domingo, 3 de noviembre de 2013

DAHQMVII - Etapa 7 (más aún)

"Recuerdo la vez que fuimos con un amigo a conocer Isidoro Noblía. Recorríamos el parque del pueblo y andábamos con ganas de encontrar mujeres para conversar y después ver que pintaba. De repente, nos encontramos con las tres de la foto. Simpáticas ellas, se sacaron esta foto con nosotros. Hablamos un buen rato con ellas, y se fueron a comprar bizcochos a la panadería del pueblo pa comer con el mate. Nunca volvieron. Cuando fuimos a la panadería a preguntar por ellas, nos dijeron que no habían ido en ningún momento tres muchachas a comprar bizcochos. Cuando les mostramos la foto, se pusieron blancos como maizena. Y nos dijeron que hace unos años, 3 mujeres muy parecidas a las de la foto se habían suicidado en ese mismo parque. "Las suicidas de Isidoro" les llamaban. Nos fuimos ese mismo día, cagados hasta las patas. Nunca supimos nada más ni de Isidoro Noblía ni de sus fantasmas" (Máster).
"Esta foto retrata el momento en que yo, un empleado público exitoso bien pago por laburar en el ministerio de turismo, con mucho tiempo disponible como corresponde a todo empleado público, decidí hacer crecer mi ENORME patrimonio, como somos Nacional y Nacional es cultura cualquier libro que tenga una linda tapa con los colores se iba a vender como pan caliente. Y como Nacional es familia amenacé a mi familia (todos manyas y butaquistas) con la excusa de que si no vendíamos el libro no íbamos a Disney. Lo que no pude lograr es que mi hijo (el más chico) no quisiera salir en la foto, por su cara está diciendo "Papá sacame este libro de acá, soltame que me voy", ni que hablar de que mi otro hijo tampoco agarra el libro con muchas ganas, apenas con la punta de los dedos, como con asco... Igual vendí muchos libros y me hice más rico de lo que soy" (Reyes).


"Como parte de mis diversas ocupaciones filantrópicas, suelo concurrir a centros de rehabilitación de jóvenes marginados por la sociedad. Ya sean aquí en Uruguay, como en distintos países de Sudamérica.


Mi aporte viene por el lado de transmitir vivencias, anécdotas, consejos, a estos muchachos que no han tenido la posibilidad de explotar todo su potencial en esta vida.
Así, he participado en jornadas de puertas abiertas en lugares tan cercanos como lejanos. 
La foto que les acerco fue tomada por un gran amigo de la vida, el entrañable Cuzquinho, en la ciudad de Pelotas. 

Allí concurrimos para ayudar a hombres jóvenes que están luchando contra un gran flagelo de estos tiempos, las prácticas onanistas. Luego de una tarde de intercambio muy enriquecedor, donde se proyectaron películas alusivas (llevadas por mi, por supuesto), compartimos un rico asado de joroba de cebú, regado con mucha cerveza. 

Atrás mío está un muchacho apodado Luissinho Pernambucano (no es de Pernambuco, lo llaman así los que lo vieron bañandose); su problema radica en que se desmaya cuando tiene una erección, lo que le pasa muy seguido)

Del otro lado el botija Junior Ignazio, nuevo en la institución pero viejo en el vicio.

Agradezco este espacio que se me brinda para dar a conocer esta problemática social, en otro momento les contaré más" (Alvaro Fagalde).

9 comentarios:

Alvaro Fagalde dijo...

Le doy a las fantasmas.

Y a Juninho.

Alvaro Fagalde dijo...

A Luisinho tb

Vesubio dijo...

por la inverosimilitud de la historia, la primera foto debe ser de master, no?

tenent dijo...

El de la primera es más fantasma que las fantasmas que lo acompañan. Nadie sabe quién carajo es.


Fagalde, estás hecho un gurí! Vas a nadar al Racing?

Kurcovein dijo...

Lo digo por vos Vesu, el que tiene pinta de puto es Master.

Vesubio dijo...

no lo dije porque me pareció una obviedad.

Alvaro Fagalde dijo...

Hago 80 piletas en el Olimpia x dia.

Lanchita Bissio dijo...

Coincido con Vesu; Master: había q usar la foto de otro blogero no la propia!

Master dijo...

Yo use la de otro blogger..

Je.

Hijos de puta podrían haber puesto otra foto...