martes, 29 de octubre de 2013

MEMORIES

Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos. - See more at: http://www.citasyproverbios.com/citas.aspx?tema=Memoria#sthash.Jq2IFjfo.dpuf
Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos. - See more at: http://www.citasyproverbios.com/citas.aspx?tema=Memoria#sthash.Jq2IFjfo.dpuf

"Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos" 
Borges 


Dos astronautas en medio del espacio siguen una señal de auxilio, pero en vez del desastre que esperan encontrar, se topan con un misterioso lugar lleno de recuerdos, rodeados de  fantasmas del pasado de alguien que no se puede o no quiere desligarse de el…un joven en medio de un desastre se dirige empecinadamente a Tokio, siguiendo la ultima orden que tiene en su memoria, sin saber que el es causante de toda la desolación…una familia comienza el día y mecánicamente se dirigen a cumplir, como todos los demás en la ciudad, su único propósito: mantener y disparar cientos de cañones hacia un enemigo que nadie conoce. Todas sus acciones giran en torno a eso y no recuerdan otra forma de vida…

Tres historias, tres memorias

 Memories (1995) es una película de ciencia ficción producida por el guionista y dibujante  Katsuhiro Ōtomo (autor de Akira, de la que hablamos AQUI, y Steamboy, de la que hablamos ACA).  La animación no es un largometraje de  forma más convencional, sino tres historias totalmente diferentes, pero que tienen en común, muy sutilmente, el tener el recuerdo y la memoria como uno de sus varios ejes narrativos, para mostrar distintas situaciones y conductas humanas.




De las tres historias, la menos relacionada con las restantes es la segunda, Bomba Fétida, dirigida por Tensai Okamura y con guión de Otomo. En un Japón contemporáneo, un joven químico, toma por error unas capsulas pensando que son un medicamento para la gripe, pero que en realidad son un arma experimental, que hace que  todo su cuerpo emita unos vapores mortales para todos los humanos a su alrededor. Al despertar del sueño que le había inducido las capsulas, se encuentra que no hay nadie con vida en el laboratorio, y al hablar con sus superiores en Tokio, al darse cuenta de la catástrofe del experimento, le ordenan ir hacia ahí con toda la información del mismo, sin darse cuenta que esto hará expandir el desastre. Con un fuerte tono de comedia la historia mellará en los peligros de la ciencia y se burlara desde los científicos y el ejército (al mejor estilo de Kubrick en Dr Insólito) hasta de la heroica visión hollywoodiana de los astronautas.



 La tercera es escrita y dirigida por el mismo Otomo: Carne de Cañón. De estilo steampunk (que adelantara el usado años más tarde en la ya comentada Steamboy) el corto nos muestra un día cualquiera en la vida de una familia, cuyo único objetivo igual que el resto de la ciudad es dispararle a un enemigo desconocido. Sin fábricas, sin comercios, lo único que hay son cañones y más cañones, que la población atiende casi como obreros de una fábrica, marcando tarjeta y yendo puntualmente  a trabajar todos los días en su puesto. Todos los artilugios de uso común derivan de partes de cañones  y en las escuelas todo lo que se enseña está destinado a ser útil en la práctica de la artillería. El bello diseño del lugar y de los personajes (alejado del habitual del anime y más cercano al estilo europeo) muestra una ciudad populosa y opaca, casi como el viejo contiene anterior a la primera guerra. No hay niños jugando, no hay arte, no hay ideas distintas. Solo se sabe que el “enemigo” está ahí afuera y nadie recuerda desde cuándo (o solo se recuerda que “está ahí”) o el por que. El padre parece cuestionarse en silencio el sentido de esa vida, pero con la suficiente resignación como para ver a su hijo absorbido por ella.



 Pero es el primer relato el que da sentido a todo la obra, una joya que brilla por merito propio: Rosa Magnética. En el 2092 una nave recolectora de basura espacial recibe una señal de auxilio proveniente de una estación espacial abandonada. Dos astronautas se dirigen hacia ahí para brindar auxilio, pero no encuentran lo que esperan. Como en un cuento de misterio y fantasmas, lo que descubren es un enorme palacio que perteneció ( o pertenece) a una misteriosa mujer vislumbrada solo en retratos. Todo el lugar parece ser un mausoleo, una sucesión de recuerdos de una diva guardados en obras y hologramas fundidos con la realidad. De a poco los astronautas van descubriendo la historia de fondo de la bella dueña del lugar y su tragedia,  esa fijación para vivir en algo que ya fue. Pero todo se irá volviendo más peligroso, y cuando les toque su turno de enfrentar sus propios recuerdos ocultos con el triste presente todo puede pasar. Nuevamente con guion de Otomo, y con la dirección de Satoshi Kon, Rosa Magnética es una gran pieza de ciencia ficción y cualquier género. La tragedia de la opera, la soledad del hombre reflejada en el espacio (otra vez Kubrik presente) y la vida que se escapa, ese tiempo que ya no volverá a ser se funden bellamente con la música de madame Madame Butterfly con los decorados barrocos de palacios y teatros.
Y en cada rincón ramos de rosas, recuerdos de una noche, de una amor… recuerdos.

Porque no somos más que memoria.

8 comentarios:

Master dijo...

Nunca la había siquiera escuchado... Se nota que mi relación con el Animé no es tan íntima...

Estoy viendo nuevamente a Yu Yu Hakusho, gran animé el que por suerte tiene un final bien definido..

Am I Evil? dijo...

Duda para los entendidos en el tema:
se pronuncia ánime o animé?

Conozco una piba que sabe mucho (inclusive estudia nipon) y ella lo pronuncia con acento en la a.
Yo siempre lo pronuncié con acento en la e.
Pero ta, lo único que sé del Animé es que su par porno es el Hentai.

Master dijo...

¿Como sabes eso del Hentai Evi? Imagino que te habrán contado...

Toda la vida le dije animé, y el resto de los hijos de vecino que conozco, ahora los que se precian de ser fanas de Animé, le encajan el tilde en la A, no se si es porque se pronuncia así, o quieren hacer algo para diferenciarse de los simples mortales...

Am I Evil? dijo...

ehjm, ehjm, ehjm, eeeeh, no claro Master, eso lo aprendí viendo un documental de esos que miro todo el tiempo en History Channel...

Gracias por la sacada de duda, yo creía si, que tenía que ver con algo de eso.

Carles dijo...

Bien ahí fitito. A pesar de que te ausentaste el viernes no te guardo rencor, erica no sé.

Fito García dijo...

Ups, me guaedaste un tupper??!

Fito García dijo...

Y es animé

Enrique Apa dijo...

Excelente película y columna, de los clásicos que un fanático de este arte no se puede perder.

Siempre excelente Fito !!