un juego por  año, los han criticado bastante a los de Ubisoft, diciendo que tanto les importa la plata que los producen prácticamente en serie) ya se está trabajando en AC V, con las locaciones más probables siendo Egipto en la edad media o Japón en la edad de los samuráis. Por lo visto, hay Asesinos para rato.

5 comentarios:

El editor dijo...

No me gustó el final de ACIV.

Nico_2+8 dijo...

No se, yo recien voy por el principio, pero dicen que comparado con las anteriores, en este caso la historia está media flojita.

Si lo piensan extender mucho, espero que repunten, sino, ojala que "maten" a la serie antes de que la caguen definitivamente.

Lanchita Bissio dijo...

Los guiones de estos videojuegos son más originales q las pelis de
joligud!! Y después los afanan...

Santiago dijo...

Hace tiempo que los buenos guionistas se fugaron de Hollywood. Ahora están en las series para tv. En los videojuegos siembre hubo mucha (y buena) creatividad con respecto a guiones.

Pagaba 1,10 que se venía la película de AC.

Laura Prieto dijo...

mi hijo me pidió Call of duty Ghost para los reyes,creo q se escribe así ,jajaja